ALBORNOZ (castillo De)

ant. fort. derruida, á las orillas del r. Genil, en los lina, de las provincia de Sevilla y Córdoba , entre Puente-Geníl y Ecija: sus torreones, que todavía *e presentan alo lejos majestuosos al viajero, se han hecho notables en los últimos tiempos . porque de ellos han salido muchas vews diferentes partidas de malhechores, contándose entre ellas las acaudilladas por los famosos José María, Corona, Navarro, Caparota y otros. Entre este cast. y I.a Puente existen considerables ruinas de pobi. ant.

ALANIS

v. con ayuntamiento en la provincia, audiencia terr. y diócesis de Sevilla (14 leg.), partido iud-, adm. de rent. y vicaría de Camila (2), ciudad g. ilc Andalucía : está srr. al final de Sierra Morena, en una hondonada, entre 2 cerros , uno al N. y otro al S., y la divide un arroyo (pie es causa de las calenturas intermitentes que á veces se padecen en ella. Tiene 305 Casas reunidas , de 6 á 8 varas de altura, calles cómodas, empedradas y limpias: una plaza cuadrada y bástanle espaciosa donde se hallan las casas consistoriales, y la cárcel en mal eslado: un establecimiento de benelicencia cuya renta es de 800 á 1,000 reales, producto de algunas bazas dé tierra y de 19 humeros, en el que se recogen los mendigos; escuela de primera enseñanza con 50 alumnos, dotada con 1,400 reales anuales de los fondos públicos; iglesia parr. cuyo curato provee el arz.; un conv. suprimido de religiosas dé Sta. Clara, cuyo edificio está sirviendo de morada á los vee.; dos erradas, una con el título de Vera-Cruz , y la otra de Jesús Nazareno, y dos fuentes abundantes de buenas aguas, ademas de las do los pozos que hay en la mayor parte de las casas. En los afueras se encuentra una alameda que sirve de paseo ; una fuente también de buen agua ; un cast. árabe sobre el cerro del S., reedificado por los franceses en la guerra de la Independencia, junto al cual existió la primitiva parr.; el cementerio bien situado; otra ermita en el camino de Cazalla, sin renta , como las anteriores , llamada de las Angustias, erigida en arción de gracias por la bataila ganada á los raoros en un valle inmediato que conserva el nombre de Malamoros , y hacia el N. á 1 leg. de la v. las ruinas del que fue conv. de Basilios, con advocación á S. Miguel de la Breña , derruido, asi como otra ermita que le estaba cer cana, por las tropas de Napoleón. Su Tébm. confina al N. con los de Azuaga (provincia de Badajoz) y Fuente Ovejuna y I lomádmelos (de Córdoba), á dist. de 1 á 4 leg.; E. con San Nicolás del Puerto (3/4 leg.), S. con Cazalla (1), y O. con Uuadalcanal (1/2 escasa): por él corre el arroyo referido, sin nombre particular , que aunque escaso de aguas , á pesar de que se aumenta con el derrame de una de las fuentes , riega 4 huertas, desembocando cu otro llamado Balilamencs, el cual confluye con el de Benalijar, abundante de truchas y bogas, que da las primeras aguas al r. Huerna. Todos dirigen su curso perpetuo hacia el Guadalquivir, por cauce llano unas veces y otras formando barrancos, y dan durante él movimiento á 5 molinos harineros, regando ademas algunas tierras: sus aguas que forman un raudal copioso, pudieran producir grandes ventajas , si en sus márg. se construyeran molinos de papel y lavaderos de lana. El Terreno, flojo, pedregoso y regularmente fértil, participa de monte (chaparro abundantísimo, alcornoque, madroño, álamo negro y castaño) y llano, con algunos cerros aislados y en cordillera desde la salida del pueblo: su cabida es de 12 á 15,000 fan., tic las cuales se cultivan las 2/3 partes , sin que se roturen nuevas tierras. En la 1.» época constitucional fueron vendidas varias fincas (sobre 200 fan.), entre ellas un molino harinero, pertenecientes á los monjes de S. Basilio, las cuales se remataron en unos 160,000 reales En la presente so han enagenado en 168,000 reales unas 120 fan., entre ellas 2 huertas que fueron de las monjas de Santa Clara. A dist. de 1/4 leg. por O. pasa el Camino real de Sevilla á Madrid, y á igual dist., hacia el N. el carretero de Constantina á Estremadura: las veredas para los demás pue blos limítrofes se hallan en mal estado. El Correo sale para la caja de Cazalla los lunes en la tarde y sábados por la raanana, y entra los martes por la mañana y sábados por la larde. Phod. : el trigo es la mas abundante, pero también se coje cebada, liabas, maíz, vino y frutas para el consumo de la pobi.: hay cria bastante numerosa de ganado cabrio. lanar, vacuno y de cerda: buenos pastos, perdices y conejos en abundancia, lobos y zorras; leña y madera de construcción; una cantera de piedra azul, á 1 leg. al SE. escelentc para afilar las navajas de afeitar, y otras de piedras [tara ios molinos; una mina de plomo qíie se está beneficiando en el sitio llamado Osa, y otra de plata en dirección de S. á N. á 200 pasos SO. de la v., esplotada por los romanos , y en el día casi exhausta, si bien parece mejor de plomo, con piritas de cuarzo; y otra ant. de hierro á 100 pasos. Pobi.. 402 vec; 1683’hab. dedicados á la agricultura y ganadería: hay algunos telares de lienzo, y molinos de aceite: el Comercio se reduce á esportar los granos y ganados que no se consumen , importando de la cap. los art. de vestir. Cap. Proii. para Contr. directas 2.719,662 reales, 22 mreales; producto 81,578: para indirectas 11.993,266 reales, 22 mreales; produelo 359,798 reales: paga de Contr. de cuota fija 25,980 reales, 7 mreales: el Presupuesto Municipal ordinario asciende de 14 á 15,000 reales y se cubre con los censos que tienen los propios á su favor y el déficit por repartimiento vecinal: en la clase de arbitrios, hay vanos prados de segar heno, cuyo arrendamiento por un quinquenio asciende á 2,200 reales Dista de la corte 72 leg., 18 de Córdoba y 14 de Erija, y la fiesta que principalmente se celebra es la de la Sta. Cruz, el (lia 3 de mayo, con mucha concurrencia de los veciudad de los pueblos inmediatos. En la guerra que el marqués de Cádiz y el duque de Medina Sidonia so hicieron en Andalucía el año 1472 , estando la fort. de Alanis en poder del marqués, fue forzada por el duque, con el auxilio del adelantado Pedro Enrique. El de Cádiz la recobró por medio de Cristóbal Mosquera de Moscoso, y puso en ella buena guarnición , la cual infestaba el camino de Castilla por Estremadura. El duque, con el pendón de Sevilla , la ganó , después de una obstinada resistencia, é hizo sentir su rigor á muchos de sus defensores. (V.Iporci.)

ALAMO (el)

cas. en la provincia de Sevilla, partido judicial de Sanlúcar la Mayor, término de la ald. del Madroño (V.)

ALAMILLO ALTO y BAJO

; dos cortijos en la provincia de Sevilla, partido judicial y término jurisd. de Utrera; el  primero de 714 1/2 fan. de tierra de labor en la campiña alta, pertenece al Sr. conde de San Rafael, y el segundo lindante con el anterior, perteneció á  la cated. de Sevilla, hoy á la Amortización, y abraza 232 fan. también de  labor.

ALAMEDILLA

cas. de la provincia de Sevilla, partido judicial y término jurisd. de Estepa: es de bastante estonsion v tiene]un molino harinero con dos vigas: da nombre al parí.’ en que está situado, é inmediato á él se hallan otros tres cas., compuestos todos de olivares, corta porción de tierras calmas y una huerta á la que da riego un manantial abundante.

ALAMEDILLA

hacienda de olivar propia de D. Miguel Lasso de la Vega, en la provincia de Sevilla, partido judicial, term. jurisd. y á 1/4 leg. de Carmona en dirección á la cap.

AGUILA

cortijo en la provincia de Sevilla, partido judicial y Lénn. jurisd. de Utrera (3 leg.), Mi. en la campillo alta, lindando con el camino que desde dicho v. va á Villamartin. es notable porque encierra infinidad de vestigios que prueban evidentemente haber existido en él uno gran población, al abrigo de uno de esos torres, que con Ionio rozón dijo Plinio, vencen los siglos, pues se conservo intacto, lo mis niQ que 3 ó l silos que hay en sus inmediaciones, y un o parle de los paredes de lo plazo de armas. Se ignoran todo los pormenores de su historio; y por Ionio todo lo que pudiera ilustrar la opinión acerca de lo que fué la población destruida.

AGUAS-DULCES:

1. con ayuntamiento de la provincia, diociudad , audiencia terr., v ciudad g. de Sevilla (15 1/4 horas), partido judicial y adm. de rent. de Estepa (l 1/2), Sit. en la marg. der. del arroyo Gilena en un llano de bastante estension, ventilado principalmente por los aires del S., propenso á irritaciones de vientre y vejigas carhunclosas por causa de las humedades que despiden las huertas: tiene 110 Casas bajas por lo general, aunque de dos pisos, con pozo de agua dulce casi todas, de la cual se surten los veciudad para su consumo; una pequeña plaza de ligura irregular, tres calles bastante espaciosas y poco limpias, por carecerde empedrado, dos escuelas particulares, una de cada sexo, con 60 niños y 42 niñas, é iglesia parr. perteneciente ala vicaria de Estepa, con advocación á S. liartoloraé, de fundación desconocida, aunque no tuvo pila bautismal hasta el año de 1780, servida por un cura propio y un sacristán, presentados por el marques de Estepa, quien sostenia el culto y los ministros como perceptor que era de los diezmos: á la «parte del N. á 650 varas del pueblo, se halla el cementerio bastante bueno y ventilado. Confina el term. por \. con Estepa , E. y S. con el de Güeña v O. con el arroyo del Salado: hay en él tres cortijos , uno del marqués de Estepa eonocido con el nombre de Gilena situado á 1/2 hora del pueblo: sus tierras llegan hasta él y dicho señor las dislribufc anualmente por tercios para que los veciudad las siembren por a renta estipulada: todo está reducido á cultivo y ss siembran anualmente too fan., quedando las restantes para barheclios y manchones, donde pastan los ganados: otro llamado, Hacienda de S. Cayetano, á dos tiros de bala, propio de un veciudad de Madrid; y el tercero es un pequeño cas. dist. otro tiro de bala: todo el término abraza 925 fan. de tierra calma, 100 de chaparral, 324 aranzadas de olivar y unas 24 huertas de cabida de una basta dos y media fan.: cruza por las cercas y alS. de la población el mencionado arroyo Gilena, que corre de E.á O. y desagua á corta dist. en el arroyo Salado: es de curso perenne aunque do corto caudal, pues es poco el sobrante que le queda después do regar las huertas: el arroyo Salado, que nai o hacia el pueblo de Corrales y baja hasta Erija , en cuyo r. se introduce, es de cauce profundo, corre de S. á N., y sirve de linca divisoria entre los term. de Aguas dulces y Osuna , y de abrevadero de los ganados: tiene un puente de piedra de 5 ojos, do 40 á 50 palmos de altura, en buen estado, si bien algunos de sus pilares, particularmente el mas próximo al pueblo, necesitan algún reparo poco costoso, por haberlos socavado las avenidas que causan las lluvias: por este puente pasa la Carretera para Granada, Sevilla , Málaga, Ha nos de-Carratraca y otros varios puntos sin que se pague pontazgo: no se halla en el mejor estado, como tampoco los caminos para los pueblos inmediatos: recñV la Correspondencia de la estafeta de Osuna los domingos, martes y viernes de cada semana por la mañana, y sale |>or la noche en los mismos dias. Las labores del campo se hacen con 120 cabecera de ganado vacuno, mular y caballar. Pnon. trigo, ochada, babas, hortalizas, frutas, aceite y seda; hay algún ganado, una niara concejil con 170 cabecera de cerda y Instante caza de liebres, conejos v perdices: las habas por lo general las verdean los veciudad y las venden con mucha estimación, asi como los granos sobrante», en las v. de Osuna y Estepona, pero les faltan carnes, de cuyo articulo, k> mismo que del vino, aguardiente y vestidos», se surten de los traficantes en eslos ramos, de |os pueblos inmediatos. Pobl. 212 veciudad: 888 hall, dedicados á la agricultura; hay 7 molinos harineros, 4 con dos paradas y 3 con 1 , impulsados por una acequia nue sale del arroyo Gilena; y 2 de aceite fuera de la poní.: de esteart., esportan los forasteros algunas cantidades, comprándolo á dinero efectivo. Riqueza productora para las Contr. directas 2.954,633 reales 11 mreales: Imp. 88,039 reales; id. para contr. indirectas 28,200 reales: Contr. de cuota lija, 20,534 reales 17 mreales

ACINIPO

ACINIPO: si atendemos solo á la doctrina de los geógrafos mayores y á la razón científica, no es difícil determinar aproximadamente cuando menos la correspondencia moderna de esta célebre ciudad bética; pero si volvemos también la vista sobre nuestros geógrafos, y damos á su opinión la importancia que nuestro respeto quisiera tributarles, hacemos esta reducción la mas oscura que puede presentar la geografía comparada. En Plinio leemos: «Ouee autem regio á Boeli ad Flnvium Anam Eendit extra pradicla (Alontigi, CeL Aüosligi), Bfsturia npellaíur, in duas divisa parles , tolidemque gentes.- célticos, qai Lusitaniam altingun, hispnlensis couventus:
turdulos , qui Lusitaniara et Tarraeonensem accolunt, jum’lordubam petunt.» Y Ptotomeo concluye la descripción de la Bélica con la pequeña región de estos célticos, oriundos de los celtas lusitanas, á quienes Estrabon atribuyó la mavor parte de! país que media entre el tajo y el Guadiana, los cuales se estendieron por el lado meridional de este r., como espresó Rui Bamba, siguiendo al mismo Estrabón, que en este sentido debió decir, que los celtas de la Bética habían sido trasladados de los celtas que aseintan a la otra parte del Anas. De aquí vemos, que, conocido con el nombre Beturia todo el pais que se comprende entre el Guadalquivir y el Guadiana, desde  poco mas arriba de Heliche, la parte próxima á este r., hasta donde alcanzaron las población celtas,  que se trasladaron dé la orilla opuesta, fué distinguida con la voz  adjetiva Céltica, y toda la restante , habitada por Jos túrdidos, fué  denominada Túrdula. En esta pequeña región céltica de la Beturia, es donde  Plinio y Ptolomeo colocan la ciudad Ácinipo. Tan clara y terminante está la  doctrina de los maestros dé la geografía acerca de su sít, Sin embargó, en las  cercanías de Ronda aparecieron algunas inscripciones , en las cuales se creyó  leer los patronímicos de Ácinipo y de Arunda (también de la Beturia  céltica), y desde luego Rodrigo Caro, que á ¡a sazón estaba escribiendo sobre  las antigüedades de Sevilla, deslumhrado por este hallazgo, y por la sonancia de las voces Arunda y Ronda, abrió camino á una nueva reducción , contra toda la razón científica, y Florez, Masdeu, López, Cían y otros muchos le  siguieron, bien dando á la Beturia céltica una ostensión que no tuvo, contra la uniforme y constante espresion de los geógrafos antiguos, bien arrancando de ella ciudades que estos terminantementele atribuyen, bien creando otra Céltica, que les fué á todos desconocida. Las lápidas geográficas, supuesta la
verdad de su hallazgo y la exactitud de su lectura, son decisivas, cuando no concurre otra luz; ellas tienen mucha fuerza,.cuando se presentan en apoyo de algún punto oscurecido ; pero son nada cuando , como ahora , para seguir
su indicación, se había de alterar completamente la corografía de regiones  bien conocidas , oponiéndose con decisión á la espresion clara de todos los  geógrafos ant. (*). Estos no solo nombran , corno hemos visto , una región céltica betica. sino que la fijan junto al Ana, limitándola á su orilla: ellos no solo no mencionan otra región céltica en Ronda, sino que constantemente espresan corresponder á aquella los pueblos que se ha querido atribuir á esta para su formación , como.es Ácinipo; y existiendo en la Bética una región  céltica , oriunda .de los celtas lusitanos , aunque todos los geógrafos callasen acerca de su situado, en vez de fijarla con tanta-precisión como lo hacen, la razón misma indicaría también la orilla del Ana, que todos le atribuyen, porque  nada mas natural que el establecer en ella algunas población los que ocupaban la  orilla opuesta. Por todo lo que , el hallazgo cierto délas lápidas, tales como se  presentan, verificado en las cercanías de Ptondn, solo probaria que Acinipo, con el permiso de la ciudad que ocupara este sitio, elevó un monumento en su  foro, semejante al dé los auselanos que se encontró en Barcelona, y á otros muchos que se conocen. Pero ni esto so puede’asegurar por tales lápidas, en atención á que debieron aparecer casi ilegibles , de modo que se distinguen  entre sí cuantas copias se han hecho de ellas. Veamos como se presenta  aquella á que mas importancia se lia querido dar. D. Macario Fariñas,  anticuario de Ronda, que fué quien la descubrió, remitió á Caro su copia en  esta forma;

MARL.E MA. . . . R.
FABIÜS VÍCTOR.
PO SV.
ORDO ACCINIPONENSIS
LOCUM DECREVIT.
31. .EMILIOS S. P. T. D. S.
R D.

(*) Los geógrafos no han de ser violentamente arrastrados á los sitios donde  se hallan las inscripciones, sino que debe ser al contrario, las inscripciones  deben ser aplicadas á !os sitios indicados por los geógrafos; {Bamba)

El mismo la copió después para Laso de la Vega de esta
manera:

L. FABIUS VÍCTOR
TESTAMENTO STATÜAM
PONÍ. ; . . . JÜSSIT
ORDO ACINIPONENSIS
LOCUM DECREVIT
MALUIT JUSSÜ EJüS
STATUAM FIERI
P………………….. O

Y también se ha copiado:

FABLE MATRI
L. FAVIUS. VÍCTOR
TESTAMENTO. STATÜAM /S
PONÍ. IÜSSIT
ORDO. ACINIPONENSIS
LOCUM. DECREVIT
M. /EMILÍUS. S . . P. . .
STATÜAM FIERI
P. O.

Solo el patronímico Aciniponensis se encuentra siempre integro en estas  copias, aunque como el compuesto de mas elementos paleográfieos era el  que mas fácilmente debió alterarse; pero este nombre es el que interesaba  resultase para la apetecida reducción, y para sostener un error, cuyo  fundamento , á pesar de todo es siempre nulo. Mas todavía aparece una  cuarta copia de la misma lápida, y en ella, no solo se ha alterado, sino que ha  desaparecido completamente este nombre:

MÁRIE. . . MA. . . R. . .
FAVIUS VÍCTOR
PO SV
LOCUM. DECREVIT
M. /EMILIÜS. S. P. T. D. S.
R. D.

Tal ha sido la ligereza con que en este caso determinaron hombres doctos, á  quienes tanto debe la ciencia geográfica: pero á pesar de lo general que se ha  hecho este error, no todos lo han padecido, y. asi vemos como ¡o censuró  Arduiuo: « Carus Aciniponem et Arundam, et ccetera, quaisequntur oppida magno errore extra Beeturiam Celücam , quse tota Ana et Ba3ti amnibus  clauditur , fere ad Gaditanum fretum abiegat própe Roudam, vocum affinitate  nducios in fraudem.» Cortés cree que en estas lápidas debió leerse  Lacipponensis en vez de Aciniponensis, , y ciertamente , aunque Mela dice  ser esta ciudad litoral entre Salduba y Barbesula , Ptolomeo la nombra entre las  mediterráneas, perteneciente á los turdulos, y Plinio, que no hace mención  de ella al describir la costa ibérica , la asigna al cony. Gaditano. Ademas,   entre las muchas copias que se han hecho de las referidas lápidas, aparece  una en esta forma:

F. L. C. FÍL. CAL
. . . I. UTRO. S. . . M. VIR
ANN. T. . . NI01. . . R
M
DECÜRIORUM
ACINIPPONENSIUM
D. D.

donde se vé el nombre Acinipponensiun con la p doblada, escritura propia de  Lacippo, la cual no se presenta en ninguna de las diferentes monedas que  acuñó Ácinipo; y en unas inscripciones tan desgastadas, no seria estraño que también este nombre pudiera leerse con igual facilidad Acinipponensium como Lacipponenshcm. El mismo Sr. Cortés reduce esta ciudad á Setenil, y  Ácinipo á Fregenal, cuya reducción es sin duda la mas probable, pues  Fregenal está comprendida en la Bozturia céltica, conserva indicios de antigüedad, y su nombre parece de igual etimología. Ácinipo ‘ es formado por  féresis de Acimpolis , cuyo fruto ostenta en  sus medallas, y dé la voz  latina Acinus, es sinónima la celta Regn, que los franceses han convertido en Raísin , y leído con digama eolico resulta Fragin , de donde muy naturalmente pudo formarse Fraginaüs y Fregenal (V).

ACINIPPO

en una inscripción hallada en el desp. de Rónda la Vieja , 1,2 leg.  N. de  Setenil, se ha creído leer este nombre, atribuyéndolo á la célebre Acinipo  dé la Baluría céltica; pero ortograña de su nombre, á pesar de las variantes que  en él se han introducido; consta por muchas monedas, que se conservan, de  las diferentes que acuñó esta c . y en ninguna aparece escrito con dos p,  como se supone en la lápida. Rui-Bamba dijo muy bien acerca de las lápidas y  medallas, que si alguno de los Sres. Caro, Florez,  Masdeu y Grútero  hubiera examinado por si mismo las muchas que presentan hubiese bailado  no pocas de ellas supuestas, y otras mal interpretadas, ó leidas al gusto de sus  autores, que por lo general tienen interés en dar fama y antigüedad á los  pueblos de cuya historia se ocupan. Tal vez la de Acinipo corresponda á  algunos de los casos indicados por Bamba, y en vez de Acinipponensium,  como se ha copiado  de ella, debiera leerse Lacipponensutm, cuya c ,  mencionada por Plinio, Mela y Ptoloméo, aparece colocada por este en la  región de los túrdulos, y adscrita por aquel al conv. jurídico gaditano, asi  como Aeinipo perteneció al Hispalense, y estaba sentada á la orilla izquierda del  Anas (V,)