MERCADOS CUBIERTOS (HISTORIA DE MADRID)

Se conocen en Madrid 4 de t. ^ establecimientos; el mas antiguo ea el que exisw Elazuela de San Ildefonso, construido por los años 1834 ajo la dirección del arquitecto D. Lucio Olavieta ; aunque estrecho y reducido tiene el suficiente desahogo y ventilación , con 4 entradas, una á la plazuela frente á la calle del Barco, otra en el centro de la fachada principal que mira al NO., y las otras dos al costado de la calle de Sta. Bárbara.

El de San Felipe Neri, construido en 1839 por el joven profesor D. Mariano Marcoartu, en el solar del conv. de aquella advocación, tiene 4 entradas, 2 por la calle de Bordadores, y las otras 2 por la de las Hileras; á pesar de la buena construcción y comodidad de este mercado , se ha manifestado siempre gran resistencia por los vendedores para colocarse en é l , por cuva razón se halla cerrado y sin uso alguno. En el mismo edificio se halla el pasage’ó galería llamada también de San Felipe, construida en la misma época y bajo igual dirección tiene 3 e n t r a d a s , una por la calle de Bordadores, otra por la de las Hileras y otra por el centro de la fachada de la plazuela de Herradores, la cual comunica interiormente con el mercado de que acabamos de hablar tiene la galería 240 pies de long. su pavimento es de losas cuadradas, y la cubierta cerrada por cristales á cada uno de los lados hay tiendas, en las que se venden objetos de quincalla, estampas y otras frioleras , y están destinadas algunas para gabinete»de lectura de periódicos, imprentas, talleres de sastres y despachos de algunas empresas de transportes ó diligencias. El mercado del Caballero de Gracia, situado en el solar del que fue conv. de monjas del mismo nombre, fue construido en 1840 por dirección de los arquitectos D. Anival Alvarez y D. Narciso Colomer tiene 2 entradas, una por la calle del Caballero de Gracia y otra por la de San Miguel estuvo ocupado algun tiempo por los puestos de comestibles á que está destinado, y á pesar de la i n m e n sa ventaja que ofrecía y de su buena distribución, se han visto desaparecer aquellos, y en su lugar existe un establecimiento tipográfico. El cuarto se halla en la calle de los Tres-peces, construido con mucha sencillez , y útilísimo para el decente servicio de los barrios en que se halla.

El siguiente estado manifiesta el número de cajones y t i n glados para los puestos que tiene cada una de las plazuelas y mercados.