MIMBRES

cortijo en la provincia de Badajoz, partido judicial y término de Fregenal de la Sierra: Sit. á 1 1/9 leg. E. de la villa, tiene casa de labor.

MIGUEL SÁNCHEZ

cas.  En la provincia  De Badajoz, partido  Judicial de Fregenal de la Sierra , térro, de Higuera la Real: SIT.  á 1/2 leg.  Al S. en una eslei.sa hacienda de olivar, tiene casa para los guardas v habitaciones para sus dueños.

MIGUEL (san)

cortijo en la provincia de Badajoz , partido judicial y término de Fregenal de la Sierra: srr. l/a leg. al S. de esta v. se destina como todos los de su clase á las necesidades de la agricultura.

MIGUEL (san)

desp. en la provincia de Badajoz, partido judicial y término de Villanueva de la Serena : srr. una leg. do esta v. á la márg. del r. Sujar, había una ermita con aquella advocación, donde se celebraba una velada muy concurrida.

con este nombre aparece mencionado por los escritores del imperio la actnal Medellin.

MESA

cortijo en la provincia de Badajoz, partido judicial de Frcgenal de la Sierra, término de Cabeza la Vaca. srr. al SO. de la v. tiene casa de labor.

MERIDA

ciudad con ayuntamiento en la provincia de Badajoz (10 leg.), p.irl. | ud. de su nombre, a mi. lerr. de Cáceres (II), diócesis de San Mareosile León (Llercna 11), siendo cap. de uno de los Provisoratos de la Orden , ciudad g. de Estremadura, con adm. de rent. de parí, y rain, de armas.

Situación y Cuma. Sit. en un pequeño cerro A la márg. der.del Guadiana, es de Clima cscesivaiuentc cálido en el verano , reinan los vientos S. y (). y se padecen fiebres intermitentes y estacionales.

Interior de  La Población y sus Afueras. Si bien es verdad que en tiempos ant. hubo gran muralla en la 0., tan suntuosa como loexijia su inmensa importancia, en la actualidad no hay mas quij la que forma lo que se llama el Conventual, del que hablaremos después , tocando con las aguas del r., toda de piedra cantería ; un lienzo insignificante que se estiende á la parte arriba del puente , tan solo para evitar inundaciones, y se conservan 3 puertas con los arcos solamente y las quicialeras de hierro llamadas del Salvador al ENE., de Slo Domingo al S., y lie la Villa al NO., la cual divide lo que ge llama ei Arrabal, que es una calle con 50 Casas : hay de estas en toda la ciudad 854, construidas al parecer para darlas ventilación y preservarse de los ardientes calores del verano ; los inviernos , aunque benignos , se hacen incómodos en ellas; un gran número tiene solamente piso bajo, y un doblado encima para granos; otras tantas tienen sobre el piso bajo que se habita en verano, otro segundo habitado en invierno, y que en efecto es mas caliente, aunque poco propio para preservarse del frió: la que llama la atención mas por su posición en la plaza, que por el mérito de su arquitectura, es la de D. Alfonso Segundo Pacheco, senador del reino; es un cuerpo cúbico , que se destaca adelantándose de las demás romo para hacerse ver; su construcción es trabajosa y mal estudiada , hace esquina con 2 fachadas, de 5 ventanas y encima otros tantos balcones, realzados ron unas columnas lisas y muy salientes: la de D. Miguel Nogales es nueva , de buenas proporciones, presenta á la calle un vasto almacén y demás conveniencias de un comerciante de mostrador;la del ronde deFuenteblanca , aunque poco espaciosa es linda y de muy buen gusto; las de D. Antonio Calderón, D. Ildefonso Gómez y D. Pedro Fernandez, son igualmente de cierto gusto y bueuas comodidades: otras han sido recientemente construidas, pero menos arregladas á las proporciones arquitectónicas, como las de D. Diego Sansinena, D. Diego Pabon y D. Benito Hernán: un poco mejores son las de D. Esteban Asta y D. Bartolomé Sama ; son importantes por su solidez y estension la de la adm. de rent. y la de correos , los palacios del duque de la Roca, conde de los Corbos y conde Canilleros, y por último, lo es por su elegancia y suntuosidad h de D. Antonio Pacheco, a pesar de hallarse en un local de poco lucimiento. Cuenta 46 calles empedradas según el estilo común , 8 travesías, 7 plazuelas y la plaza de la Constitución , cuadrada y bastante espaciosa , con portales en 3 costados, una alameda que forma el mismo cuadro y un magnífico pilar en su centro con 5 canos de hierro : hay casa de ayuntamiento, cárcel decente y segura, casa-hospital para los pobres, titulado de San Juan de Dios; otro que fué hermandad de Jesús, cuyo edificio está habilitado para casa de locos ; 2 escuelas de primera educación dota das con 4,400 reales cada una, á las que asisten 286 niños;! maestras, una con 2,200 reales y otra con t, 100 , que ensenan á 1S0 niñas, un teatro en el exconv. de monjas de Sta. Clara, establecido por una sociedad; un café y billar; 3conv. de frai les , Descalzos, Franciscos y Dominicos, cerrados y totalmente ruinosos ; 2 de monjas ocupados por las religiosas de la Piedad y de la Concepción; 2 iglesia parr. (Sta. Olalla y Santa Maria), ambas ron curato de term. y provisión deS. M. á propuesta del Tribunal Especial de las Ordenes Militares, como pertenecientes á la orden de Santiago , y las sirven los curas, sus tenientes y 13 sacerdotes: los edificios, mas que otra cosa, sobresalen por su solidez, siendo un remedo tosco de la arquitectura gótica , en cuanto á las naves y demás del interior; pero sin su ornato ni sus proporciones; para la construcción del de Sta. Maria han sido empleados pedazos de columnas sacados de las ruinas de que tanto abunda esta c; una ayuda de parr. (Sta. Catalina) que solo es una capilla redunda , y en el arrabal, en el espacio llamado Campo de San Juan, la estatua de Sta. Olalla sobre una admirable columna redonda, de 10 varas de altura con pedestal que forma una gradería cuadrada, todo de bellísimo mármol con algunas labores; cerca de esta columna estuvo la capilla que se llamó Hornito de Sla. Olalla, en el que se cree padeció martirio esta Santa, ya destruido ;á 500 var.is la arruinada ermita de Sau Lázaro: mas lejos la de la Antigua, y sobre sus ruinas se ha edificado una tenería de curtidos; al E. en la ribera de Albarregas, la de Santa Lucia; al pie del camino de Don Alvaro, la de San Gregorio, y por último, los 2 cementerios espaciosos, ventilados y con buenas paredes. Se surte de aguas potables de un acueducto que nace en el sitio llamado Quiebravigas, 1-leg. de la ciudad, y viene debajo de tierra hasta el pilar de la Boina, que principia la cañería alta ; tiene otro desagüe en el Pilar Nuevo, y de allí sigue atravesando el riach. Albarregas, y vuelve ádesaguar en el pilar de San Lázaro; desde este punto sigue otra vez por bajo de tierra hasta surtir los pilares del arrabal y de la plaza : el agua es buena, pero suele escasear en el verano, por filtrarse la cañería en algunos puntos. Tal es en el dia laciudadde Mérida, pero la circunstancia de haber sido durante la dominacian romana, la colonia lal vez mas importante del imperio , nos obliga á dar una breve reseña de lo que fué y de los magníficos restos que conserva. El circuito de sus murallas , según la crónica del rey D. Rodrigo, era de 6 leg , su altura 15 estados, su anchólo. 3,700 las torres de su muralla, 84 puertas, 5 alcázares, los 4 en los inlermediosde las í puertas angularrs,con su puerta cada uno saliente fuera del muro, y el otro en mediode lacen una gran plaza, el cual tenia SO torres tan alias, que la menor era de 85 estados: cada puerta tenia 2 ralles de 30 codos de ancho que todas venían á la plaza ; de cada casa salia un caño de tierra y todos entraban en uno grande que habia en cada calle, por donde corrían las aguas de las lluvias en toda la c; para su guarnición en tiempo de paz habia 80,000 infantes y 10,000 caballos: sus ediñcios competían ron los de Roma; aun exUte el arco triunfal levantado en memoria de Trajano, que hoy llaman Arco do Santiago, todo fabricado de enormes piedras sillares: el cast. ó fort. que hoy se llama el Conven iual, por haber sido la residencia del provisor de la Orden, cuyas murallas que caen al Guadiana, y se llaman el Mirador, son tan sólidas y admirables, que fueron tenidas por los arquitectos de Felipe II, como la obra maestra de la ciudad: la casa el conde de los Corbos, que hemos citado , fué el templo de Diana, en el que se ven 19 columnas que no bajarán de 40 pies de altura, con otros restos que respiran singular magnificencia , el de Marte se hallaba donde después se construyó el hornito de Sta Olalla, y permanecen 4 trozos del arquitrave de mármol; los hubo también dedicados á la diosa Fortuna, á Júpiter, á Cesar Augusto y otros: se ven los restos del famoso anfiteatro al E. de la actual ciudad, cuyo edificio llaman los naturales Siete Sillas, por figurarlo asi las ruinas; la Naumaquia casi no descubre en el dia mas que su figura oval, su largo se reputa de 400 pies, y se llama vulgarmente el Baño de los romanos ; entre la ermita de San Lázaro y la ciudad se descubren las ruinas del Circo , que era grandísimo y tan suntuoso , que podria ver á un tiempo los espectáculos toda la gente que hoy tiene Estremadura: desde la laguna llamada Albuera (V.)principia el soberbio acueducto, del que quedan 37 pilares, algunos con 3 órdenes de nrcos unos sobre otros, de mas de 30 varas de altura, cuyo encañado es de 3 pies do ancho y aun mas de alto , y era tal su abundancia que daba para los baños, jardines, batanes, molinos y otros artefactos que habia dentro de la ciudad; á lo cual si añadimos el famoso puente sobre el Guadiana ya descrito al hablar de este r., no eslrañaremos el elogio del moro Rasis, cuando dijo: «que non ha home en el mundo que cumplidamente pueda contar las maravillas de Mirida ; y que los naturales llamen milagros á todos los grandes restos que hemos enumerado, porque efectivamente nada hay mas sorprendente, nada mas estraño á la limitada inteligencia de los hombres.

Término. Confina al N. con el de Casas de Don Antonio(Cáceres); E. Villagonzalo, Zarza de Alange y Guareña; S AImendralejo y Villafranca de los Barros’; O’ Badajoz, en cuya dilatada comprensión se hallan las propiedades siguientes: 70 huertas, que 25 de ellas se hallan en las riberas del Guadiana y Alharregas. abundantísimas de fruíales y verduras; 5 en el sitio de la Maza, junto á la carretera que conduce á Badajoz á 2 leg., y 40 en la ribera de la Albuera una leg. N. 38,649 pies de olivo; 923 millares de viña en diferentes sitios siendo la mayor parte en las riberas del Guadiana, en las de Albarregas, y cercas próximas á la ciudad; 6,200 fan. de tierra de propios; 16,000 de baldíos; 9,151 de particulares, la mayor parle de labor; la deh de Juan Antón, 2 leg. O., en una isla del Guadiana, con casa y una barca que conduce los ganados siempre que hay crecida, siendo su cabida 300 fan.; Piñuela, de pasto y labor, contigua á la anterior y á la misma dist., sita en la isla del mismo r., con 300 fan. y una casa; Horianas, al N. 3 leg. con 2,000 fan. de pasto y un colmenar; Pedernada, 2 leg. O. de pasto y labor con 400 fan.; CubiI ana, inmediata á la anterior con 800 fan., 12 casas habitadas por los labradores del Montijo, y un conv. que fué de frailes del Escorial; Maculas, á la misma dist. y dirección ron 700 fan. de labor; Don Tello «na leg., con 500 fan. de pasto y un poco de monte alto; Berrocal, una leg. de pasto y labor en terreno quebrado y bastantes peñas, con 1,400 faa.; Fernandina, de pasto, con 1,000 fan., 800 pies de olivo, 5 morales, una casa y pozo; Araya, de pasto, con 206 fan., una casa y 2 charcas; Sequero, de pasto, con monte de Chaparros y 400 fan.; Carija, de pasto y labor, con 300 fan., mucha piedra caliza, 3 hornos para su elaboración y 2 fuentes abundantes; Yeguas, ron 1,000 fan.de monte alto y Hna casa; Tiendas, con 8,000 fan. de monte alto y bajo y 2 casas; Cerro del Galo, con 1,000 fan. de monte alto, una casa y una fuente; Prade de Lacara. con 300 fan. de pasto, monte alto y bajo y una choza; Marhal, de pasto y labor, con 80(> fin. un poco de monte de alcornoque, una casa, 2 puertas y 2 fuentes; San Pedro, de pasto y labor, con 900 fan. , monte alto y bajo, un olivar, una ermita de la misma advnciudadvion, y una casa, Alcazaba.de pasto y labor, con 1,000 fan.; Cortezona, con 212 fan. de labor y una casa; Casa-herrera, con 200 fan. de labor, una casa y una fuente; Zapatera, con 300 fan. de pasto; Casa-herrerillá, con 80 fan. de pasto ; del Marqués de los Alamos, ron 3,474 fan. de labor y mnple bajo; Buena-vistá, con 1,600 fan., una casa y una huerta con alameda y fruíales; Perales, con 600 fan. de labor, una casa, una ermita y una parada de postas; Torre del Águila, con 1,000 fan. de labor, y un cast. ruinoso; Alisares, con 300 fan. y algunos charcos, que reciben las aguas y la pesca del Guadiana , en tiempo de crecidas; Casarenle, de pasto y labor, ron monte alto y bajo, una casa, una huerta y un palomar; Encomienda del Moro, de pasto y labor, con 1,700 fan. cercadas, 3 olivares, monte alto y bajo, 3 cagas, un lagar, una eriritay 2 huertas; Raposeras, con 130 fan. de monte alto y bajo, y uoa fuente; Sta. María-del Camino , con 400 fan. de pasto y monte alto; Escovar, con 1,000 fan. de paslo y una casa; Coto l.»de San Pablo, con 60 fan. de pasto y monte de alcornoque cerrado con pared; Coto 2.» de San Pablo, con 130 (an. de monte alto y bajo, igualmente cercado; Cerro-Verde , con 50 fan de pasto y monte alto; Castillejos, con 300 fan. de monte alto y bajo; Huevo, con 200 fan. de monte alto y bajo, una casa y un colmenar; Mcntidero, con 400 fan. de monte alto y bajo; tlorno Calero, con 300 fan. de monte alto y una fuente; Zapatería, con 200 fan. de labor y monte alto y bajo; Canchal, con 80 fan. de pasto y monte alto; Montenegro, con 200 fan. de monte alto y bajo; Puerto de Sevilla , con 200 fan. de pasto y labor; San Cristóbal, con 700 fan. de monte alto y bajo y una choza: Peñas-Blancas, con 100 fan. de labor, y 1,200 de monte alto y bajo y una casa, un pozo y algunos álamos; Sta. Ana, con 200 fan. de monte alto y bajo, una casa y una cerca cou 12 fan. de labor; Don Diego Pabou, con 200 fan. monte alto y bajo, una casa  una fuente; Posesión del marqués de Urefla, con 400 fan. e labor y una ermita; Parazuelo, con 300 fan. de labor, posesiones del conde de losCorbos, con 300 fan. de labor, algunas encinas y un colmenar, y por último los esteusos montes baldíos y del común, en los cuales tienen parte las aut. ald. de Mérida enclavadas en su término y sou hoy los 1. deAljucén, Calamonte, Carmonila, Carrascalejo, Gordobilla, Esparragalejo, Miraudilla, la Nava, San Pedro, Torremegía y Trujillanos.

Ríos. Le bañan, el Guadiana, que pasa azotando el lienzo de muralla que tiene la ciudad al S., en cuyo punto y tocando con la misma se halla el puente indicado ya; el Albarregas, que aunque pierde su corriente en verano, llegan casos en que se pone invadeable, pasa á 400 varas al N. de la ciudad y desemboca en Guadiana junto al camino que sale á Esparragalejo; Aljucén, que también suele ponerse invadeable en las invernadas y desemboca en el Guadiana á una leg. de la c; Matachel que entra en el mismo r. á 2 leg. SSE. y por último la famosa Albuera que surte al lavadero establecido en sus márgenes.

Calidad Del Terreno. Es todo muy desigual, con cerros y hondonadas peligrosas, mucho monte y jarales, de secauo y de buena calidad.

Caminos. Cruza de E. á 0. la carretera general de Madrid á Badajoz en estado regular; y de N. á S., la de Cáceres á Sevilla, destrozada y sin arrecife: los demás son vecinales á los pueblos inmediatos.

Correos Y Diligencias. Hay ailm. que recibe la correspondencia por el conductor de la general diariamente en las sillas de la empresa: las diligencias y mensagerias de Estremadura pasan por la ciudad 2 veces á la semana.

Producciones. Crecidas cosechas de trigo, cebada, avena garbanzos, habas, frutas, aceite y vino; se mantiene ganado lanar, cabrío, vacuno y de cerda, el cual es muy lucrativo por la conveniencia y abundancia de la bellota, grandes yeguadas, caballerías de todas clases, y se cria mucha caza mayor y menor, animales dañinos, y pesca ordinaria en los r.

Industria y Comercio. 2 fáb. de jabón blando, 11 molinos harineros en Guadiana, 2 en Aljuccn , 3 en Albarregas , un lavadero en Guadiana y otro en la Albuera; se trafica en los frutos y ganados del país y se celebran 2 ferias, uua el 8 de febrero, y oirá el 24 de agosto á la cual concurren muchos ganados especialmente de cerda.

Población Riqueza Y Contruucion. 986 veciudad, 3,780 almas Cap.prod.: 21.190,124 realeslMp.: 1.846,171.Contr.: 136,758 28 Prrsupcesto Municipal: 60,883 19, que se cubre con los ingresos de propios.

Historia Civil. El emperador Oclaviano Augusto, habiendo concluido la última guerra de España, cual fué la cantábrica, y con ella redondeado el universal dominio, quiso remunerar á los soldados que hablan cumplido en la misma lósanos de servicio señalados por las leyes, que se llamaban estipendios: en estos hubo variedad según las épocas , siendo ya 25 en los principios , ya 20 , y últimamente 16; dcspuos’de cumplidos loablemeule, se daba á los soldados la calificación de eméritos: á los eméritos, pues, que hablan concluido sus estipendios cu dicha guerra, dotó y colocó en la ribera derecha del Anas ó Guadiana, y los mandó construir una ciudad con el nombre de Emérita Augusta, que á un mismo tiempo recordase al emperador y á sus soldados. Así lo refiere Dion Cano en el lib. 53 uúm. 26. Fíjase este suceso en el año 729 de la fundación de Roma, y 25 antes de la era cristiana. No colocó sin embargo en esta ciudad á todos los soldados eméritos, sino solamente álos délas legiones 5.a y 10.* ; según se deja conocer en las medallas de Emérita. Con tan decidida y poderosa protección como la de Augusto, no es estreno que en pocos años se elevara á la altura y dignidad en que se la vio en la división civil y judicial de la Lusitania, siendo uno y el mas insigne convento jurídico al que estaban asignados los pueblos mas orientales lusitanos como los vellones que. estaban asentados en gran número sobre el mismo rio Ana como dice Estrabou. Por este motivo nuestro Prudencio la llamó, Clara Colonia Vetoniai, elogiándola con los versos siguientes:

Nunc locos Emérita; est túmulo,
Clara Colonia Vellonim,
Quam memorabilis amnisAna
Prceterit, et viridante rapax
Gurgite, Meenia pulcra levat.

No obstante que su región propia era la de los lúrdulos de la Lusitania, como terminantemente dijo Estrabon: el mismo Prudencio la honró con el dictado de cabeza de todos los pueblos lusitanos. Por estar lindante con la Betuna de los lúrdulos de la provincia Bélica que locaban con la orilla izquierda del Ana, la colocó en la Beturia Iliginio, liberto de Augusto, en su obra de limitibus; asi como Ptolomeo llamó también turdelanos á los lusitanos que lindaban con estos por el Anaz. Dijo con mucha razón D Agustin Cean Bermudez, en su sumario sobre las antigüedades de España, que no hubo género ni clase alguna de edificios públicos que Augusto no hiciese construir en esta c; de manera que llegó á ser una de las primeras y mas magníficas del imperio romano. A resultas del viaje que practico el erudito D. Luis José Velazquez, marques de Valdeflores, en el año 1753, con dirección á Eslremadura, acompañado de D. Esteban Rodríguez, el mejor delineador que se conocia entouces, logró tener la academia de la historia 21 dibujos de monumentos romanos que examinó Velazquez en Mérida. Eu otro viaje que hizo por Portugal en 1804, el académico D.José Cornide, presentó 13 dibujos, de los que había hecho sacar al paso por esta ciudad con eruditas esplicaciones de lo que representan. Había hecho otro viaje por toda la Andalucía, y una parte de Portugal, en el año 1782, el doctor D. Francisco Peréz Banjer, y también hizo copiar los principales monumentos de la antigüedad romana que se conservaban eu su tiempo. El mismo emperador mandó construir 2 acueductos. Las ruinas del primero se descubren cerca del puente de Albarregas; el segundo entraba en la ciudad por el oriente, y á la proximidad de Mérida se elevaba sobre grandes arcos, y proveía de agua, no solo la c, sino que también á la Naumaquia, que era en los tiempos romanos un grandísimo estanque sostenido por robustos murallones en que se daban espectáculos de combales navales. Construyóse también un magnifico anfiteatro , cuya copia se ve en el manuscrito del señor Bayer, que posee la academia de la historia. Copió igualmente este ilustre literato un arco romano que existía en aquella época del cual dice: «Vi el famoso arco romano y ni en Roma ni en parle alguna he visto cosa igual ni que se le parezca: en Lebrija hay uno suntuoso: eu Gabanes otro en la vía militar que conduce á Tortosa, y mas adelante en el camino de Barcelona está el famoso arco que llaman de Bará, ambos magníficos; pero ninguno igual al de que voy hablando, en magestad, elevación y desembarazo, y lo que mas admira es la sencillez de lodo el edificio.» Restos de estatuas , trozos de columnas, ruinas de templos se ven á cada paso. En el dibujo de un preciosísimo mosaico compuesto de piedrecitas de varias figuras y colores se ven representados varios personagts y animales con alusión ála mitología. En el centróse halla la imagen del Dios Pan , cu ademan do estar observando y guardando su uanado coronado de hojarascas y ramages, como el Dios de las Selvas: lleva en su mano el cay ido y entre sus pies y su asionto se vo pintado un cabrón, imagen del mismo Dios, y auuque no so conoce bien, un emblema que lleva en la siniestra, se puede coDgeturar que es la cabeza de la cabra Tegeate, que degolló este Dios Pastor, ó la piel de gamo que también le dio por atributo el poeta Silio Itálico. Seria punca acabar si se quisiera copiar las inscripciones de Emérita ya sagradas ó religiosas, ya sepulcrales, ya geográficas y laudatorias. Tampoco nos detendremos en dar razón del mucho número de medallas que acunó Mérida, casi todas en obsequio de su fundador Augusto, apellidándose en ellas Augusta Emérita, las cuales se pueden ver comentadas en la colección del P. Florez, tablas 82 y 23. Tan numerosos monumentos nos ba dejado de su antigua magnificencia aquella c, que era tenida en tiempo de Pomponió Mela por la mas ilustre y magnifica de la provincia lusitana. Cayo Plinio la dio el primero y preferente lugar entre todas las colonias de los lusitanos. En la historia natural alabó este insigne escritor las olivas de Mérida, entre las mas raras y especiales, que cuando llegan, dice, á hacerse pasas en el mismo árbol, de puro maduras y sazonadas, adquieren una dulzura y suavidad que las aproxima á las uvas. No perdió su importancia esta ciudad cuando se desprendió del poder romano: se dice que sufrió un estrecho sitio del rey godo Tbeodorico, que pretendió destruirla; mas que no pudo verificarlo; pero no se apoya esto en testimonios bastantes, conservándose una de las mas considerables de la Espada goda. En la irrupción agarena resistió valerosamente a las armas de Muza, que se vio obligado á conceder á sus habitantes honrosas capitulaciones, ocupándola en 23 de octubre de 715. Estuvo bajo el dominio de los sarracenos por espacio de 513 años ocupando un lugar importante en la historia hispauo-árabe, á la que dio sucesos de grande importancia, siendo uno de los waliatos que mas sonaron: su rebelión, ocurrida en 862, fué de gran bulto; pero el emir de Córdoba Mohamed, consiguió reducirla y derribó sus murallas. En 1228 la conquistó el rey D. Alfonso de León después de la sangrienta batalla de las Matanzas, dada en un valle de sus inmediaciones, que aun conserva este nombre. En el año 1129 fué concedida esta ciudad por D. Alonso á la iglesia y arz. de Santiago; y como estaba en frontera de moros se ajustó el arz. con el maestre de la orden de Santiago para que la defendiese, cediéndole la mitad de laciudad y sus pertenencias, año 1233. En 1234 se hizo esta orden dueña esclusiva de Mérida, cediendo al arz. é iglesia de Santiago otras posesiones equivalentes en Galicia, lo que fué aprobado por el rey San Fernando y confirmado por el Papa. Ha figurado también después, en las diferentes guerras qne ha sufrido el país; mas privada ya de su antigua consideración y de sus riquezas de un modo bien distinto: Mérida habiendo tocado el apogeo de la prosperidad no podía menos de venir á su decadencia; que el tiempo, sin descanso trabajando, mientras que encumbra á unas población, á otras hasta el polvo las humilla (Ovidio).

El escudo de armas de esta ciudad ostenta en gules un muro de oro almenado y macenado con dos puertas en él y dos torres á los estreñios y corona por timbre, encima la imagen de Santa Eulalia.

Esta ciudad es patria de Santa Eulalia, titulada de Mérida. Del poeta Daciano, que floreció en Roma en tiempo de Augusto. De Paulo Diácono, historiador eclesiástico de esta ciudad en el siglo VII. Del historiador D. Juan de Vega y Zúñiga, que escribió varias obras de gran mérito, y de otros ilustres varones en religión, letras y armas.

Historia Eclesiástica. Una ciudad tan importante en lo civil como en lo aut. fué Mérida, no podía menos de serlo también en lo eclesiástico: así fué que no solo se la elevó á sede episcopal, sino que, pasados tiempos, cuando se establecieron las metrópolis, esta lo fué de toda la provincia lusitana. Muchos concilios se celebraron en ella, y sobre todo es notable por su asunto y circunstancias, la carta de San Cipriano y demás obispos de África, escrita al diácono Lelio y á la ciudad ó plebe de la iglesia emeritense, sobre la justa deposición que habían hecho de su ob. Marcial. Debió sucumbir esta sede en la entrada de los almohades: su dignidad metropolitana se trasladó á Santiago de Compostela, año 1109, por el papa Calixto II.

MERIDA

cabecera del partido Tamurejo, en el de Don Alvaro; Torremejia, en el pueblo de su nombre y otros mas insignificantes.

Caiminos. Cruza de N. á S. el de Caceres á Sevilla, por los pueblos de Aljucén, Mérida y Torremejia, y aunque admite carros, está sumamente deteriorado; de E. á O. pásala carretera de Madrid á Badajoz, por San Pedro, Mérida y Lobon, en estado regular; ambos pasan el Guadiana por el puente de Mérida: los demás son vecinales á los pueblos inmediatos.

Producciones. Cereales de todas clases, pastos y bellota, se mantienen ganaderías lanares, estantes y trashumantes, ganado vacuno y yeguar, y se cria abundante caza mayor y menor.

Industria y Comercio. Es insignificante, no pudiéndose citar el escaso de uno y otro de la cabecera del partido, Alange y Arroyo de San Servan, y celebrándose ferias en Mérida y Zarza, junto á Alange.

Estadística Criminal. Los acusados en este partido en el año 1843 fueron 87, de los que resultaron absueltos de la instancia 13, libremente 5, penados presentes 66, contumaces 3, reincidentes en el mismo delito 3, y c en otro diferente: délos procesados 6 contaban de tú á 20 años de edad, 53 de so a 40, y 25 de 40 en adelante; 85 eran hombres y 2 mujeres; 22 solteros y 62 casados; 28 sabian leer y esi:ribir, y 56 carecían de toda instrucción; 5 ejercían profesión científica ó arte liberal, y 79, artes mecánicas; dé los 3 reos ausentes no consta la edad, el estado, la instrucción ni el ejercicio. En el mismo periodo se perpetraron 53 delitos de homicidio y de heridas, habiéndose aprehendido como cuerpo de delito 1 arma de fuego y 6 blancas de uso lícito, y 12 instrumentos contundente.

MERIDA

partido judicial de ascenso en la provincia de Badajoz, audiencia terr. de Cáceres , diócesis de Llerena, ciudad g. de Estremadura: se compone de una c, \i v. y 11 1., que forman 34 ayuntamiento en otras tantas población, cuyos datos de población, riqueza y contr., asi como las dist. en’ re sí á la cali, del partido y á la corle , resultan de los estados que terminan este articulo.

Sit. al NE. de la provincia, es de Clima escesivamente cálido; reinan los vientos E. y S., y se padecen intermitentes de todos tipos é inflamatorias. Confína al N. con el partido judicial de Montanches (Cáceres); E. Don Benito; S. Almendralejo; O. Badajoz y Alburquerque, estendiéndose 10 leg. de N. á S., 8 de E. á O., en Terreno muy desigual, lleno de barrancos y hondonadas, y sobre lodo muy poblado de monte alto y bajo, y esparramados sus pequeños lug. á largas dist. entre sí, y con escasas comunicaciones, lo cual le hace aparcer como un país montaraz y solitario, Territorio. La principal cordillera que divide el partido por su lado N. de la provincia de Cáceres, es la sierra de San Pedro, cuyas ramificaciones meridionales bajan basta muy cerca de la cap., y se estiendeu al E. y O., abrazando los 1. de Aljucen, Carrascalejo, Carraonita y Cordobilla y las v. del Montijo y la Puebla con no poco peligro para los viajeros, que en estos tránsitos han encontrado mas de una vez su desgracia y quizá su muerte por la frecuencia de malhechores: en el art. de audiencia terr. de Albacete, pág. 241, tom. I, hemos citado el sitio llamado el Confesonario , como uno de los mas notables del pais en este sentido, y cabalmente tan peligroso sitio se halla en estos I., en los que por desgracia ninguna providencia se ha adoptado hasta ahora, ó para desmontar el terreno, ó para hacer mas concurridos aquellos parages. Son también conocidas con nombra especial la cordillera llamada Cabeza del real, que divide las Jurisd. de San Pedro y Trujillanos; la de Cerrchgordo á f/4 leg. S. de la Zarza junto Alange; Dux, en el lérm. de la Oliva, 1 1/2 leg. al E. procedente de la sierra de la Garza, y esta de la del Moro en término de Mir&ndilla; á su inmediación se halla la sierra Jornia; en lamismajurisd.de la Oliva, 3 leg. al E., la gruta llamada la Ladronera, en la que pueden esconderse media docena de ginetes y caballos; á 1 leg., en la misma dirección, otra gruta conocida por la Charneca, de tanta capacidad, que en la guerra de la Independencia, hubo ocasiones en que los veciudad que emigraban á los montes huyendo de los franceses, tuvieron hasta 20 camas en alto, y al SO. de la misma v., se encuentra la Sierra-Utrera, por la que cruza el puerto de Castañeros. Estas últimas sierras son en su mayor parte de tierras de labor y con poco monte, cuyo aspecto es mas general en los pueblos situado á la izquierda del Guadiana que en los de la der., en los que por el contrario prevalece el arbolado.

Ríos y Arroyos. El Guadiana, divide el partido en dirección de E. á O., quedando á su der. los pueblos de Valverde, San Pedro, Don Alvaro, Mérida, Trujillanos, Carrascalejo, Mirandilla, Aljucén, Esparragalejo, Cordobilla, Carmonita, la Nava, la Garrovilla, Torremayor, Montijo y Puebla de la Calzada, y á la i/.q. Villagonzalo, la Oliva, Alanje, Zarza, Calamonte, Torremejia, Arroyo de San Servan y Lobon; Albarregas, que no sale del término de Mérida; Aljucén, que viene de la provincia de Cáceres; Lacara, que pasa por las inmediaciones de Cordobilla y Torremayor; Matachel, que viene de los partido de Llerena y Almendralejo; Guadajira, que solo cruza el término de Lobon; Palomillas, Valdemedel, Majadillas, Pizarrillas y Sartenejas, que tocan en el de Alange; San Juan, en el de la Oliva; Higuereja, en el de Villagonzalo.

MERENDERO

arroyo en la provincia de Badajoz, partido jud, de Herrera del Duque, término de Garvayuela, que contribuye: al Guadalemar.