SEGURA

v. cou ayuntamiento, cabecera del partido judicial de su nombre (el juzgado reside en» Montalban, 2 leg. de -dist. de aquel pueblo) eu la provincia de Teruel (12 leg.), diócesis y audiencia terr. de Zaragoza (14) y ciudad g. de Aragón. El pueblo que nos sirve de epígrafe para este art. presenta en el dia las señales indestructibles de la guerra civil montones de escombros y de ruinas testifican por todas partes los estragos que durante aquella época desastrosa para la nación sobrevinieron á este pueblo , que fue completamente destruido por convenir asi á los intereses de uno de los partidos beligerantes; solo quedó como testigo del llanto de tantas familias , que en un dia perdieron su fortuna y la de sus hijos, un elevado cast.

que á su vez fue reducido á escombros por otra de las partes contendientes. Pacificado felizmente el pais se pensó en reedificar á Segura, pero lo que fue aniquilado en pocos momentos necesita muchos años para que vuelva á su primitivo estado asi pues, los edificios que hoy se están levantando , y que dan nombre al pueblo, se encuentran SIT. á 1 leg. N. de uno de los nacimientos que dan origen al rio Martin, en una colina perfectamente ventilada; goza de un CLIMA saludable, pero muy frió. Tiene en la actualidad (1848) de 80 á 100 CASAS de regular construcción, y el ayuntamiento se ocupa en levantar un edificio para los usos de la corporación con cárcel para el juzgado; la iglesia parr., que estaba dedicada á San Juan Bautista , se halla a medio reedificar, y su curato es de término y de concurso y provisión ordinaria; en el dia se ha habilitado un pequeño edificio para el culto de los fieles. Confina el término municipal por el N. con el de Maicas ; al E. con el de Armillas; S. Vivel, y O. Torrecilla del Rebollar; hay en él algunos manantiales de buenas aguas y el tan célebre que da nombre á los baños de Segura, que aunque muy concurridos se encuentran en mal estado por haber sido destruidos cuando el pueblo. Ei TERRENO participa de llano y monte; tiene algunos trozos de regadío y algún arbolado de pinos y retoños de carrasca, varios arbustos, monte bajo y pastos. Los CAMINOS generalmente son de herradura; y aunque á Segura llegan carros, es con bastante dificultad y no poco riesgo. El CORREO se recibe de la cap. de»la provincia tres veces á la semana PROD.

trigo, legumbres y algún azafrán; hay ganado lanar cuyo vellón es muy estimado por su íinura, y caza no solo menor sino de ciervos que se crian con abundancia, PORL.  hoy apenas cuenta esta v. con 100 v e c . ; la matrícula catastral de 1842 le asigna 102 y 407 almas; antes de su destrucción ascendía el número de aquellos á unos 400 y el de estas á cerca de 2,000. La RIQUEZA IMP. consiste en 82,238 reales

HISTORIA. Esta población ha sido muy célebre en la guerra civil seguida á la muerte de Fernando VIL Hasta la ultima época de aquella no ofrece sin embargo cosa remarcable.

Fue muy de notar entonces el ardid de que se valió el célebre caudillo carlista D. Ramón Cabrera, para completar la fortificación de Segura sin SEB atacado por las tropas de la reina. Supo que Van-Halen habia puesto en movimiento parte de sus tropas para efectuarlo entonces fingió Cabrera una carta en nombre de cierto sugeto del pais, reputado por adicto de la reina, y la dirigió por medio de un espía á dicho general con todas las precauciones necesarias, avisándole que Cabrera iba á atacar á Onda, lo que hizo aparentasen al mismo tiempo algunas de sus tropas.

Esto pudo distraer algún tanto la resolución de Van-Halen dando lugar á que las fortificaciones se completasen (marzo de 1839). Pronto sufrió esta fort. los mas recios embates de las tropas de la reina, pero sus valientes defensores supieron sostenerla con el mayor denuedo. Fueron notables el arrojo bizarría con que el 23 de marzo se disputaron entre Carera y Ayerve las posiciones tan fuertes que ofrece el camino de Cortes á Segura, robustecidas con gran número de parapetos. El 6 de abril Van-Halen y Ayerve hicieron un reconocimiento sobre Segura , y Cabrera» distrajo nuevamente su atención, llamándola sobre Villafamés. Él fuerte de Segura era considerado como de la mayor importancia, y del éxito de su conquista se hizo depender la suerte del reino de Aragón.-, mas cuanto fueron grandes los esfuerzos del general deja reina para conseguirla, tanto lo fueron los de Cabrera y de su distinguida guarnición para conSEBvarlo. En 18 de febrero’de 1840, ocurrió entre esta guarnición una escisión que dio por resultado inmediato, la muerte del gobernador D. M. Macipe, el mayor de plaza, y otro oficial que los acompañaba. En 23 se «presento delante de este fuerte el duque de la Victoria, practicando un detenido reconocimiento, y disponiendo las operaciones del sitio. Cinco baterías rompieron el fuego á las dos de la tarde del 27 contra las fortificaciones y cesaron llegada la noche habiendo tocado á parlamento los sitiados el 29, dias de Espartero, tomó este posesión de la plaza, habiéndose rendido á discreción sus defensores en número de 273 individuos de tropa, 14 oficiales, y su gobernador interino, nombrado por los amotinados del 18, D. José Méndez, capitán del6.° batallón de Aragón.

ZESNAR (FUENTES DE)

cortijada dependiente en lo civil de la jurisd. de Algarinejo , partido judicial de Montefrio, y en lo eclesiástico de la feligresia de la puebla de Zagra que lo es del de Loja, provincia y dióc de Granada (40 leg.). SIT. á la falda de una sierra llamada del Alcornocal, dist. 4 4/2 leg. de Algarinejo, 3/4 de leg. de Zagra, y 3 de Montefrio ; tiene 470 CASAS formando una calle informe; una pequeña iglesia (San Isidro), servida por un teniente de la parr. de Zagra; las ruinas de un ant. castillo , la dehesa del Alcornocal que labran los moradores pagando un canon al fondo de propios de Algarinejo, y un abundante venero de aguas dulces, limpias y saludables, que después de beneficiar con sus riegos unos cortos terrenos que se hallan á su descenso, se confunden á un tiro de fusil del S. de la población con las del caudaloso Genil. PROD. trigo, cebada , garbanzos, habas, lentejas , yeros , escaña, maiz, habichuelas, uvas, higos y aceite ; caza de perdices, conejos y liebres, IND. la agrícola y un molino harinero, POBL. 424 v e c , 1,692 alm

ZAYDA (LA)

Lugar con ayuntamiento de la provincia, audiencia terr. y diócesis de Zaragoza (8 leg.), partido judicial de Pina (4) SIT. ala der. del Ebro en una pequeña altura á la márg. izquierda del r. Aguas,cerca de la unión de los caminos de Zaragoza á Alcañiz , y de Sástago al mismo pueblo de la Zayda, a 1/2 leg. de distancia del Ebro , en porción batida por los vientos E. y O.; con CLIMA algo trio , siendo las enlennedades comunes tercianas y dolores de costado. La población que cuenta 45 CASAS , inclusas las del ayuntamiento y cárcel; uua torre ant. de moros, con iglesiaparr. (San José) de entrada, servida por un cura párroco de patronato particular y un cementerio contiguo á la referida torre tiene una vista agradable por dominar toda la huerta. Hay en el centro de la población una torre octogonal, que hubo de servir de telégrafo ó atalaya en otro tiempo; puesto que en el monte Itomana a 1/2 leg., y en Matemala ó Mataomala á una leg. de dicho pueblo hay otras dos torres y otra en el monte de Jelsa. El término confina por N. con el de Quinto; E. Sástago; S. Azaila (provinciade Teruel, y O. Codo. En su radio y á corta dist. hacia el O. se encuentran ruinas de un cast. y segura algunos de un pueblo llamado Cultera ó Colera, llaman á aquel punto la Torraza y en él se descubren los cimientos de algunas casas dicese en el pais que allí vivian los cristianos cuando La Zayda estaba habitada por los moros también hacia el E. había otro ú otros edificios denominados Alcalá de Romanos; pero tan solo existen cimientos. Próximo este L. del r. Aguas, lindando su término con el Ebro , su situado, esto no obstante, era muy desagradable por falta de riego , así se veía reducida su cosecha y en disminución siempre el número de sus habitantes con este motivo pensó el vecindario en proporcionar riego á sus agostados campos, que daban escasa cosecha de trigo, cebada y vino, sin mas arbolado que unos pocos olivos, algunas moreras, chopos y e s pinos.

Tenemos á la vista el plano de las obras , que deben quedar concluidas en setiembre de este año (1850) y por una rueda movida por el agua con un sistema ingenioso y sencillo se conducirá el agua del Ebro por meuio de una presa bastante prolongada á2 acequias, que harán muy productivo el terreno , que hoy presenta tan escasos productos comprometióse á ia realización de este trabajo nuestro particuialar amigo D. Antonio deEchaniz, de quien ya hemos habladoen la pág. 649 col. 2.a de este tomo, auxiliado de otro compañero, y desde luego puede decirse que las fincas han tomado un valor considerable aun sin haber terminado la obra. De creer es que estos mismos campos fueran regados en otros tiempos ; se descubren todavía los vestigios de una presa, y las ruinas de un grueso murallon y noriales el s r . Echaniz y su compañero al comprometerse á regar el terreno , que han de fertilizar las acequias obtuvieron del pueblo la concesión de la sesta parte de sus cosechas nosotros que conocemos al Sr. Echaniz tenemos la mas fundada espeíanza deque la obra se llevara á término feliz y que la población y los empresarios sacaran recíprocas ventajas.

El CORREO se recibe de Quinto por balijero tres veces a la semana, PROD..- trigo , cebada, avena, vino y pocas legumbres; mantiene ganado vacuno, IND. la agrícola, POBL. oficial 20 v e c , 93 almas CAP. PROD. 571,290 reales IMP.  34,000.

CONTR.  6,71L.

ZAYAS DE BASCONES

I. con ayuntamiento en la provincia de Soria (42 leg ) , partido judicial del Burgo (3), audiencia terr. y ciudad g. de Burgos (16j, dióc deOsma(3) SIT. en llano con buena ventilación y saludable CLIMA ; tiene 30 CASAS ; la consistorial; escuela de instrucción primaria, frecuentada por 15 alumnos , á cargo de un maestro dotado con 17 fan. de trigo.

Confina el término con los de Alcubilla , Zayuelas, Rejas y Zayas de Torre; dentro de él s e encuentran varios manantiales y las ruinas de la ermita de San Bartolomé el TERRENO bañado por un riachuelo es de mediana calidad ; comprende un monte de encina y roble, CAMINOS los locales, CORREO.- se recibe y despacha en el Burgo, PROD. cereales, legumbres, hortalizas, leñas de combustible y buenos pastos con los que se mantiene ganado lanar, vacuno, yeguar y de cerda; hay caza de perdices, conejos y liebres; pesca de barbos y cangrejos, POBL. 22 vec, 86 almas CAP. IMP. 34,769 reales 48 mreales

ZARAGOZA

ciudad conayuntamiento ,cap. délaprovinciacivil, intend.arz. de su nombre, de la aud.terr., ciudad g. y com. g. de artillería de Aragón, de su partido judicial dividido en dos juzgados de 1″* instancia y residencia en fin, de las demás dependencias correspondientes á una población de su clase.

SITUACIÓN Se halla entre los 41° 38′ 19″ delat. N. y 2 o 471 21″ de long. E. de Madrid, tomando por base el monast.

de Sta. Engracia. Su posición, en la marg. der. del caudaloso Ebro, es la mas pintoresca que puede imaginarse, contribuyendo á embellecerla su frondosísima vega fertilizada por el benéfico influjo de dicho r . , el Jalón, el Huerva y el Gallego, y por el magnífico canal Imperial de que ya tantas veces hemos hablado. La inmensa llanura en que se encuentra, limitada al N. y S. por dos bajas cordillera que corren paralelas al Ebro, está sembrada de multitud de árboles de varia-; especies, de espesos arbustos y de álamos piramidales, que á manera de cipreses parace quieren conducir á un respetuoso monumento; viéndose también en ella multiplicadas casas decampo y de recreo, donde el hombre se estasía y el alma recibe una espansion grata y saludable. En medio de este delicioso bosque de olivos y árboles frutales se levanta la inmortal ciudad de Zaragoza, presentando á lo lejos á la vista del viagero observador los lucientes chapiteles de sus altas torres y grandiosas cúpulas, desde las cuales se divisa un magnífico y dilatado horizonte, que termina al N. en las nevadas cimas de las sierras de Jaca , estendiéndose por el O. hasta los lejanos montes de Castilla.

CLIMA. El de esta ciudad es bastante desigual y destemplado, ácausa de los vientos que en ella reinan con frecuencia, los cuales suelen producir en las estaciones de primavera, otoño y aun en el estio , bajas considerables de temperatura, llegando á observarse diferencias termomélricas de cuatro, seis y 8 grados, en el transcurso de un corto núm. de horas y á veces en un solo día. Las frecuentes lluvias, nieves y tempestades , en sus épocas propias, sobre las vecinas sierras de Guara, Pirineo y Moncayo, situado alNE., N. y NO.de la población, son el fecundo origen de las repentinas y violentas variaciones de temperatura , que accidentalmente esperimenta cada una de las estaciones indicadas. Sin estas poderosas y frecuentes causas, su clima seria mas templado é igual, puesto que el termómetro de Reaumur rara vez desciende mas de 3 grados, ni se eleva sobre 30 ; cuyas temperaturas pueden formar el tipo de mayor calor y frió, en los solsticios de sus correspondientes estaciones. Por lo demás, las lluvias suelen ser frecuentes en primavera y otoño, no menos que las tempestades en estío y nieblas en invierno, debido a la protección que á la acción de estos fenómenos atmosféricos dispensan, con su afluencia de aguas, los r. Ebro, Gallego, Jalón y Huerva, el canal Imperial, y la abundancia de acequias madres que fertilizan su dilatada campiña.

\IENTOS. Los dominantes pueden referirse á tres y contraerse mas especialmente á dos , que son; el NO. y SE. llamados por el vulgo Cierzo y Bochorno. El primero, mas frecuente en otoño, invierno y primavera que en el estío, es también mas constante por lo común que el segundo, el cual es generalmente observado en estío, y de raenos duración que aquel el tercero es el verdadero N. que reina pocas veces, siendo los demás menos frecuentes todavía.

Si bien la baja de temperatura que suele ocasionar el viento NO., unida á su frecuencia y constante duración, se ve proteger el desarrollo y la acción de algunas neumonías, catarros , reumas, espasmos y otros afectos fluxionarios, que se observan aparecer y acrecentarse bajo su influyente egida, la propiedad escitante del oxígeno en que abunda, no* solo estimula, vigoriza, activa y completa el desempeño de las funciones generales en los individuos sanos, tonizando ]a¡ fibra contráctil, sino es que depura el aire respirable de una* atmósfera sobrecargada de miasmas deletéreos, que una estensa y feraz campiña, una afluencia considerable de masas de agua, y un gran número de hab. pueden producir. Es tamuien de notar que en la epidemia de 4834 , en tanto permaneció la atmósfera colérica y ejerció su influencia sobre e s ta ciudad , dejó de dominar dicho viento,frió y seco por lo común , presentándose tan pronto como desapareció aquel/a, ó tal vez pueda decirse con mas exactitud , que la desaparición déla epidemia tuvo lugar tan luego como dominaron e s tos vientos. El viento SE. aparece frecuentemente en estío, lo cual le hace cálido, soliendo ser en todo tiempo menos frió* y mas húmedo que el NO. Estas condic iones , induciendo mayor espansion en los líquidos de la economía y relajación de* su hebra contráctil, predispone á lasafecciofles febriles ó i n flamatorias por dieba causa producidas , así como á las gástricas, biliosas, comatosas, flujos de sangre y otras, é induce la languidez y abatimiento físico, consiguiente á su mododtí obrar; observándose asimismo menos pura la atmósfera durante su dominación, que con la influencia del NO., por cuya causa es considerado este mas saludable que aquel por reglageneral.

Enfermedades. Apesar de lo que hemos espuesto , relativo al clima y vientos reinantes en Zaragoza, y de que á primera vista parece ofrecer un vasto campo de causas?

suficientes para constituir un suelo endémicamente insalubre, dista esto tanto mas de la exactitud, cuanto que la constante observación manifiesta que esta ciudad es hasta tai punto saludable, que carece muchas veces de la justa proporción correspondiente, entre el número de enfermos existentes y el que debería haber, según la población de que consta,- no siendo tampoco muy frecuentes las enfermedades epidémicas y contagiosas, relativamente á otros pueblos de c r e cido vecindario. Entre las enfermedades esporádicas puede decirse que son las mas comunes las citadas en el párrafo’ anterior, sin que por esto se deba atribuir el desarrollo de su mayor número al influjo de los vientos, debiendo solamente concederse, que varias de las dolencias que se padecen, se observan por lo regular, bajo las modificaciones que induce la diversa temperatura y condiciones de los vientos, de que hemos hecho mención.

INTERIOR DE LA POBLACIÓN Y SUS AFUERAS. Recintos. Muy bien puede decirse que la ciudad de Zaragoza ha tenido hasta el día 4 recintos enteramente diferentes el uno del otro. El pri-mero fue el que comprendió la ant. Salduba, cuya primitiva población parece haber sido muy reducida; algunos sin embargo, la han querido estender hasta Zaragoza la Vieja en las inmediaciones del Burgo, pero esto no ofrece verosimilitud alguna, atendida la larga dist. de 2 leg. en que dicho pueblo se halla. El segundo recinto era el llamado de Cesar Augusto, colonia inmune de su conv. jurídico, el cual mas bien que fundado fue ampliado por el emperador Octaviano Augusto. Consérvanse aun restos de las 2 murallas que lo circundaban, la primera de las cuales era de piedra y argamasa con torreones y 7 almenas, y en ella había 4 puertas para el ingreso á la ciudad, mirando á los 4 puntos cardinales.

Al E. se hallaba la del llamado Arco de Valencia; al N. la del Puente, hoy del Ángel; al O. la de Toledo, en el día Arco del mismo nombre, y al S. la de Cineja ó Cineraria.

Abrazaba, pues, este recinto todo lo comprendido en el círculo elíptico que forman dichas 4 puertas, ó lo que es lo mismo, desde la puerta de Valencia ó plaza de la Magdalena en dirección al monast. del Sepulcro, siguiendo al Ebro hasta la puerta del Ángel; desde este punto continuaba la línea de demarcación por la capilla de San Agustín del Pilar hasta San Juan de los Pañetes ó palacio de la Azuda, inmediato al Arco de Toledo, y dirigiéndose después por el Mercado, calle de la Albarderia, Coso (antes Corso ó Carrera esterior) hasta el Arco de Cineja, iba á encontrar por último la referida puerta de Valencia; de suerte que la ant. ciudad apenas era una mitad de lo que es en el dia. La segunda muralla, que corria por los lím. que hoy marca la población moderna, era de ladrillo, como se ve por algunos torreones que todavía se observan desde la puerta dei Sol hasta la espalda del que fue conv. de San Agustín, y cuya construcción solidísima, de un ladrillo y trabazón particular, revelan sino la época de Augusto, á lo menos la de los emperadores posteriores, antes de apoderarse los godos de Cesar Augusta. El tercer recinto se compuso con la parte de ciudad agregada desde el monast. del Sepulcro, que se estiende por el Oriente, hasta la puerta del Carmen, según lo indica la segunda muralla con torreones, cuya mayor parte se conservan, y cuyo aumento parece ser del tiempo de la dominación de los godos. El cuarto recinto por último, comprende todo lo que media desde la calle de Sta. Fé y Mercado, hasta el Portillo que abraza la estensa parr. de San Pablo, unida al resto de toda la actual c , incluso lo edificado por los moros. La líuea de demarcación de este recinto, en el cual existen actualmente 8 puertas, empieza en la llamada de Sta. Engracia, siguiendo la corriente del r. Huerva hasta llegar á la puerta Quemada; desde aqui continúa por la del Sol y la del Ángel, dejando al frente de la primera el barrio estramuros de las Tenerías; dirigese en seguida, siguiendo ya la línea del Ebro, por la puerta de la Tripería ó sea de San Ildefonso y la de Sancho, y pasando finalmente por las del Portillo y el Carmen, va á buscar de nuevo la puerta de Sta. Engracia, punto de donde habia partido.

P U E R T A S . De Sta. Engracia. Con el objeto de honrar y dejar á la posteridad una memoria de los terribles asedios que sufrió Zaragoza durante la guerra de la Independencia, se sirvió disponer el rey, por real orden de 3 de julio de 4819, que los productos de los derechos de 2 reales vn. impuestos sobre cada a. de azúcar y cacao á su entrada en dicha ciudad, se destinasen á la construcción de una puerta decorosa en el sitio llamado de Sta. Engracia, que testificara en las ruinas del mismo punto, la fidelidad y constancia de sus hab.; determinando al mismo tiempo que el sobrante de aquellos productos , concluida que fuese la puerta, se aplicara á la creación de una cátedra de mineralogía en la Real Sociedad Aragonesa. Comenzada en efecto su construcción en el año de 1830, continuó con bastante lentitud á consecuencia de las vicisitudes políticas, que obligaron á emplear estos fondos en otros objetos de mayor urgencia; por manera que en el de 1835 quedó enteramente suspendida esta obra, cuya forma, según el plano presentado para su construcción, es la siguiente. Tres ingresos en los centros de otras tantas calles de árboles, que desde la del Coso siguen paralelas hasta la misma puerta sobre un zócalo de G palmos, deberán elevarse columnas de 43 de orden dórico con su correspondiente cornisamento en toda su estension, que es de 160 palmos, y sobre la cornisa y banquillo del centro un cuerpo ático, coronado de un escudo de armas reales con trofeos militares. Las puertas colaterales, ya constiuidas, son mas angostas que la del centro, estando sin embargo las impostas de los tres arcos en una misma línea horizontal •. estas dos puertas se hallarán adornadas de pilastras disminuidas, con entrepaños almohadillados, teniendo por remate grupos de trofeos romanos en los espacios de los intercolumnios del cuerpo del centro deben colocarse dos estatuas en el frente esterior, que representarán la agricultura^ navegación, y otras dos en el interior que figurarán el comercio y la felicidad pública; y finalmente, sobre ellas y en los targetones del cuerpo ático, inscripciones alusivas á la heroica defensa de Zaragoza. Encargado el ayuntamiento constitucional de esta ciudad por decreto de las Cortes, sancionado por S M. en 27 de julio de 1838, de la continuación de la obra de que nos ocupamos, y adjudicados al mismo los productos destinados á dicho objeto, nada ha podido adelantarse en ella por efecto acaso de las circunstancias de la última guerra civil; pero es muy probable que esta corporación atienda en lo sucesivo con el ce’o que la distingue, á tan importante mejora de ornato público, poique seria una lástima que después de haberse invertido en ella 672,175 reales 8 mreales hasta el mayo de 1835, en que se suspendió su continuación, no se viese por fin completado tan glorioso recuerdo para los defensores de la ant. César Augusta, en sus dos memorables asedios por los ejércitos del vencedor de Austerliz y Jena, tanto mas cuando puede asegurarse, que está ya hecho el mayor gasto de la obra, y hay grandes acopios de piedra, empezada á labrar para su conclusión.

Puerta del Ángel. Se halla al NE. de la cap. en la plaza de La Seo, dando frente al puente de piedra sobre el r. Ebro, y á las carreteras generales de Cataluña y Francia Por el mal aspecto que presentaba, puesto que solo se componía de una entrada mezquina , por su diformidad y por encontrarse ruinosa , se derribó hace pocos años; pero según se nos ha asegurado, están ya construidos mucha parte de los cimientos para la nueva puerta, cuyo pl3no hemos tenido ocasión de ver y examinar personalmente. Consta de 3 entradas, una en el centro para carruagesde arco de medio punto de 16 pies de luz y 32 de altura , y dos postigos colaterales de arcos adintelados de 10 pies de luz y 20 de elevación , estando coronadas con la imposta del arco del centro y con dos medallones de colgadas talladas sobre las pilastras generales que se levantan en un zócalo de 4 píes de altura , corre un cornisamento dórico coronado por un banquillo, en el cual y á peso de las puertas colaterales, descansan dos competentes grupos de escultura, representando ^s armas de Aragón entrelazadas con geroglíficos de agricultura , artes y comercio. Sobre dicho^banquillo y portada del centro se eleva un cuerpo ático con su medallón para una larga inscripción, coronando toda la obra un escueto de escultura con las armas de la cap. El todo de este edificio compone 66 pies de long., 13 de lat. ó espesor, y sobre 76 de altura.

Puerta Quemada. Se halla al SE. de la población y no contiene mérito alguno artístico. La etimología de su nombre proceed de que en aquel sitio se quemaban los cadáveres de los que eran decapitados en lo antiguo por el tribunal de la Inquisición. Fue destruida enteramente en la guerra de la Independencia, de manera que en la actualidad esta entrada se asemeja mucho á la puerta de una cochera.

Puerta del Sol. Sit. al NE. de la c consta de un solo arco de piedra sillería de bastante elevación; hallándose acribillado de infinidad de balas recibidas en la guerra de la Independencia , sin que tenga ningún otro mérito particular.

Puerta de la Tripería. Se encuentra al N.de la población; es de un solo arco sin mérito alguno, mas que su antigüedad.

Contiguo á esta puerta está el palacio de San Juan de los Pañetes ó sea el ant. llamado de la Azuda, sobre el cual se elevan algunos torreones; siendo tradicional que todavía se conserva el en que firmó la capitulación el rey moro con D. Alonso el Batallador, en 18 de diciembre de 4118.

Puerta del Portillo. Sit. al O. de la ciudad.- es de un solo arco de ladrillo, bastante elevado y de un mérito regular.

Fue construida después de la guerra de la Independencia, por haber sido totalmente destruida durante la misma , la que habia anteriormente. Frente á esta puerta ocurrió, según piadosa creencia, la aparición de la Virgen del Portillo en el año de 1119.

Puerta del Carmen. Se halla al SO. de la población, habiéndose denominado en lo antiguo de Baltax. Consta de un arco de piedra de bastante altura, con algunas molduras y adornos. También padeció mucho en la guerra de la Independencia, por lo cual está acribillada por un considerable número de balas.

Puerta de Sancho. Se encuentra al NO. de la c , y no tiene mérito alguno artístico. Ademas de las puertas de que hemos hecho mención , hay dos postigos, el uno llamado de Soucal, que comunica al Ébro por la calle de Predicadores, y el otro titulado del Ángel junto á la puerta de este nombre, que está cerrado hace ya algunos años. En lo ant. tuvo también otro junto á San Felipe, que salia al nuevo de César Augusto, y por último la puerta de Monserrate, situado al E. de la c , que se halla tapiada en el dia.

CASAS. Esta c , apesar de las transformaciones que ha sufrido, conserva aun la forma elíptica que á lo largo del Ebro le dieron los romanos. El aspecto esterior de las casas ha continuado en el mismo estado que tenían desde su primitiva fundación, debiendo esceptuarse sin embargo muchas de las casas derruidas por el plomo enemigo en la guerra de la Independencia, que después se han reedificado con mejor gusto y mayores comodidades. Comprueba esta verdad la hermosa calle del Coso, que es donde mayor número de edificios nuevos se advierte; la del paseo de Sta. Engracia; la de San Miguel y la de la Soledad ; distinguiéndose en la primera muy particularmente las casas de D. Gerónimo Martin, D. Agustín Quinto, D. Pascual Liñan, D. Vicente Ibañez, D. Antonio Ballesteros , D. José Marracó , D. Antonio Luzan, D. Juan Bruil, marqués de Navianos, conde de Fuentes y la titulada de Tarazona en la segunda las de D. Joaquín Mairal, Doña Margarita Franchini, D. Felipe Almée y la que llaman de Doña toribía, y en las de San Miguel y la Soledad todas generalmente, hallándose estas ademas adornadas de hermosas azoteas y bonitos jardines. La mayor parte de las casas que componen la población son de tres pisos, las hay también de cuatro y aun de mayor número, y por lo regular contienen habitaciones cómodas y espaciosos, siendo sus portadas y patios desahogados y anchurosos. Seria muy conveniente por último que la Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de acuerdo con la municipalidad establecieran un plan uniforme y severo, á fin de que en lo sucesivo no se advirtiese la desigualdad que presenta en el dia el esterior de las fachadas en las nuevas casas que en adelante se vayan edificando, siendo también una de las mejoras que debieran adoptarse, la de no permitir bajo concepto alguno se coloquen en los rafes de los tejados las canales de metal en la forma que se verifica en la actualidad sustituyendo esta parte con conductos interiores, como se hace en Madrid y otras poblaciones aventajadas en cultura y civilización.

CALLES. El número de calles de que consta es de 213, las cuales forman una cruz perfecta dividida á manera de diámetros por dos largas carreras que atraviesan toda la o.i la primera empieza en la puerta de San Ildefonso situado en la parte del N., desde donde sigue por la calle de la Tripería al Mercado y Albardería, y continuando por el Coso y Piedras del mismo, termina en la puerta del Sol que mira al NE. la segunda parte de la puerta de Sancho al NO., y se dirige por la calle de Predicadores al antiguo arco de Toledo ; desde aquí sigue por las de la Platería, Sta. Cruz y Mayor, concluyendo en el arco de Valencia que da frente al E. Aunque la mayor parte de dichas calles son angostas y tortuosas, revelando con ello su antigua época, existen sin embargo algunas bastante r egulares como son las del Coso, Mercado, Mayor, San Gil, Cuchillería, San Pablo, San Blas, Armas y Predicadores; siendo de notar que todavía conservan sus propios nombres , las calles que componían los ant. barr. ocupados por los moros en las de la Meca, Azoque, Alfóndiga y Morería Cerrada ; y el de los judíos que principiaba en la parr. de San Salvador y se dirigía ala de San Gil, calle y plaza de la Verónica, terminando en lo que son ahora graneros llamados de la Ciudad. Consérvanse asimismo algunas vias ó comunicaciones subterráneas, ejecutadas en tiempo de la persecución de los cristianos, y algunos han querido designar un gran número de calles de esta clase, asegurando que por el rey llamado Abenalfaje , á quien se atribuye la construcción de la mezquita mayor, hoy templo de La Seo, se hizo practicar un subterráneo que conducía desde el castillo de la Aljaferia hasta la referida mezquita, y atravesaba á lo largo la mayor parte de la población, dirigiéndose por la calle de la Cuchillería, donde todavía se distinguen alguuos vestigios. Lo cierto es , que desde la capilla de Ntra. Sra. de las Nieves en la citada iglesia

de la Seo corre una bóveda subterránea por debajo de la puerta de la Pubostriaen dirección de la plaza de Sta. Marta; tres mas que paran en el cementerio de los Mártires, y otras tantas que deben terminar en la capilla de Ntra. Sra.

del Pilar; siendo con especialidad muy notable el subterráneo que se encuentia en la casa núm. 91 del Coso , propia de la familia de Asencio, el cual en la estension de 13 pasos regulares de long. con 10 de lat., se cuentan 10 columnas que forman como un templete rectangular las seis son redondas y las cuatro cuadradas, viniendo á ser su altura desde el suelo de unos 9 palmos y medio ; sus capiteles son muy toscos y sin adorno alguno, y á no ser porque en la parte superior terminan en cuadro, podrían considerarse como unos conos truncados; atribuyéndose por último toda la obra, según el remate de dichas columnas, al tiempo de la dominación agarena.

PLAZAS. Cuéntanse en Zaragoza 38 plazas, entre las cuales es la principal la de! Mercado, llamada en lo ant. Plaza del Lino •. su forma es cuadrilonga , y si bien los edificios de que se compone denotan una antigüedad tan estraordinaria que parecen amenazar una próxima ruina , tiene no obstante comenzado un porche nuevo con arcos de medio punto de piedra sillar, bajo cuyo modelo ha de continuar todo el resto; y aquí no podemos menos de invitar al ayuntamiento para que por todos los medios que estén á su alcance , ponga fin cuanto antes á tan grandioso y útil proyecto. Esta plaza es la que mas surtida se halla de mercaderías de todas clases, de caza, frutas y hortalizas, en tales términos que puede cons iderarse como una de las mas abundantes que se conocen.

También merecen particular mención la plaza del Pilar, de figura cuadrilonga y la mas estensa de la c . , estando destinada principalmente para la venta de pescados salados y corderos; la de Sta. Marta en que también se venden frutas y hortalizas; las de la Magdalena y San Felipe dedicadas á la venta de carbón ; la de Sto. Domingo á la de cabal/erias, y la de San Fernando ó sea la de la^Constitucion, que es el punto de recreo mas concurrido de la cap.

Al hablar de esta plaza debemos aconsejar igualmente al ayuntamiento, coloque la lápida que simboliza las libertades españolas en otro punto, ó cuando menos de una manera mas conforme y decorosa, porque no parece muy digno de la ciudad de César Augusto y de tantos héroes aragoneses, se mire con tanta indiferencia el emblema de su libertad. La limpieza de las calles y plazas está á cargo del presidio peninsular mediante contrata, y para cuyo objeto tiene el ayuntamiento

consignados en su presupuesto de 1850 la cantidad de 12,000 reales Corresponde ahora presentar un dato curioso , una relación por orden alfabético de todas las calles y plaza» con espresion del número de edificios tanto productivos como improductivos. (Continua en el original)

YECLA

partido judicial de entrada en la provincia de Murcia. S compone de la v. que lleva su nombre y la de Jumilla , que en lo eclesiástico pertenecen á la dióc de Gartagena, en lo judicial á la audiencia terr. de Albacete y en lo militar á la ciudad g. de Valencia. La distancia entre los dos pueblos que componen el partido etciudad, y los datos de población, riq., contr. y demás pormenores estadísticos, aparecen en los estados siguientes (Ver en el original)

SIT., CLIMA Y VIENTOS. Sit. en el lim. N. de la provincia lindando con la de Alicante y Albacete ; el clima es benigno y goza de un temperamento frió , pero muy sano , debiendo advertir que Jumilla y su término está bajo la influencia de un temple particular, pues no es tan cálido como Fortuna y Cieza , ni tan frió como Yecla, ni tan destemplado como los demás pueblos que cercan al partido por E., N. y 0 . Los vientos que generalmente reinan son, en primavera y otoño los del Ó., muy fuertes pero muy sanos en el invierno el 0 .

bastante frío , y de E. con el que generalmente llueve ; en el estio reina el SE. muy caloroso, y que según la constante esperiencia limpia la atmósfera y desvanece las lluvias ó tempestades. El estado atmosférico en general es seco y en el estio muy propenso á piedra.

C O N F I N E S Ó L Í M I T E S . L O S tiene este partido por el N. con los term. de Caudete y Almaosa, partido judicial de este nombre en la provincia de Alicante; por el E. con los del Pinoso, Salinas y Villena , partido de este nombre y la anterior provincia ; por el S. con los de Abanilla , Fortuna , Abaran y Cieza , partido de este nombre, y por el 0 . con los de Montealegre, Chinchilla y Hellin provincia de Albacete. La estension de Ñ. á S., es decir, del término de Almansa al de Abanilla es de unas 9 leg. y de E. á 0 . varia, siendo la mayor dist. unas 8 leguas.

M O N T E S Y S U S A C C I D E N T E S . Las principales montañas de este partido, tienen su entrada en el término de Yecla por la parte oriental; la sierra de Salinas se introduce en el término

de Villena , en donde se enlaza con otras. A poca distancia en dirección de Yecla está el monte del Serratejo, declives como la anterior y el Serral que forman dilatadas cordilleras, el primero con los montes que se dirigen por la der. de la garganta del camino para Villena, y enlazándose con otras van á concluir en este partido El Serral gira hacia el S. y uniéndose con las lomas llamadas las diferencias, va á terminar cerca de la sierra del Carche en las Pasas, proximidad del lim. divisorio del término de Jumilla. Los altos de Caudete están inclinados al N. y entran en el término de Yecla formando cordillera trasversales con declives al S. y al N., y van á espirar por e! 0 . en la sierra del Cuchillo, enlazándose por el E. con el cerro del Fato, cerca de la jurisd. de Villena. Por el N. del nart. están situado los montes ó lomas de Tobarrillas que se enlazan con otros que pasan á Almansa, teniendo sus declives al S. y al N. Por el N0. las lomas de Moratilla van hacia Montealegre ; por el SE. la sierra del Buey toma la dirección de Jumilla con declives al S., N y E. Al SE. la sierra del Carche entra , procedente de Jumilla, en dirección del término de Yecla , teniendo sus declives al N. y OE. En Jumilla , si nos colocamos en la cúspide del monte del Castillo, que resguarda la población en el lado N., veremos dos cordillera de montañas que se prolongan de E. á O., y aunque entre ellas media cerca de una leg. de distancia, como que de ambas se desprenden diversas ramificaciones de lomas , queda ocupado aquel espacio intermedio , hasta el punto donde se asienta aquella población, por montes y estrechas cañadas. Vuelta la vista al Occidente se descubre una llanura en figura de un cono truncado, cuya base es cortada por una curva que forman de E. á O los montes intermedios llamados del Buey, los Hermanillos, montes del Oro y del Castillo. A la parte E. de la sierra de Sta. Ana, declive al N . , se ve descollar considerablemente la sierra del Carche que es otro ramal desprendido de aquella montaña; esta sierra tiene unas hendiduras que la cortan desde su cima al centro , dejando penosas subidas poblabas de mucho follaje.

Siguiendo la dirección de la montaña de Sta. Ana, en la partc’que forma medio arco . hay un recodo sombrío dando vista á Jumilla en el cual se halla»el conv. de aquel nombre, cuyas pequeñas huertas se riegan con el agua de un escaso manantial que brota en el mismo sitio. Todos los montes del partido están vestidos mas ó menos de pinos, encinas, otros árboles y arbustos , sin escasear en ellos plantas aromáticas, cuya clasificación seria interminable. Encuéntranse en ellos escelentes canteras de piedra de diferentes clases y varias de cal.

Hay en el partido diferentes fuentes ó manantiales de aguas potables. En Yecla hay 3 abundantes, cuyos derrames forman otras tantas acequias llamadas la Vieja , la Nueva y la de Sta. Maria de la Cabeza, con las cuales se riegan algunos terrenos y muelen varios molinos harineros. En Jumilla se encuentra el principal manantial de agua dulce llamada también la Vieja, al NO. del pueblo, cuyas aguas entran en un cauce que la dirige á varias presas donde nay 4 molinos harineros de una piedra, y con las que se riegan diferentes tahullas de tierra.

TERRENO , su CAIIDAD Y CIRCUNSTANCIAS. Entre todos los montes descritos anteriormente se forman diferentes cañadas de buen cultivo y muchos trozos de regadío. Las tierras generalmente son fuertes en demasía , y asi es , que solo dan grandes rendimientos cuando les asisten frecuentes y repetidas lluvias. Como en los dos art. de Jumilla y Yecía se describen con exactitud la clase de los terrenos que forman el término, nos creemos dispensados de volverlo hacer de nuevo por evitar inútiles repeticiones.

CAMINOS. NO hay en el partido carreteras generales, siendo los mas principales el que de Sax pasa en dirección de Alicante, el de Valencia , el de Murcia , el que va para Almansa, otro que conduce al Pinoso|y Villena; la travesía que se llama de Granada, la de Caudete y Montealegre; la vereda de los Serranos que entra en el término de Montealegre; el camino de Jumilla , el de Cieza, el de Madrid y diferentes veredas.

PRODUCCIONES. Las mas generales son , trigo de varias especies, cebada, centeno , avena, maiz y legumbres , azafrán, miel, barrilla, cáñamo, vinos en abundancia de escelente calidad y aceite ; la clase del ganado es lanar y cabrío y muy poco vacuno , y la caza de conejos , liebres y perdices.

La IND. está circunscripta á la agrícola), fuera de aquellos oficios mas indispensables á toda población de regular vecindario, y el comercio á la esportacion á Murcia y pueblos de la prov», de los vinos que se hacen en Yecla , loscuales van en progresión descendente por las muchas viñas que se han plantado en el Pinoso y otros puntos de la provincia de Alicante.

Celébrase en la cabecera del partido una feria anual que principia el 18 de setiembre hasta fin de mes ; los mercados son los miércoles de cada semana. En Jumilla hay otra feria de 15 días que empieza el 2 de octubre ; los mercados son los martes. Los art. de tráfico son géneros del pais, alfarería, vidrio, loza y alguna quincalla y ropas.

ESTADÍSTICA CRIMINAL. LOS acusados en este partido judicial

en el año de 1843 fueron 92 , de los que resultaron absueltos de la instancia 4 0 , penados presentes 79 , contumaces 3, reincidentes en el mismo delito 4, con el intervalo de_4 á 6 meses; de los procesados 25 contaban de 40 á 20 años, 49 de 20 á 40 y 48 de 40 en adelante; eran hombres 83 y mujeres 9 ; solteros 48 y 44 casados; sabían solo leer 4 4, leer y escribir 47, carecían de instrucción 64; ejercían ciencias ó artes liberales 5 y 87 artes mecánicas.

En el mismo período se cometieron 25 delitos de homicidio y heridas con 3 armas de fuego de uso lícito , 2 de ¡licito, 4 armas blancas permitidas , 2 prohibidas, 5 instrumentos contundentes y 4 instrumentos ó medios no espresados.

YECLA v. con ayuntamiento, adm. de rentas subalterna y cabecera

del partido judicial de su nombre en la provincia de Murcia (4 2 leg.), en la cual reside la silla episcopal de Cartagena, á cuya diócesis

pertenece, audiencia terr. de Albacete (42) y ciudad g. de Valencia (48) SIT. en el límite N. de la provincia en la falda del monte Castillo; su CLIMA es frío y propenso á catarros pulmonares en el invierno y calenturas inflamatorias y biliosas en primavera tiene 2,690 CASAS, la generalidad de ellas de dos f)isos y con las distribuciones convenientes para los usos de a agricultura; 3 plazas, la de la Villa , la de la Iglesia Nueva y la del Convento; la primera en el centro del pueblo, con soportales en dos de sus frentes; las salas capitulares; en cuyos bajos está la cárcel y el edificio antiquísimo del pósito, en el que se custodian en ciertos casos algunos presos.

En la Iglesia se encuentra el templo parroquial, es de orden corintio, construido á espensas de los veciudad; tiene la misma planta que la catedral de Murcia. Las calles de la v. son cómodas desde la plaza de la Constitución y las que pasan de E. á O., anchas y de buen piso. Hay 2 establecimientos de beneficencia, uno el hospital, de escasas rentas, y el otro la casa de Misericordia, fundada en 4 794 , hoy en el mayor abandono. Existe un pósito con el fondo de 3,000 fan. de trigo, 4,000 reales en efectivo y 6 ú 8 acciones del banco de San Fernando cuenta el pueblo 3 escuelas dotadas, una de latinidad concurrida por 42 discípulos, y las Y E C otras de instrucción primaria de ambos sexos; también existen otras enseñanzas particulares tanto de primeras letras como de latinidad. Tiene Yecla dos iglesia parr., una de la Asunción, servida por un cura de término, un teniente y 24 presbíteros seculares con un número crecido de esclaustrados; en la feligresia que esta parr. tiene dentro de la población hay 6 ermitas donde se celebra el sacrificio de la misa, y en el campo hay hasta 30; la otra iglesia (Niño Jesús) la sirve un cura de segunda clase ó de ascenso, un teniente, 2 seculares é igual número de esclaustrados el conv. de religiosos de San Francisco perteneciente á la custodia de San Pascual Bailón se encuentra en el mayor abandono sin aprovecharse para nada tan buen edificio. Tiene la población un paseo llamado la alameda en el que hay un lavadero público y al S. entre la espalda del cast. y el montecillo de los Trancos está el cementerio construido en 4835.

TÉRMINO. Confina este por el N. con los de Caudete.

Montealegre y Almansa, provincia de Albacete ; por el E. con el de Salinas y Villena, provincia de Alicante; por el S. con Jumilla, y por el O. con el anterior y el de Montealegre; hay esparcidas por el término multitud de Granjas y cortijos y varios manantiales de los que se forman tres acequias que riegan diferentes terr.; ademas existen las aguas de la empresa de Sta. Maria de la Cabeza, situado al O. á dist. de una hora con otra porción de manantiales en las labores que se aprovechan en beneficio de algunas huertas. El TERRENO generalmente es montuoso, pues solo se encuentran cañadas, siendo de las de mas estension la del Pulpillo, holla del Pozo y Hondo del Campo. Los montes principales , son la sierra de Salinas, la de la Magdalena, la del Cuchillo , la cordillera del Serrol, la de los Gavilanes y el cerro del Arabi; en la sierra de Salinas hay mucho bosque con escelente arbolado y en las restantes abundan aquellas y los arbustos.

Los CAMINOS son carreteros y de herradura que conducen á Murcia, Caudete, Villena, Almansa y otros pueblos de la provincia de Alicante y Albacete. El CORREO entra y sale del modo siguiente lunes y sábados el general, entradas y salidas de Madrid para Alicante y viceversa; miércoles en la noche, de Alicante á Madrid; jueves de Madid á Alicante.

PRODUCCIONES. La principal es la del trigo, cebada, maiz, centeno, avena, legumbres, aceite y vino suficientes para el consumo de la población; críanse hortalizas, verduras y algunas frutas pero en corta cantidad; hay algunos ganados de cabras y ovejas y el mular necesario para la agricultura; la caza menor es muy abundante y no faltan en la sierra algunas cabras monteses y venados, IND.  la principal es la agrícola, ocho fábricas de jabón blando, una de duro , 30 molinos de aceite, una máquina hidráulica, 5 fábricas de aguardiente, 6 molinos harineros y 2 de viento. El COMERCIO está reducido á la esportacion de vino y aguardiente, la cual ha decaído estraordinariamente en pocos años y á la importación de los art. de lujo y los que faltan para el consumo general, POBL. 3,348 v e c , 44,074 almas RIQUEZA IMP.

2.233,937 reales

Es población antiquísima donde so han encontrado numerosas memorias romanas, godas y árabes; aunque no asoma su nombre en la geografía ni en la historia anteriores á la restauración del pais en el poder cristiano; ni cabe reducir á ella otro nombre alguno de los que figuran en la antigüedad; autorizándolo los indispensables antecedentes. Puédese solo congeturar por los vestigios que la misma conserva y la absoluta ignorancia de su origen. Las numerosas ruinas y restos de otras población que hay en su término acreditan cuanto mejor ha sido en otro tiempo la suerte de su terr.; abasteciendo considerable vecindario esparcido en muchas ald. ó antiguos óppidos, vicos etciudad Son notables en su distrito cisternas hechas en piedra viva, en medio círculo de muralla, un cast. sobre el cecino monte Arabinejo y las ruinas de varios edificios. También se han descubierto muchas memorias romanasen sus ald. llamada» Toborrillas alta y baja, en el cortijo de Marísparra; en la ald. de Arabi; entre las fuentes del Pulpillo y los Torrejsnes y en la acequia de v. doride se descubrieron restos de un templo católico anterior á la dominación sarracénica. Las muchas guerras que han trabajado el pais y la falla de las lluvias que modernamente esperimenta la han deteriorado y atligido en diferentes ocasiones.

VOLTREGÁ ó BOLTREGÁ (SAN HIPOLITO DE)

. v. cabecera de ayuntamiento que forma con sus masías, San Esteban de Vínolas y Ordeix, en la provincia, audiencia terr., ciudad g. de Barcelona (40 leg.), partido judicial y dióc de Vich (4). Esta población se halla dividida en 2 partes; la una constituye la v., y la otra que llaman parr. de San Hipólito; ambas bajo la denominación de Voltregá, y rodeadas de sus masías; S I T . á la estremidad N. del llano de Vich , reinan los vientos del O.; su C L I M A es templado y sano, y se padecen catarros, pulmonías, anginas y reumas; tiene unas 500 C A S A S ; la consistorial; cárcel; escuela de instrucción primaria para niños, dotada délos fondos del común; otra para niñas, sostenida por particulares; un hospital (San José) en que se asistían y curaban antes los enfermos pobres de la parr., y estaba al cuidado y vigilancia del cura párroco, del a l e y de un regidor; contaba con fondos propios para el objeto de su instituto; en la actualidad no se recogen en él los enfermos, y sí se les distribuye la limosna á domicilio por la junta de Beneficencia; hay una iglesia parr. (San Hipólito) servida por un cura de término y 2 vicarios , de la que depende una capilla (Ntra. Sra. de la Gleva) situado en un cas. que lleva este mismo nombre, á esta iglesia se trasladó el altar de un santuario que existió en el monte llamado Castell de Voltregá, del cual se ven aun las ruinas. El T É R M . confina por todas partes con las masías de San Hipólito de Voltregá, estendiéndose una hora en circunferencia; en él se encuentran las casas denominadas del Puig, de la Gleva, Mayor, Fossá, Nueva, de la Iglesia, Mallol, San Martin y de la Carnicería. El T E R R E N O es de secano y de mediana calidad; la parte montuosa forma 2 cordillera, cuyos montes se conocen en la una con los nombres de Roe de la Ballesta, el Morral, San Marc, Costa Vidala, Costa del Farran, Serra de Can Clara y Serra de Sorrivas; la otra cordillera, separada de aquella por el co /Jado de Serratosa, empieza en la Serra de Sta. Lucia, y continua por la de San Martin de Sobremunt hasta la deis Muqs de Serratosa, y sigue ai O. á encontrar el Castell de Voltregá; abunda en bosques de pinos, encinas y mata baja; corren por él varios arroyos insignificantes como el Torrent Pregan, el de la Villa, el de Malagana y otros. Cruzan el terr. los C A M I N O S locales y la carretera que baja de Puigcerdá por Ripoll, y atravesando el llano de Vich y el Valles, llega hasta Barcelona. Hay una estafeta de C O R R E O S dependiente de la adm. de Vich, y en ella se recibe y distribuye la correspendencia de esta v. y pueblos de su distrito, P R O D U C C I Ó N  trigo, maiz, mijo, legumbres, patatas y frutas; cria ganado lanar y vacuno, caza de liebres, conejos y perdices, y pesca en el r. Ter. La primitiva ind. de esta población

era la fabricación de géneros de lana, pero ha desaparecido completamente por la erección de tantas fáb. en los pueblos circunvecinos; hay un mesón y algunas tiendas de artículos de primera necesidad, y se celebra un mercado semanal los jueves, P O B L .  260 v e c , 939 almas C A P . P R O D U C C I Ó N

2.049,554 reales I M P 51,

VIZCAYA

. provincia marítima en la costa cantábrica (su cap. (*) Bilbao) y una de las 3 que se conocen bajo el nombre de Vascongadas, con título de Señorío en lo civil y administrativo es de tercera clase en lo judicial corresponde á la audiencia terr. de Burgos en lo militar forma una de las comandancias generales en que está dividida la ciudad g. de las Provincias Vascongadas y Navarra 6n lo eclesiástico depende de las diócesis de Calahorra y Santander en lo marítimo pertenece al departamento del Ferrol, tercio naval de las Provincias Vascongadas, provincia de Bilbao; usa bandera blanca con dado rojo superior cuadrado junto á la vaina y su lado de la mitad de esta comprende los partido

judicial de Bilbao, Durango, Guernica, Marquína y Valmaseda, que reúnen 1 ciudad (la de Orduña, que en lo judicial pertenece al partido de Amurrio, provincia de Álava), 20 v., 88 anteiglesias, 5 valles (**) y \% concejos, con multitud de L., barrios , feligresia y caseríos que componen 123 ayuntamiento; siendo las dist. entre las cabecera de partido, provincia, audiencia terr. y otras dependencias las que manifiesta el siguiente estado. (Ver en el original)

SITUACIÓN. Se halla situado esta provincia en la costa cantábrica entre los 42° 59′ 46″ y 43° 28′ 0″ de lat., siendo su lím.

N. el cabo Machichaco, y el del S. el estremo meridional del término de la ciudad de Orduña; y entre el 4 ° 16′ 19″ y 0o 6′ 18″ de long. E. del meridiano de Madrid, sirviendo de límite E. el punto mas oriental de la jurisd. de la anteiglesia de Berriatua y puerto de Ondarroa en la costa, y por O. el estremo mas occidental del término de La-Nestosa.

CLIMA. Como el plano de Vizcaya se halla mucho mas bajo que el de Álava , y en las encañadas y valles reverbera el sol sus rayos con mucha fuerza en el verano, la rarefacción del aire establece una corriente de ascensión, arrastrando consigo gran cantidad de agua en estado de vapor que se eleva de la multitud de r. y arroyos que cruzan la provincia Cuando llegan estos vapores á las regiones elevadas, sea que el frío los reduce al estado líquido, ó bien que la electricidad ocasiona una descomposición del aire, el resultado es, que se repiten con frecuencia los nublados en las horas de mediodía con copiosas lluvias. Asi, pues, tenemos que la temperatura es generalmente húmeda, aun en los meses de verano; lloviendo ademas casi sin cesar en los días de otoño y primavera, en cuyas épocas reinan los vientos del N., NO. y SO. en el invierno suele encapotarse la atmósfera con la neblina, tan lrecuente en la costa cantábrica. En cambio de esto, y como para compensación, el Criador ha dado á este pais uña temperatura igual y sua- !

ve, pues rara vez sufre el termómetro centígrado mas alteración que la de 4 á 26° también disfruta de una salubridad á toda prueba, pues comunmente no se padecen mas enfermedades que ¡as estacionales, y los habitantes llegan 1 a edades muy avanzadas. Los vientos periódicos que man- ‘ tienen el cielo sereno son el NE. que llaman la brisa, que refresca la atmósfera en los dias de verano , y el terral ó SE. que suele sentirse en las noches de la misma estación, y á veces por los meses de setiembre y febrero. Braman también de vez en cuando recios huracanes que , desprendiéndose de las cumbres del Pirineo levantan con su amenazadora voz terribles tempestades en el Océano.

IDEA GENERAL DE LOS PUEBLOS Y SUS EDIFICIOS. Las v. son generalmente bien formadas , y aunque en lo antiguestuvieron cercadas de murallas, como en nuestros dias hemos aun visto en Bilbao , Bermeo, Valmaseda , Durango y otras, inclusa la ciudad de Orduña, han desaparecido ya totclmente, siendo todos pueblos abiertos sus calles son por lo común rectas, y todas empedradas, unas con calzada real y otras de piedra menuda, pero en todas hay aceras y cinterías de baldosas. Las casas son en lo general buenas; muchas de piedra sillar, otras hasta el primer piso, y lo demás del edificio de manipostería; siendo los cas., que constituyen la mayor parte de la población, casi todos de esta última materia. En los pueblos se goza de las mayores comodidades, hallándose sus principales casas con habitaciones empapeladas , chimeneas, muebles de lujo y otros accesorios que disfrutan las personas mas ricas y acaudaladas de la corte en todos se ha introducido el alumbrado de por la noche, siendo notable el de Bilbao, que es ya de gas, y mereciendo espresa mención el¡ de otros puntos que ío tienen con faroles de r e verbero.

Las demás población llamadas valles, concejos y anteiglesias están diseminadas en cas., no faltando parr. ó cofradías, L., y varias barriadas de 5 y 6 casas, en donde comunmente se hallan las iglesia, casas cúrales y otras de alguna importancia , todas de mamposteria en lo general. Los edificios públicos, á saber , los templos, casas consistoriales y juegos de pelota son magníficos, y entre los segundos se cuentan algunos de arquitectura moderna.- de los primeros podemos citar como mas suntuosos el de Santiago de Bilbao, embellecido en el siglo XIII, Sta. Maria de Lequeitio , del anterior, y los de Ñtra. Sra. de Begoña , Portugalete, Durango, Guernica, Elorrio, Jemein de Marquina , la Antigua de Bermeo, Orduña y Valmaseda , todos de los siglos XV y XVI; ademas de la iglesia de San Pedro de Munguia, consagrada el año 1082 , la muy bonita gótica de Ondarroa y otras de las anteiglesia del señorío, que seria largo describir.

Como no existen monumentos ant., escepto las torres de las casas de los bandos gamboino y oñecino, y la hoy ermita de San Juan de Gaztelugache con algunas otras que pudiéramos citar, nos limitaremos á indicar las ruinas que aun existen de los palacios que tuvo D. Munso López en Axpé de Busturia, siendo señor de Vizcaya, asi como unas lápidas con letras desconocidas y el sitio en que existió en Meacaur de Morga la famosa torre de Isasi, destruida hacia los años de 1772.

Dos sistemas municipales se conocían desde muy antiguo en Vizcaya, el uno procedente de ordenanzas dadas ó aprobadas por la corona ó por el corregidor, y el otro de la costumbre, pues el fuero nada absolutamente dispone sobre organización de ayuntamiento  la ciudad y las 20 v., los valles y conciudad

délas Encartaciones y las anteiglesia de Abando, Begoña, Deusto , Amorevieta y Dima se hallaban en el primero de los 3 espresados casos; las de Geanuri, Ubidea y Baracaldo estaban en el segundo, es decir, tenían ordenanzas aprobadas por el corregidor en representación de la corona; y las demás anteiglesia se constituían por costumbre, siendo esta sumamente diversa; en unas se elegía el magistrado municipal por insaculación, en otras por los salientes, y en algunas por aclamación; en otras radicaba el derecho de ejercicio ó elección en la casa de un propietario , que alternaba anualmente con los de su clase ó nombraba por sí mismo al magistrado municipal, cuando él se hallaba ausente. Las ordenanzas de las v. y e . eran en todo semejantes á lasque tenían las población de alguna importancia en la monarquía; sus ayuntamiento se elegían con rara escepcion de entre los veo. pudientes, por los que salían y por insaculación, y se componían de un ale., que ejercía la real jurisd. ordinaria, de 5, 7 ó 12 regidores y de un síndico procurador general, ademas del personero y diputados del común elegidos por todo el vecindario, según el auto acordado de 1706 y siguientes reales resoluciones que sobre la materia se dieron/Los valles y conciudad de las Encartaciones elegian también casi por el mismo método su ale., regidores y síndico, y aunque el primero ejercía como los de las v. y ciudad la real jurisd. ordinaria, el ayuntamiento le componían sin embargo todos los v e c , del mismo modo que sucedía en las anteiglesia, donde para presidirle y entenderse con las autoridades superiores se nombraban uno ó dos magistrados con la denominación de fieles regidores sin la jurisd. real ordinaria , que tenian los a l e . , desconocidos por su nombre y atribuciones en las anteiglesia En la actualidad todos los ayuntamiento de la provincia son elegidos con arreglo á la ley que para toda la nación se promulgó en el año 1845.

T É R M I N O Y C O N F I N E S . En lo ant. fue la estension de Vizcaya mucho mas considerable que lo es actualmente ; pues según consta de la escritura de los votos del conde Fernán González, otorgada el año 938, llegaba el sen. hasta la ría de Deva, cuyas orillas le servían de límite con Guipúzcoa.

Alterada muy luego en 1027, esta línea divisoria, á consecuencia de señalarse en dicho año los término que habia de tener el ob. de Pamplona, sufrió alguna desmembración de t e r r . ,y de aquí tal vez proceden los confines que por esta parte han fijado vicisitudes posteriores. Y no fue estala única pérdida en los pasados tiempos, pues ademas del valle de Aramayona que se incorporó á la provincia de Álava en 1499, se habían segregado también á últimos del siglo X los valles de Llodio y Oquendo con la tierra de Ayala, uniéndose posteriormente ala misma provincia, aunque reservándose unos y otros el goce de los fueros, franquezas y libertades de Vizcaya, en cuya pérdida no quisieron consentir de modo alguno. El valle»de Mena, las v. de Castro-Urdiales y Limpias y otros pueblos de las montañas de Santander se separaron igualmente, aunque mas tarde, del cuerpo general del sen., si hemos de creer al padre Flenao en sus Averiguaciones de las antigüedades de Cantabria. Después de todas estas pérdidas ha venido á quedar el terr tal como hoy existe, habiendo sin embargo sufrido alternativamente varias divisiones, en particular en la parte administrativa, que alguna vez trastornaron por completo todos los confines de la provincia La primera división que nos ocupa, la hemos encontrado en los trabajos estadísticos que de orden del señor conde de Floridablanca se hicieron en el año 1789, y los cuales ofrecen el resultado que manifiesta el siguiente estado. (Ver en el original)

Se «nTaTanTíd^MT^ v. de Bermeo , Bilbao, Duraugo , Elorrio, Guerníca , Guerricaiz, Ermua , Lanestosa, Larrabezua, Lcqueitio, Miravalles, Munguia, Ochandiano, Ondarroa , Plencia, Portugalete , Rigoitia , Valmaseda y Villaro lo propio sucedía con los 13 core, llamados nobles de las Encartaciones, en los cuales se ejercía la jurisd. ordinaria por ale. ordinarios; siendo sus nombres Sopuerta, Galdames, Zalla, Gueñes, Gordejuela, Arcentales, Carranza, Trucios, San Julián de Muzqüiz, Sta. Juliana de Muzquiz, San Pedro de Abanto, San Román de Ciervana, San Jorge de Santurce, San Salvador del Valle v Sta. María de Sestao.

Otra división, muy parecida á la anterior y cuyo origen desconocemos, hemos hallado en una public ación reciente donde aparece la provincia con 9merind. y cada una con el número de pueblos que se espresan á continuación, siendo el límite de aquellas como el de las del estado anterior el señalado en sus art. (V.).

Mayor y de mas graves trascendencias fue la división de terr., resultado de Ta general de España en departamentos l prefecturas, que tuvo tugaren 1809 y 1810. Por el pry iner decreto, que lo dio el rey intruso José, se comprendiesta provincia dentro de uno de los departamentos que se crea.

ban, tituladoriei caboMachichaco, su cap. Vitoria ó Bilbao’ confinaba N. con el Océano; E. con el departamento de Vidasoa; y sus lím. el r. Oria desde su embocadura en el mar hasta su nacimiento en la sierra de San Adrián, siguiendo desde aquí la línea de demarcación por Albeniz, Ibarguen y Urabain, y confundiéndose luego hasta el Ebro con los término que separan la provincia de Álava de la de Navarra ; S. con los departamentos del Arlanzon y Zaragoza, su lím. el r. Ebro, y O. el departamento del Cabo Mayor y sus confines el r. Samano, desde su embocadura hasta su nacimiento, continuando por la sierra entre Montellano y Romana, Buen Suceso, monte Ai cántala y línea de las montañas que separan la provincia de Santander déla de Vizcaya por las cumbres entre Traslaviña y Pando , monte Ordunte , la Nava, Maltrana, Medianas, el Morro, peña y puerto de Igañas, puerto y peña de Ángulo, y desde aquí el r Gelba hasta su embocadura en el E6ro. El decreto que publicó la regencia en Sevilla el 17 de abril de 1810, al dividir la España en prefecturas, designó á cada una de estas los mismos lím.

señalados anteriormente á los departamentos asi es, que la prefectura de Vitoria comprendió el mismo terr. que tenia el departamento del Cabo Machichaco, pero subdividido en 3 suprefecturas, que se denominaron de Vitoria, Bilbao y Azcoitia. Por el decreto de 30 de enero de 1822 tomó Vizcaya el nombre de provincia de Bilbao, y confinaba por N. con el Océano cantábrico; por E. con la de San Sebastian; por S. con la de Vitoria, y por O. con la de Santander; siendo los lím. por E. y S. los mismos que separaban á Vizcaya de Guipúzcoa y Álava, á escepcion de Orduña y su jurisd. que pasaron á la provincia de Vitoria, y por O. los que dividían ala provincia de Santander de laque describimos, quedando el valle de Carranza para esta provincia, y el de Mena con Tudela para aquella. El decreto de 30 de noviembre de 1833 que es el vigente sobre división terr. le dio el nombre de provincia de Vizcaya, señalando por cap. la v. de Bilbao en virtud del mismo confina al N. con el Océano Cantábrico; al E. con Guipúzcoa; alS. con Álava, y al O. con Santander; sin diferenciarse su línea divisoria»de la que tenia anteriormente, y corre al E. por los montes Goroztola, Max, Urco, Pagaza y Udalach, siendo en Guipúzcoa sus pueblos fronterizos Motrico, Elgoybar , Eybar, Elgueta y Mondragon; al S. por los montes Besaide, Amboto, Gorbeya y los valles de Barambio , Ayala y Oquendo, estando en Álava, por cuya provincia forman lím, las jurisd. de Aramayona, Villa

real, Elosu, Marquina de Zuya, Barambio, Llodio, Oquendo, Santa Coloma y Arciniega, y cootiouandoluego por los montes de Ordunte tiene por término con la provincia de Burgos los de los pueblos de Orruntia, Berron, Burceña y el Prado, que á esta misma pertenecen; finalmente al O. sirven de límite con la de Santander las alturas de Ramales, Poudra, Buen Suceso, Labarrieta y Montellano y los confines de la v. de Ramales, Gibaja, Otañez y Onton.

Por la circunferencia que acabamos de señalar á esta provincia, y la cual es de 50 leg. próximamente, se observa que su figura es sumamente irregular, sobre todo hacia los confines del O. y S., pues á la vez que su terr. se introduce por la provincia de Santander, formando las Encartaciones, esta por su parte se estiende por la costa, abrazándola hasta cerca de Somorrostro y poseyendo el valle de Villaverde, que se halla enclavado entre Trucios , Carranza y Arcentales.

Del mismo modo la provincia de Álava llega casi á las inmediaciones de la cap. de Vizcaya , como sucede en la venta de Zartuña junto á la Cuadra, y en Arrancudiaga en la carretera de Orduña, mientras que Vizcaya posee el terr.

aislado de esta ciudad y la v. de Ochandiano con la anteiglesia de übidea, traspuestas á las cordillera de Urquiola y Gorbeya en el plano superior que forma la provincia de Álava. Por último, aunque los lím. con Guipúzcoa son mas regulares, sin embargo, es notable el apéndice de su terr. en el término de la v. deEvbar, parr. deAguinaga, que se entromete en el valle del r. Ondarroa, salvando las montañas de Urco y Max. Asi, pues, creemos que los lím. de Vizcaya podrían rectificarse con ventaja de las provincia confinantes, valiéndose de los accidentes naturales y dejándola casi el mismo terr.

con la demarcación siguiente •. la línea divisoria de Vizcaya y Santander se formaría partiendo del promontorio Insua y pasando por la cresta del monte Cerredo y dirección de las vertientes del Agüera y Mioño, confín actual con los valles de Sopuerta y Villavefde, cresta del monte Tejeda hasta San Sebastian de Colisa , siguiendo el lím. actual hasta tocar con la provincia de Álava en virtud de esta corrección, la provincia de Santander cedería á la de Vizcaya 41,250 pies cuadrados con la v. de Castro; apropiándose en cambio 69,002 con los valles de Trucios y Carranza y la v. de Lanestosa.

La separación de Álava y Vizcaya quedaría marcada por el actual lím. hasta Sta. Coloma, y por una línea que abrazase para la segunda provincia los término de Amurrio y Barambio hasta el alio deAltube, siguiendo las crestas de Gorbeya, Saldropo, Urquiola y Amboto; á la vez que la misma se desprendería de la v. de Ochandiado , anteiglesia de Ubidea y ciudad de Orduña, adquiriendo la mayor parte del valle de Oquendo y el L. de Barambio. En los confines con Guipúzcoa no habria mas variación sino la de formar el lím.

entre los término de Eybar y Marquina por las vertientes ó crestas de Urco y Max, cediendo dicha prov á la de Vizcaya el pequeño terr. de Aguínaga. Con estas alteraciones, la provincia de que nos ocupamos se acercaría bastante en su figura á la de una elipse poco escéntrica. Mas prescindiendo ahora de todo y limitándonos á su actual estado, basta á nuestro propósito añadir á lo manifestado al principio de este párrafo , que el término de Vizcaya en su mayor long. de E. á O. comprende 16 1/3 leg. por el aire y sobre 19 3/4 siguiendo la carretera desde Ondarroa por Durango y Bilbao a Zalla, y la calzada de aqui á Lanestosa; siendo su mayor anchura de N. á S. de 9 eg. por el aire, y de 10 1/2 á 41 por la carretera de Arratia a Lemona, de aqui á Amorevieta , carretera de Sugastíeta y Guernica hasta Bermeo, y por último el camino escabroso del caboMachichaco, en cuya estension se prescinde del terr. de Orduña. La costa marít.

tiene de 14 á 15 leg., y en ella se encuentran los puertos de Ondarroa, Lequeitio, Ea, Elanchove, Mundaca, Bermeo, Plencia, Algorta, Portugalete, Santurce (los 3 últimos en la abra de Portugalete), y finalmente, Pobeña , según se verá minuciosamente en la descripción que de la misma vamos á hacer.

COSTA. Al N . 66° 30′ O., 2 millas de Motrico, está la embocadura del r. Ondarroa, que termina en una ancha ensenada, cerrada en sus dos costados por series de pedruscos la punta del E. se llama Saturraran,y la del O. Santa Clara, y su dist. intermedia es de unas 640 varas, sirviendo de confín con Guipúzcoa el pico mas alto de Salurraran, llamado Eyquilanchach. La barra ó entrada del canal de di- 3 6 5 cho r. se halla muy próxima al cabo de la Peña Mayor ó de Sta. Clara, y tiene 14 pies de agua en baja mar, en la cual tocan un pequeño bajo las lanchas que se aproximan demasiado á la espresada peña. A 1,200 varas hacia el interior de la barra, se encuentra la ribera ó muelle , donde amarran las lanchas, pero el fondo del canal disminuye debajo del mismo ó de la escollera construida para encajonar el r., si bien en la parte inferior cuenta lo menos con 11 pies de agua en pleamar, y con 7 en baja marea. La entrada de la barra es siempre de NE. á SO., y pasa como una de las mejores, sino la mejor , de esta costa, porque no rompen en ella las olas.

Siguiendo la costa hacia el O. se presenta el desembarcadero de Sta. Clara, con 8 pies de agua, Cigar-Esquína y Perú, ambos con 5, y Cargadero con 6; después de cuyo punto está la ensenada de Sausaten, á donde penetran los buques, y en ella Portuchiqui con 6 pies de agua, y Portuandi con 4. La ensenada, con su fondo de arena , tiene muchos pies de aguas hasta tocar la tierra, y por consiguiente es de mucho abrigo. Al N. 51° O. hay vanos embarcaderos que se aprovechan en pleamar para conducción de leña y potros art. en lanchas menores tales son el de Barurdo, el de Chanterreca y la ensenada de Endaidi, aunque menor que la ya citada , pero de mucho fondo hasta cerca de la costa. Entre esta ensenada y la isla de San Nicolás, que cierra el puerto de Lequeitio, hay un fondeadero de 100 pies de agua, algo separado de la costa, en el cual ancló, durante la guerra de la Independencia, la escuadra de Sir Home Poffan, compuesta de 3 navios, 5 fragatas y 3 bergantines, y existe ademas un desembarcadero, que se utilizó en la misma fecha de 20 de junio de 1812, para echar á tierra cañones de á 24 uno y otro tienen el fondo de arena.

La dist. de Ondarroa á la isla de San Nicolás, que la forma costa alta y escarpada, es de 5 1/2 millas al N. 51° O. La isla no pasa de una mediana altura, y antiguamente la unía en baja mar un arenal con la costa oriental; mas con posterioridad se coustruyó un arrecife en la orilla ¡zq. del r. Lequeitio, á fin de darle su embocadura por el E. de la isla, y mejorar por este medio la barra del boquete del O. Esta obra produjo un efecto favorable por algún tiempo; pero desde entonces el caprichoso r. ha destruido los diques y se dirige ahora por O. de la isla, formando la variable barra que algunas veces en mareas de novilunio y plenilunio, alcanza 24 y 30 pies de fondo. La v. de Lequeitio, con su bonito muelle, queda al O. de la playa.

Si continuamos en la misma dirección O., se encuentran desde la barra de la mencionada v. hasta el promontorio de Sta. Catalina, unos 50 pies de fondo de peña á 40 de la costa, y poco mas afuera el fondeadero donde ancló eJ Comodoro» inglés, que cala70 pies de agua. En dicho promontorio están la ermita y atalaya del mismo nombre y de mediana altura, á 1 milla larga de la v., sobre roca de color negro cortada á pico, que pueden servir de reconocimiento de esta parte de la costa. Para el mismo objeto y con mayor ventaja se ofrece la montaña deOtoyo, situado al S. 71»45′ O. de la ermita distante 1 milla , y la cual es alta, irregular y terminada su cumbre por un picacho romo, distinguiéndose de todas las demás á cualquier rumbo que se mire.

Desde el promontorio de Sta. Catalina hasta la punta Apiquelóde Ea, continúa la costa háciaelN. 67°45’0. dist.

de 2 1/2 millas, y al N. 20» O. de Otoyo, se halla el primer embarcadero, pudiendo los buques mayores arrimarse hasta tierra, por haber mucha agua en toda esta parte. Sigue luego el seno de Oguella, cuyo fondo es de piedra, y toda la costa desde Sausaten, limpia sin bajos ni arrecifes, separándose 80 pies de ella ; pero no asi la punta E. del cabo Apíquel ,¡ en que hay arrecifes y poca agua.

(Continua en el original)

VIURE

cuadra en la provincia de Barcelona, partido judicial de Igualada , compuesta de una sola casa, junto á la cual existen las ruinas de una ant. torre ó cast.; SIT. en el confín de las carreteras que de la Coma de Sta. Maria , conducen á Tora y á San Roma, POBL. 1 vec, 7 almas CAP. PROD.

222,800 reales IMP. 5,570

VILLAVIEJA DE MUÑÓ

v. con ayuntamiento en la provincia, partido judicial, audiencia terr., ciudad g. y dióc de Burgos (3 4/2 leg.). SIT. á la falda de una cuesta que llaman Coujuradero, cuya elevación le priva de la benéfica influencia del sol en algunas horas del dia, especialmente en invierno; reinan los vientos del N. y O.; su CLIMA es frió, pero sano, y propenso á catarros y fiebres intermitentes. Tiene 70 CASAS; la consistorial, que es de muy buena construcción; escuela de instrucción primaría dotada con 550 reales vn.; una iglesia parr. (San Adrián) servida por un cura párroco; un cementerio capaz y ventilado. El término confina N. la Granja de Pelilla; E. Quintanilla Somuñó; S. Arroyo de Muñó, y O. el sen. de Santiuste; en él se encuentran las ruinas de la ant. ciudad de Muñó, de la cual serian arrabales, según congetura, Arroyo y Villavieja; existe su iglesia, colocada en una eminencia, bajo el titulo de Sta. Maria de Muñó, siendo matriz de la de estos dos últimos pueblos referidos y de toda la vicaría; próximo á ella se ven las ruinas de un cast, ant, , desde cuyo punto se descubre el cast. y capiteles de la ciudad de Burgos dist. 4 leguas.

El TERRENO es de buena calidad; la parte montuosa está poco poblada do arbolado; le fertiliza el r. Arlanza, sobre el cual hay un puente. Los CAMINOS son locales, escepto el que conduce á Burgos. El CORREO se recibe en Pam- Phega. PROD. cereales, legumbres, patatas, frutas y lino; cria ganado lanar, caballar y vacuno; caza de perdices y codornices, y pesca de barbos, truchas y anquilas. POBL.

38 v e c , 450 almas CAP. PROD. 4 17,000 reales IMP.  4,446.

CONTR.  3,239 reales 48 maravedises.