SEDILES

l con ayuntamiento de la provincia y audiencia terr. de Zaragoza (12 horas), ciudad g. de Aragón , partido judicial de Calatayud (2), diócesis de Tarazona (14 ) SIT. en un’¿lío al pie de la sierra Vicor; le baten todos los vientos y goza de CLIMA bastante templado y saludable. Tiene 46 CASAS, inclusas las del ayuntamiento y cárcel; iglesia parr. (la Exaltación de la Cruz) SEBvida por un cura de provisión del vicario general de Calatayud; una ermita fuera del pueblo, dedicada á Ntra. Sra. defVillar, v un cementerio capaz y ventilado. Confina el término

por N. con los de Aluenda, el Frasno é Inogés; E. Viver de Vicor; S. Belmonte y Villalba, y O. Calatayud su estension de N. á S. es de 3/4 de hora, y 1/2 de E. á O. en su radio se encuentran varios montes «con diferentes nombres y el mas común se llama el de la Sierra, en donde hay un chapanal y algunas deh. de pasto. El TERRENO es fuerte y de regular calidad; participa de secano y huerta, que se fertiliza con las aguas de un arroyo que desemboca en el r. Miedos.

Los CAMINOS son de herradura y en mal estado. El CORISEO se recibe de Calatayud por balijero 3 veces á la semana.

PRO o. trigo puro, mofeacho, centeno, cebada, lentejas, garbanzos, vino y aceite; mantiene ganado lanar , y hay caza de conejos, liebres y perdices, IND. la agrícola , un molino harinero y otro de aceite, POBL. 24 v e c , 115 almas

CAP. PROD.  692,160 reales IMP.  43,300. CONTR.  8,123.

¿Podria SEB este l. el Riyae ó Rigas, que sabemos por Marcial SEBvia do teatro á los ant. celtiberos de las orillas del Jalón y de los asientos de piedra y céspedes que se harian al efecto, según la costumbres de aquellos tiempos de simplicidad, le habrá quedado el actual nombre de Sediles, como si dijera Sedilia’!

SECUNDA

se cree encontrar bajo este nombre en el Itinerario Romano, la Ispalis, mencionada por Plinio en el conv. jurídico de Zaragoza, cuyo nombre se escribió tal vez con error por Ispolis, cuyas «adulteraciones son tan frecuentes.

Ya digímos en nuestro art. Epila que corresponde á esta v., y en él citando la voz griega eyspolis, se ha adulterado también esta, escribiéndose byspolis.

ZUERA

v. con ayuntamiento en la provincia, partido judicial, audiencia terr. y dióc de Zaragoza»(5 leg.), ciudad g. de Aragón, SIT. á la der. del r. Gallego en la carretera de Huesca y Jaca su CLIMA es bastante desigual; reinan generalmente los vientos del N. y E., y las enfermedades mas comunes son calenturas gástricas , biliosas é intermitentes. Tiene 280 CASAS de mala construcción , distribuidas en 5 calles anchas, rectas y mal empedradas, y una plaza; casa de ayuntamiento en la que también estala cárcel; escuela de primeras letras dotada con 2,80 0 reales, á la que concurren 40 discípulos; igl, parr., bajo la advocación efe San Pedro, servida por un cura de primer ascenso de patronato delayuntamiento, 6 racioneros y un coadjutor el edificio es de orden antiquísimo en su arquitectura , sin que ofrezca nada de particular ; su sacristía pertenece ya á una época mas moderna , y ciertamente que por su magnificencia no corresponde á la totalidad de la iglesia.

Tiene dicha sacristía 4 9 buenos cuadros pintados en lienzo, y ademas los retratos de D. José Suñol y Doña Teresa Liviano , su muger, á cuyas espensas se hizo aquella obra, asi como también la sillería del coro que contiene 15 asientos bien labrados, y una custodia de plata sobredorada, de peso de 25 libras, con algunos diamantes rosas y bastantes piedras esmeraldas, siendo su viril todo de oro y de un valor de grande consideración. Dentro de la v., y en la calle llamada de Navadas, hubo un hospicio de religiosos franciscos , que se mantenían con las limosnas de los fieles, y asistían á la parr. en ciertos dias clásicos y á sus procesiones tenían ?u pequeña iglesia; pero tanto aquel como esta fue vendido por la hacienda nacional. En su término hay un edificio que fue convento llamado de los Santos, donde antes de la exclaustración de los religiosos en 1835, exístia una comunidad de la orden de Agustinos Descalzos, la cual tenia también obligación de asistir á ciertas procesiones y actos religiosos de la parr., debiendo asimismo el capítulo eclesiástico de esta concurrir á algunas procesiones que se hacían en el convento. Poseía este una hermosa huerta contigua al mismo, y un frondoso soto lindante con el r. Gallego, todo lo cual fue vendido también como bienes nacionales, lo mismo que el edificio, que era de buena construcción y actualmente se halla en su mayor parte derruido. En la partida denominada de Bacarizalhay unahermita ó santuario llamado del Salz, de la propiedad de la misma v. y sostenido por sus vec el prior de este santuario es un capitular de la parr., que tiene á su cuidado la conservación del edificio, el aseo del templo y de sus ornamentos, asi como también vestir y desnudar á la santa imagen, cambiándole los mantos según los colores del ritual de la iglesia, para lo cual tiene muchos y ricos vestidos el templo es bastante capaz, de bonito y sencillo aspecto, y sus ornamentos se conservan muy bien tratados. Este santuario hasta el año 1143 se tituló Castillo de Salcey, propio del rey de Aragón; pero en dicho año lo cedió á los caballeros templarios para que se ocupasen en su instituto principal. Fueron dueños estos del referido castillojyjpartída de Bacarizalhasta 1256 que lo vendieron á la v. por 1,500 libras jaquesas, según resulta de escritura otorgada al efecto por el gran maestre de la citada orden. El cementerio de la parr. está situado hacia el O. en las inmediaciones del pueblo. Confina el término al N. con las Pedrosas (partido de Egea de los caballeros), y Gurrea de Gallego (provincia y partidode Huesca); E. Tardiente y Torralba (id.) y Robres (partido de Sariñena); S. San Mateo, Villanueva y Zaragoza, y O. con el último y Castejon de Valdejara (partido de Égea) su estension de N. á S. es de 4 leg., y 6 de E. á O. En su estenso radio comprende varias torres ó granjas denominadas de Morteron, de Valles, de la Camarera y de Rabal, y un magnífico y antiquísimo edificio llamado la Cruz Cubierta por hallarse sobre un pilón ó columna de arena sólida de 16 palmos de alto, cubierta con una bóveda que forman 6 columnas y otros tantos arcos con buenas labores El TERRENO participa de monte y huerta el primero es d i latado, rico en pinos, carrascas,coscojos, sabinas , lentiscos, bojes y otros arbustos y plantas, el cual se divide pn varios partidos rurales en los que se contienen los acampos que anualmente se acotan para los ganados, y cuyos productos son para la masa de prop ios de la v. Las tierras por lo general son de mediana calidad y se riegan 1,200 cahices con la acequia llamada de Caudebania y GÓO con la denominada de la Camarera , ambas procedentes del r. Gallego.

Los CAMINOS dirigen á Zaragoza, Huesca, Jaca y Cinco Villas en mediano*estado. El CORREO se recibe de la cap.

por el conductor general de Huesca, tres veces á la semana.

PROD. trigo, cebada, avena, maiz, vino, judías, patatas, algunas legumbres y verduras mantiene ganado lanar; hay caza de conejos , liebres y perdices y pesca en el r. de anguilas y pescado inferior, IND. la agrícola, 2 fáb. de salitre y 2 molinos harineros. El COMERCIO se reduce á la esportacion de algunos prod. sobrantes que conducen á Zaragoza, de cuya ciudad se abastecen de todo lo necesario hay 2 tiendas de ropas v 6 de comestibles, POBL. 284-vec, 1,350 almas CAP.

PROD. 1 986,432 reales IMIV. L.127,600. CONTR.  30,847.

Zurita colocó en esta población la ant. Gallicum , que figura en el Itinerario romano, entre Zaragoza y Almudebar

ZAYDA (LA)

Lugar con ayuntamiento de la provincia, audiencia terr. y diócesis de Zaragoza (8 leg.), partido judicial de Pina (4) SIT. ala der. del Ebro en una pequeña altura á la márg. izquierda del r. Aguas,cerca de la unión de los caminos de Zaragoza á Alcañiz , y de Sástago al mismo pueblo de la Zayda, a 1/2 leg. de distancia del Ebro , en porción batida por los vientos E. y O.; con CLIMA algo trio , siendo las enlennedades comunes tercianas y dolores de costado. La población que cuenta 45 CASAS , inclusas las del ayuntamiento y cárcel; uua torre ant. de moros, con iglesiaparr. (San José) de entrada, servida por un cura párroco de patronato particular y un cementerio contiguo á la referida torre tiene una vista agradable por dominar toda la huerta. Hay en el centro de la población una torre octogonal, que hubo de servir de telégrafo ó atalaya en otro tiempo; puesto que en el monte Itomana a 1/2 leg., y en Matemala ó Mataomala á una leg. de dicho pueblo hay otras dos torres y otra en el monte de Jelsa. El término confina por N. con el de Quinto; E. Sástago; S. Azaila (provinciade Teruel, y O. Codo. En su radio y á corta dist. hacia el O. se encuentran ruinas de un cast. y segura algunos de un pueblo llamado Cultera ó Colera, llaman á aquel punto la Torraza y en él se descubren los cimientos de algunas casas dicese en el pais que allí vivian los cristianos cuando La Zayda estaba habitada por los moros también hacia el E. había otro ú otros edificios denominados Alcalá de Romanos; pero tan solo existen cimientos. Próximo este L. del r. Aguas, lindando su término con el Ebro , su situado, esto no obstante, era muy desagradable por falta de riego , así se veía reducida su cosecha y en disminución siempre el número de sus habitantes con este motivo pensó el vecindario en proporcionar riego á sus agostados campos, que daban escasa cosecha de trigo, cebada y vino, sin mas arbolado que unos pocos olivos, algunas moreras, chopos y e s pinos.

Tenemos á la vista el plano de las obras , que deben quedar concluidas en setiembre de este año (1850) y por una rueda movida por el agua con un sistema ingenioso y sencillo se conducirá el agua del Ebro por meuio de una presa bastante prolongada á2 acequias, que harán muy productivo el terreno , que hoy presenta tan escasos productos comprometióse á ia realización de este trabajo nuestro particuialar amigo D. Antonio deEchaniz, de quien ya hemos habladoen la pág. 649 col. 2.a de este tomo, auxiliado de otro compañero, y desde luego puede decirse que las fincas han tomado un valor considerable aun sin haber terminado la obra. De creer es que estos mismos campos fueran regados en otros tiempos ; se descubren todavía los vestigios de una presa, y las ruinas de un grueso murallon y noriales el s r . Echaniz y su compañero al comprometerse á regar el terreno , que han de fertilizar las acequias obtuvieron del pueblo la concesión de la sesta parte de sus cosechas nosotros que conocemos al Sr. Echaniz tenemos la mas fundada espeíanza deque la obra se llevara á término feliz y que la población y los empresarios sacaran recíprocas ventajas.

El CORREO se recibe de Quinto por balijero tres veces a la semana, PROD..- trigo , cebada, avena, vino y pocas legumbres; mantiene ganado vacuno, IND. la agrícola, POBL. oficial 20 v e c , 93 almas CAP. PROD. 571,290 reales IMP.  34,000.

CONTR.  6,71L.

ZARAGOZA

ciudad conayuntamiento ,cap. délaprovinciacivil, intend.arz. de su nombre, de la aud.terr., ciudad g. y com. g. de artillería de Aragón, de su partido judicial dividido en dos juzgados de 1″* instancia y residencia en fin, de las demás dependencias correspondientes á una población de su clase.

SITUACIÓN Se halla entre los 41° 38′ 19″ delat. N. y 2 o 471 21″ de long. E. de Madrid, tomando por base el monast.

de Sta. Engracia. Su posición, en la marg. der. del caudaloso Ebro, es la mas pintoresca que puede imaginarse, contribuyendo á embellecerla su frondosísima vega fertilizada por el benéfico influjo de dicho r . , el Jalón, el Huerva y el Gallego, y por el magnífico canal Imperial de que ya tantas veces hemos hablado. La inmensa llanura en que se encuentra, limitada al N. y S. por dos bajas cordillera que corren paralelas al Ebro, está sembrada de multitud de árboles de varia-; especies, de espesos arbustos y de álamos piramidales, que á manera de cipreses parace quieren conducir á un respetuoso monumento; viéndose también en ella multiplicadas casas decampo y de recreo, donde el hombre se estasía y el alma recibe una espansion grata y saludable. En medio de este delicioso bosque de olivos y árboles frutales se levanta la inmortal ciudad de Zaragoza, presentando á lo lejos á la vista del viagero observador los lucientes chapiteles de sus altas torres y grandiosas cúpulas, desde las cuales se divisa un magnífico y dilatado horizonte, que termina al N. en las nevadas cimas de las sierras de Jaca , estendiéndose por el O. hasta los lejanos montes de Castilla.

CLIMA. El de esta ciudad es bastante desigual y destemplado, ácausa de los vientos que en ella reinan con frecuencia, los cuales suelen producir en las estaciones de primavera, otoño y aun en el estio , bajas considerables de temperatura, llegando á observarse diferencias termomélricas de cuatro, seis y 8 grados, en el transcurso de un corto núm. de horas y á veces en un solo día. Las frecuentes lluvias, nieves y tempestades , en sus épocas propias, sobre las vecinas sierras de Guara, Pirineo y Moncayo, situado alNE., N. y NO.de la población, son el fecundo origen de las repentinas y violentas variaciones de temperatura , que accidentalmente esperimenta cada una de las estaciones indicadas. Sin estas poderosas y frecuentes causas, su clima seria mas templado é igual, puesto que el termómetro de Reaumur rara vez desciende mas de 3 grados, ni se eleva sobre 30 ; cuyas temperaturas pueden formar el tipo de mayor calor y frió, en los solsticios de sus correspondientes estaciones. Por lo demás, las lluvias suelen ser frecuentes en primavera y otoño, no menos que las tempestades en estío y nieblas en invierno, debido a la protección que á la acción de estos fenómenos atmosféricos dispensan, con su afluencia de aguas, los r. Ebro, Gallego, Jalón y Huerva, el canal Imperial, y la abundancia de acequias madres que fertilizan su dilatada campiña.

\IENTOS. Los dominantes pueden referirse á tres y contraerse mas especialmente á dos , que son; el NO. y SE. llamados por el vulgo Cierzo y Bochorno. El primero, mas frecuente en otoño, invierno y primavera que en el estío, es también mas constante por lo común que el segundo, el cual es generalmente observado en estío, y de raenos duración que aquel el tercero es el verdadero N. que reina pocas veces, siendo los demás menos frecuentes todavía.

Si bien la baja de temperatura que suele ocasionar el viento NO., unida á su frecuencia y constante duración, se ve proteger el desarrollo y la acción de algunas neumonías, catarros , reumas, espasmos y otros afectos fluxionarios, que se observan aparecer y acrecentarse bajo su influyente egida, la propiedad escitante del oxígeno en que abunda, no* solo estimula, vigoriza, activa y completa el desempeño de las funciones generales en los individuos sanos, tonizando ]a¡ fibra contráctil, sino es que depura el aire respirable de una* atmósfera sobrecargada de miasmas deletéreos, que una estensa y feraz campiña, una afluencia considerable de masas de agua, y un gran número de hab. pueden producir. Es tamuien de notar que en la epidemia de 4834 , en tanto permaneció la atmósfera colérica y ejerció su influencia sobre e s ta ciudad , dejó de dominar dicho viento,frió y seco por lo común , presentándose tan pronto como desapareció aquel/a, ó tal vez pueda decirse con mas exactitud , que la desaparición déla epidemia tuvo lugar tan luego como dominaron e s tos vientos. El viento SE. aparece frecuentemente en estío, lo cual le hace cálido, soliendo ser en todo tiempo menos frió* y mas húmedo que el NO. Estas condic iones , induciendo mayor espansion en los líquidos de la economía y relajación de* su hebra contráctil, predispone á lasafecciofles febriles ó i n flamatorias por dieba causa producidas , así como á las gástricas, biliosas, comatosas, flujos de sangre y otras, é induce la languidez y abatimiento físico, consiguiente á su mododtí obrar; observándose asimismo menos pura la atmósfera durante su dominación, que con la influencia del NO., por cuya causa es considerado este mas saludable que aquel por reglageneral.

Enfermedades. Apesar de lo que hemos espuesto , relativo al clima y vientos reinantes en Zaragoza, y de que á primera vista parece ofrecer un vasto campo de causas?

suficientes para constituir un suelo endémicamente insalubre, dista esto tanto mas de la exactitud, cuanto que la constante observación manifiesta que esta ciudad es hasta tai punto saludable, que carece muchas veces de la justa proporción correspondiente, entre el número de enfermos existentes y el que debería haber, según la población de que consta,- no siendo tampoco muy frecuentes las enfermedades epidémicas y contagiosas, relativamente á otros pueblos de c r e cido vecindario. Entre las enfermedades esporádicas puede decirse que son las mas comunes las citadas en el párrafo’ anterior, sin que por esto se deba atribuir el desarrollo de su mayor número al influjo de los vientos, debiendo solamente concederse, que varias de las dolencias que se padecen, se observan por lo regular, bajo las modificaciones que induce la diversa temperatura y condiciones de los vientos, de que hemos hecho mención.

INTERIOR DE LA POBLACIÓN Y SUS AFUERAS. Recintos. Muy bien puede decirse que la ciudad de Zaragoza ha tenido hasta el día 4 recintos enteramente diferentes el uno del otro. El pri-mero fue el que comprendió la ant. Salduba, cuya primitiva población parece haber sido muy reducida; algunos sin embargo, la han querido estender hasta Zaragoza la Vieja en las inmediaciones del Burgo, pero esto no ofrece verosimilitud alguna, atendida la larga dist. de 2 leg. en que dicho pueblo se halla. El segundo recinto era el llamado de Cesar Augusto, colonia inmune de su conv. jurídico, el cual mas bien que fundado fue ampliado por el emperador Octaviano Augusto. Consérvanse aun restos de las 2 murallas que lo circundaban, la primera de las cuales era de piedra y argamasa con torreones y 7 almenas, y en ella había 4 puertas para el ingreso á la ciudad, mirando á los 4 puntos cardinales.

Al E. se hallaba la del llamado Arco de Valencia; al N. la del Puente, hoy del Ángel; al O. la de Toledo, en el día Arco del mismo nombre, y al S. la de Cineja ó Cineraria.

Abrazaba, pues, este recinto todo lo comprendido en el círculo elíptico que forman dichas 4 puertas, ó lo que es lo mismo, desde la puerta de Valencia ó plaza de la Magdalena en dirección al monast. del Sepulcro, siguiendo al Ebro hasta la puerta del Ángel; desde este punto continuaba la línea de demarcación por la capilla de San Agustín del Pilar hasta San Juan de los Pañetes ó palacio de la Azuda, inmediato al Arco de Toledo, y dirigiéndose después por el Mercado, calle de la Albarderia, Coso (antes Corso ó Carrera esterior) hasta el Arco de Cineja, iba á encontrar por último la referida puerta de Valencia; de suerte que la ant. ciudad apenas era una mitad de lo que es en el dia. La segunda muralla, que corria por los lím. que hoy marca la población moderna, era de ladrillo, como se ve por algunos torreones que todavía se observan desde la puerta dei Sol hasta la espalda del que fue conv. de San Agustín, y cuya construcción solidísima, de un ladrillo y trabazón particular, revelan sino la época de Augusto, á lo menos la de los emperadores posteriores, antes de apoderarse los godos de Cesar Augusta. El tercer recinto se compuso con la parte de ciudad agregada desde el monast. del Sepulcro, que se estiende por el Oriente, hasta la puerta del Carmen, según lo indica la segunda muralla con torreones, cuya mayor parte se conservan, y cuyo aumento parece ser del tiempo de la dominación de los godos. El cuarto recinto por último, comprende todo lo que media desde la calle de Sta. Fé y Mercado, hasta el Portillo que abraza la estensa parr. de San Pablo, unida al resto de toda la actual c , incluso lo edificado por los moros. La líuea de demarcación de este recinto, en el cual existen actualmente 8 puertas, empieza en la llamada de Sta. Engracia, siguiendo la corriente del r. Huerva hasta llegar á la puerta Quemada; desde aqui continúa por la del Sol y la del Ángel, dejando al frente de la primera el barrio estramuros de las Tenerías; dirigese en seguida, siguiendo ya la línea del Ebro, por la puerta de la Tripería ó sea de San Ildefonso y la de Sancho, y pasando finalmente por las del Portillo y el Carmen, va á buscar de nuevo la puerta de Sta. Engracia, punto de donde habia partido.

P U E R T A S . De Sta. Engracia. Con el objeto de honrar y dejar á la posteridad una memoria de los terribles asedios que sufrió Zaragoza durante la guerra de la Independencia, se sirvió disponer el rey, por real orden de 3 de julio de 4819, que los productos de los derechos de 2 reales vn. impuestos sobre cada a. de azúcar y cacao á su entrada en dicha ciudad, se destinasen á la construcción de una puerta decorosa en el sitio llamado de Sta. Engracia, que testificara en las ruinas del mismo punto, la fidelidad y constancia de sus hab.; determinando al mismo tiempo que el sobrante de aquellos productos , concluida que fuese la puerta, se aplicara á la creación de una cátedra de mineralogía en la Real Sociedad Aragonesa. Comenzada en efecto su construcción en el año de 1830, continuó con bastante lentitud á consecuencia de las vicisitudes políticas, que obligaron á emplear estos fondos en otros objetos de mayor urgencia; por manera que en el de 1835 quedó enteramente suspendida esta obra, cuya forma, según el plano presentado para su construcción, es la siguiente. Tres ingresos en los centros de otras tantas calles de árboles, que desde la del Coso siguen paralelas hasta la misma puerta sobre un zócalo de G palmos, deberán elevarse columnas de 43 de orden dórico con su correspondiente cornisamento en toda su estension, que es de 160 palmos, y sobre la cornisa y banquillo del centro un cuerpo ático, coronado de un escudo de armas reales con trofeos militares. Las puertas colaterales, ya constiuidas, son mas angostas que la del centro, estando sin embargo las impostas de los tres arcos en una misma línea horizontal •. estas dos puertas se hallarán adornadas de pilastras disminuidas, con entrepaños almohadillados, teniendo por remate grupos de trofeos romanos en los espacios de los intercolumnios del cuerpo del centro deben colocarse dos estatuas en el frente esterior, que representarán la agricultura^ navegación, y otras dos en el interior que figurarán el comercio y la felicidad pública; y finalmente, sobre ellas y en los targetones del cuerpo ático, inscripciones alusivas á la heroica defensa de Zaragoza. Encargado el ayuntamiento constitucional de esta ciudad por decreto de las Cortes, sancionado por S M. en 27 de julio de 1838, de la continuación de la obra de que nos ocupamos, y adjudicados al mismo los productos destinados á dicho objeto, nada ha podido adelantarse en ella por efecto acaso de las circunstancias de la última guerra civil; pero es muy probable que esta corporación atienda en lo sucesivo con el ce’o que la distingue, á tan importante mejora de ornato público, poique seria una lástima que después de haberse invertido en ella 672,175 reales 8 mreales hasta el mayo de 1835, en que se suspendió su continuación, no se viese por fin completado tan glorioso recuerdo para los defensores de la ant. César Augusta, en sus dos memorables asedios por los ejércitos del vencedor de Austerliz y Jena, tanto mas cuando puede asegurarse, que está ya hecho el mayor gasto de la obra, y hay grandes acopios de piedra, empezada á labrar para su conclusión.

Puerta del Ángel. Se halla al NE. de la cap. en la plaza de La Seo, dando frente al puente de piedra sobre el r. Ebro, y á las carreteras generales de Cataluña y Francia Por el mal aspecto que presentaba, puesto que solo se componía de una entrada mezquina , por su diformidad y por encontrarse ruinosa , se derribó hace pocos años; pero según se nos ha asegurado, están ya construidos mucha parte de los cimientos para la nueva puerta, cuyo pl3no hemos tenido ocasión de ver y examinar personalmente. Consta de 3 entradas, una en el centro para carruagesde arco de medio punto de 16 pies de luz y 32 de altura , y dos postigos colaterales de arcos adintelados de 10 pies de luz y 20 de elevación , estando coronadas con la imposta del arco del centro y con dos medallones de colgadas talladas sobre las pilastras generales que se levantan en un zócalo de 4 píes de altura , corre un cornisamento dórico coronado por un banquillo, en el cual y á peso de las puertas colaterales, descansan dos competentes grupos de escultura, representando ^s armas de Aragón entrelazadas con geroglíficos de agricultura , artes y comercio. Sobre dicho^banquillo y portada del centro se eleva un cuerpo ático con su medallón para una larga inscripción, coronando toda la obra un escueto de escultura con las armas de la cap. El todo de este edificio compone 66 pies de long., 13 de lat. ó espesor, y sobre 76 de altura.

Puerta Quemada. Se halla al SE. de la población y no contiene mérito alguno artístico. La etimología de su nombre proceed de que en aquel sitio se quemaban los cadáveres de los que eran decapitados en lo antiguo por el tribunal de la Inquisición. Fue destruida enteramente en la guerra de la Independencia, de manera que en la actualidad esta entrada se asemeja mucho á la puerta de una cochera.

Puerta del Sol. Sit. al NE. de la c consta de un solo arco de piedra sillería de bastante elevación; hallándose acribillado de infinidad de balas recibidas en la guerra de la Independencia , sin que tenga ningún otro mérito particular.

Puerta de la Tripería. Se encuentra al N.de la población; es de un solo arco sin mérito alguno, mas que su antigüedad.

Contiguo á esta puerta está el palacio de San Juan de los Pañetes ó sea el ant. llamado de la Azuda, sobre el cual se elevan algunos torreones; siendo tradicional que todavía se conserva el en que firmó la capitulación el rey moro con D. Alonso el Batallador, en 18 de diciembre de 4118.

Puerta del Portillo. Sit. al O. de la ciudad.- es de un solo arco de ladrillo, bastante elevado y de un mérito regular.

Fue construida después de la guerra de la Independencia, por haber sido totalmente destruida durante la misma , la que habia anteriormente. Frente á esta puerta ocurrió, según piadosa creencia, la aparición de la Virgen del Portillo en el año de 1119.

Puerta del Carmen. Se halla al SO. de la población, habiéndose denominado en lo antiguo de Baltax. Consta de un arco de piedra de bastante altura, con algunas molduras y adornos. También padeció mucho en la guerra de la Independencia, por lo cual está acribillada por un considerable número de balas.

Puerta de Sancho. Se encuentra al NO. de la c , y no tiene mérito alguno artístico. Ademas de las puertas de que hemos hecho mención , hay dos postigos, el uno llamado de Soucal, que comunica al Ébro por la calle de Predicadores, y el otro titulado del Ángel junto á la puerta de este nombre, que está cerrado hace ya algunos años. En lo ant. tuvo también otro junto á San Felipe, que salia al nuevo de César Augusto, y por último la puerta de Monserrate, situado al E. de la c , que se halla tapiada en el dia.

CASAS. Esta c , apesar de las transformaciones que ha sufrido, conserva aun la forma elíptica que á lo largo del Ebro le dieron los romanos. El aspecto esterior de las casas ha continuado en el mismo estado que tenían desde su primitiva fundación, debiendo esceptuarse sin embargo muchas de las casas derruidas por el plomo enemigo en la guerra de la Independencia, que después se han reedificado con mejor gusto y mayores comodidades. Comprueba esta verdad la hermosa calle del Coso, que es donde mayor número de edificios nuevos se advierte; la del paseo de Sta. Engracia; la de San Miguel y la de la Soledad ; distinguiéndose en la primera muy particularmente las casas de D. Gerónimo Martin, D. Agustín Quinto, D. Pascual Liñan, D. Vicente Ibañez, D. Antonio Ballesteros , D. José Marracó , D. Antonio Luzan, D. Juan Bruil, marqués de Navianos, conde de Fuentes y la titulada de Tarazona en la segunda las de D. Joaquín Mairal, Doña Margarita Franchini, D. Felipe Almée y la que llaman de Doña toribía, y en las de San Miguel y la Soledad todas generalmente, hallándose estas ademas adornadas de hermosas azoteas y bonitos jardines. La mayor parte de las casas que componen la población son de tres pisos, las hay también de cuatro y aun de mayor número, y por lo regular contienen habitaciones cómodas y espaciosos, siendo sus portadas y patios desahogados y anchurosos. Seria muy conveniente por último que la Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de acuerdo con la municipalidad establecieran un plan uniforme y severo, á fin de que en lo sucesivo no se advirtiese la desigualdad que presenta en el dia el esterior de las fachadas en las nuevas casas que en adelante se vayan edificando, siendo también una de las mejoras que debieran adoptarse, la de no permitir bajo concepto alguno se coloquen en los rafes de los tejados las canales de metal en la forma que se verifica en la actualidad sustituyendo esta parte con conductos interiores, como se hace en Madrid y otras poblaciones aventajadas en cultura y civilización.

CALLES. El número de calles de que consta es de 213, las cuales forman una cruz perfecta dividida á manera de diámetros por dos largas carreras que atraviesan toda la o.i la primera empieza en la puerta de San Ildefonso situado en la parte del N., desde donde sigue por la calle de la Tripería al Mercado y Albardería, y continuando por el Coso y Piedras del mismo, termina en la puerta del Sol que mira al NE. la segunda parte de la puerta de Sancho al NO., y se dirige por la calle de Predicadores al antiguo arco de Toledo ; desde aquí sigue por las de la Platería, Sta. Cruz y Mayor, concluyendo en el arco de Valencia que da frente al E. Aunque la mayor parte de dichas calles son angostas y tortuosas, revelando con ello su antigua época, existen sin embargo algunas bastante r egulares como son las del Coso, Mercado, Mayor, San Gil, Cuchillería, San Pablo, San Blas, Armas y Predicadores; siendo de notar que todavía conservan sus propios nombres , las calles que componían los ant. barr. ocupados por los moros en las de la Meca, Azoque, Alfóndiga y Morería Cerrada ; y el de los judíos que principiaba en la parr. de San Salvador y se dirigía ala de San Gil, calle y plaza de la Verónica, terminando en lo que son ahora graneros llamados de la Ciudad. Consérvanse asimismo algunas vias ó comunicaciones subterráneas, ejecutadas en tiempo de la persecución de los cristianos, y algunos han querido designar un gran número de calles de esta clase, asegurando que por el rey llamado Abenalfaje , á quien se atribuye la construcción de la mezquita mayor, hoy templo de La Seo, se hizo practicar un subterráneo que conducía desde el castillo de la Aljaferia hasta la referida mezquita, y atravesaba á lo largo la mayor parte de la población, dirigiéndose por la calle de la Cuchillería, donde todavía se distinguen alguuos vestigios. Lo cierto es , que desde la capilla de Ntra. Sra. de las Nieves en la citada iglesia

de la Seo corre una bóveda subterránea por debajo de la puerta de la Pubostriaen dirección de la plaza de Sta. Marta; tres mas que paran en el cementerio de los Mártires, y otras tantas que deben terminar en la capilla de Ntra. Sra.

del Pilar; siendo con especialidad muy notable el subterráneo que se encuentia en la casa núm. 91 del Coso , propia de la familia de Asencio, el cual en la estension de 13 pasos regulares de long. con 10 de lat., se cuentan 10 columnas que forman como un templete rectangular las seis son redondas y las cuatro cuadradas, viniendo á ser su altura desde el suelo de unos 9 palmos y medio ; sus capiteles son muy toscos y sin adorno alguno, y á no ser porque en la parte superior terminan en cuadro, podrían considerarse como unos conos truncados; atribuyéndose por último toda la obra, según el remate de dichas columnas, al tiempo de la dominación agarena.

PLAZAS. Cuéntanse en Zaragoza 38 plazas, entre las cuales es la principal la de! Mercado, llamada en lo ant. Plaza del Lino •. su forma es cuadrilonga , y si bien los edificios de que se compone denotan una antigüedad tan estraordinaria que parecen amenazar una próxima ruina , tiene no obstante comenzado un porche nuevo con arcos de medio punto de piedra sillar, bajo cuyo modelo ha de continuar todo el resto; y aquí no podemos menos de invitar al ayuntamiento para que por todos los medios que estén á su alcance , ponga fin cuanto antes á tan grandioso y útil proyecto. Esta plaza es la que mas surtida se halla de mercaderías de todas clases, de caza, frutas y hortalizas, en tales términos que puede cons iderarse como una de las mas abundantes que se conocen.

También merecen particular mención la plaza del Pilar, de figura cuadrilonga y la mas estensa de la c . , estando destinada principalmente para la venta de pescados salados y corderos; la de Sta. Marta en que también se venden frutas y hortalizas; las de la Magdalena y San Felipe dedicadas á la venta de carbón ; la de Sto. Domingo á la de cabal/erias, y la de San Fernando ó sea la de la^Constitucion, que es el punto de recreo mas concurrido de la cap.

Al hablar de esta plaza debemos aconsejar igualmente al ayuntamiento, coloque la lápida que simboliza las libertades españolas en otro punto, ó cuando menos de una manera mas conforme y decorosa, porque no parece muy digno de la ciudad de César Augusto y de tantos héroes aragoneses, se mire con tanta indiferencia el emblema de su libertad. La limpieza de las calles y plazas está á cargo del presidio peninsular mediante contrata, y para cuyo objeto tiene el ayuntamiento

consignados en su presupuesto de 1850 la cantidad de 12,000 reales Corresponde ahora presentar un dato curioso , una relación por orden alfabético de todas las calles y plaza» con espresion del número de edificios tanto productivos como improductivos. (Continua en el original)

ZARAGOZA (ARZOBISPADO DE)

tiene por sufragáneos los ob. de Huesca , Barbastro, Jaca, Tarazona , Albarracin y Teruel. Confina al N. con las dióo. de Pamplona y Jaca ; al E. con las de Huesca, Lérida y Tortosa; al S. con las de Valencia, Teruel y Albarracin, y al O. con las de Sigüenza Tarazona y Osma. No tiene parte alguna suya enclavada en otras diócesis, aunque hace un gran ángulo saliente hacia Teruel; pero dentro de su territorio hay los siguientes enclavados la parr. deSta. Engracia de Zaragoza que es del ob. de Huesca-, la del pueblo de Pradilla que es el de Jaca; la de Oseja que es del de Tarazona ; 13 parr. pertenecientes á la orden de San Juan; y las iglesia de San Juan de los Pañetes y del Temple en la cap., que son esentas. Esta diócesis , restaurada por D. Alonso I de Aragón en 1,117, comprende 363 pueblos, que corresponden á 4 provincia civiles en esta forma 183 á la de Zaragoza; 178 á la de Teruel; el de Cortes á la de Navarra , y el de Olocau á la de Castellón de la Plana. Hay un vicario general para todo el arz., por lo cual no se conocen en él mas que los 3 oficialatos foráneos de Daroca, Alcañiz y Puerto-Mingalvo. Consta de 2 iglesia catedrales, que son el Salvador y el Pilar dentro de Zaragoza; 2 colegiales en Daroca y Alcañiz; 370 parr. matrices y 14 anejas, que forman un total de 384 iglesias. El cabildo metropolitano se compone, según la matricula eclesiástica , de 4 3 dignidades y 31 canongias inclusa la de la estinguida Inquisición, cuyo cuerpo canonical se divide en dos residencias, launa en la iglesia del Salvador, y la otra en la de Ntra. Sra. del Pilar, con igual número de dignidades y canónigos en cada una el deán desde el 4.* de abril de cada año en que se mudan las residencias del uno al otro templo, permanece 6 meces en el del Salvador; y desde el 4.° de octubre por otros6 meses en el del Pilar, celebrándose en la iglesia donde reside aquel, los cabildos, procesiones, y demás funciones generales capitulares. Hay ademas en el templo del Salvador 49 racioneros, 8 medios racioneros, 9 beneficiados y 4 8 capellanes de altar y coro ; y en el del Pilar 35 racioneros, 8 capellanías, 28 beneficios y otros tantos capellanes de cora y altar. En la cap. se encuentran los dos únicos seminarios de la diócesis que son; el sacerdotal de SanCárlos, y el conciliar di San Valero y San Braulio, fundado en 4788 con cátedra de geografía.

El estado que tenia el culto de esta diócesis en el año de 4833, según los datos remitidos al Gobierno en el de 4846, aparecen reasumidos en el siguiente cuadro. (Ver en el original)

ZARAGOZA (PART. JUD. DE)

está dividido en 2 juzgados de 4.» instancia de término, denominados del Pilar y de San Pablo. El primero empieza desde el pretil de la ribera del Ebro frente á la puerta de San Ildefonso en línea recta, y entrando por ella en la ciudad sigue sin perder la izquierda por las calles de la Tripería, plaza del Mercado, Cedacería, Coso, Piedras del Coso, plaza de la Magdalena y calle de la Puerta del Sol, saliendo por esta á concluir en la bajada del Ebro.

Comprende este cuartel ó distr. judicial todas las calles que estan dentro de la indicada demercacion, el arrabal de Altabas estramuros, multitud de torres de recreo y cas., y los pueblos de la izquierda del Ebro, que son Alfajarin, Alfocea, Cerdan, Juslibol, Las Casas de La Paul, Leciñena, Pastriz, Peñaflor, Perdiguera, Puebla de Alfinden, San Mateo, Villa mayor, Villanueva de Gallego, Zuera y el barrio de San Juan de Mozarrifal. El segundo juzgado, ó sea el distr. de San Pablo, comprende el resto de la ciudad de Zaragoza, con las Tenerías, Torrero, Casablanca, otra porción de torres de recreo y cas., y los pueblos de la der. del Ebro, que son Cadrete, El Burgo, La Joyosa, Las Casetas, María, Marlofa, Monzalbarba , Cuarte, Sobradiel, Torrecilla de Valmadríd, Torres de Berrellen y Utebo. Todas las citadas poblaciones forman 25 ayuntamiento, y las dist. que entre ellas median y las que de las mismas hay á la cap. de provincia y á la corte; así como los datos de población , riqueza , contribución y demás pormenores estadísticos, aparecen en los estados que á continuación se espresan. (Ver en el original)

El partido judicial de Zaragoza está dividido por el Ebro en 2 porciones casi iguales su C L I M A es muy desigual, pudiendo decirse que no se conocen realmente en él mas que las dos estaciones de invierno y verano, y aun en esta se nota bastante frió cuando reinad cierzo los vientos que lo combaten con mas frecuencia son el NE. y el E., llamados vulgarmente Cierzo y Bochorno, y las enfermedades mas comunes suelen ser catarros y tercianas, ó sean calenturas intermitentes.

Su término jurisd. se estiende 9 leg. de N. á S. y 8 de E. á O., confinando por el N. con la provincia de Huesca; por el E. con el partido judicial de Pina; por el S. con los de la Almunia y Belchite, y por el O. con el de Ejea de los Caballeros. El terr. que comprende el partido de que nos ocupamos participa de llano y montuoso sus montes mas notables son los de la v. de Zuera,los cuales están poblados de hermosos y corpulentos niños, algunas encinas y leñas menudas de fogaril.

Descuella asi mismo, aunque desnudo en el dia del mucho arbolado que tuvo en lo ant., el monte del Castellar, cuya pertenencia fue del duque de Villahermosa; pero después de muchas diferencias y cuestiones litigiosas, se ha hecho últimamente por el consejo provincial una distribución por {>artes con intervención de sus porcionistas, el pueblo de a Muela, Alagon, Torres de Berrellen ó duque de Villahermosa, Villanueva de Gallego y la ciudad de Zaragoza. El monte de Torrero, notable también por el gran múmero de árboles de que estuvo cubierto en otro tiempo, abunda, asi como los demás de que hemos hablado, de ricos pastos para ganado lanar y de multitud de yerbas aromáticas y medicinales, entre las que se distinguen el espliego, la salvia, el regaliz, la escorzonera, el saúco, la sanguinaria, el malvabisco, la parietaria, el romero, la manzanilla, el beleño, la siempreviva, el orégano, la matricaria y la estrella de mar. Los es- {>resados montes no forman cordillera alguna de consideración; as llanuras mas á propósito para poblar son las de San Gregorio hasta los confines del partido judicial de Ejea de los Caballeros, y las canteras mas abundantes son las de piedra de yeso.

Los ríos que bañan el partido do Zaragoza son el Ebro, que pasa lamiendo los muros de dicha capital por la parte del NE. , encontrándose ademas en su margen derecha los pueblos de Torres de Berrellen, Sobradiel, Utebo, Monzalbarba, el Burgo, la cartuja de la Concepción y Fuentes, y en la izquierda Alfocea, Juslibol y Pastriz; el Gallego, que corriendo en la misma dirección, esto es de NO.

á SE., desemboca en el Ebro á la dist de 4/2 leg. por bajo de Zaragoza; con sus aguas da movimiento á 3 fab. de papel, una de paños, 10 molinos harineros y 2lavaderos de lanas , hallándose en su márg. der. Las Casas de La Paul, Zuera, Villanueva, Cogullada y San Juan de Mozarrifal, y en la izquierda San Mateo, Penaflor, la cartuja de Aula Dei y Montanana; El Huerva que marcha en dirección de SO. á NE.. pasa á las inmediaciones de Zaragoza por la parte del SE., y se incorpora también junto á esta ciudad con el r. Ebro, habiendo regado antes el término de la Almolilla, que contiene sobre 179 caices de tierra. Fertilizan por último su terr. el canal Imperial, de riego y navegación, y un número considerable de abundantísimas acequias y arroyuelos, que serpentean en distintas direcciones.

Los C A M I N O S que cruzan este partido judicial son el general de Madrid á Barcelona, que atraviesa por medio de Zaragoza; el provincial que desde esta ciudad conduce á Navarra ; los que de esta misma clase hay para Alcañiz , Huesca y Barbastro, y algunos otros de herradura que por via de atajos dirigen también á las mencionadas y otras población

El estado en que se encuentra el primero es bastante bueno y el de los demás solamente mediano.

Las principales producciones de este partido consisten en trigo , cebada , uva aunque no en mucha cantidad, aceite, batatas, maiz y hortalizas; la caza y pesca es poco abundante, y en cuanto á la cria de ganados hay la suficiente para los abastos públicos. El T E R R E N O es fértilísimo , pero se halla en lo general bastante abandonado por falta de medios paia cultivarlo.

La I N D . dominante es la agricultura, pues la fabril se encuentra en un estado tal de abatimiento, que bien puede decirse que no existe. Cuéntanse sin embargo algunas fáb. de papel, entre ellas una de continuo; varias de sombreros, curtidos y botones; alguno que otro telar de lienzos ordinarios; diferentes molinos harineros y de aceite; fundición de hierro, y considerable número de fáb. de jabón, yeso, teja, ladrillo y mal vidrio para el consumo público. El C O M E R C I O se reduce a la esportacion de chocolate, turrones, aceite, vino, harinas, papel, sombreros, botones, jabón, lana y sedas teñidas, y á la importación de trigo, garbanzos, habichuelas, arroz, efectos coloniales, bacalao, hierro en barras, labrado y fundido, maderas de construcción, alum y demás objetos tintóreos, toda clase de paños y telas do seda, lino, lana y algodón, quincalla y otros muchos artículos de lujo.

En este partido judicial no hay mas ferias que la que se celebra anualmente en Zaragoza desde el dia 20 de setiembre hasta el 24 del mismo; si bien suele prolongarse hasta pagadas las fiestas de Ntra. Sra. del Pilar, que son el 12 de octubre. En la misma ciudad tiene lugar un mercado público todos losjueves del año.

ESTADÍSTICA CRIMINAL. LOS acusados en este partido judicial

en el año de 1843 fueron 218, de los que resultaron absueltos de la instancia 15, libremente 13, penados presentes 173, contumaces 17 , reíncidentes en el mismo delito 14, en otro diferente 11 con el intervalo de 5 á 34 meses de los procesados 19 contaban de 10 á 20 años, 137 de 20 á 40 y 44 de 40 en adelante; eran hombres 189 , mujeres 29 ; solteros 81, casados 120; sabían leer y escribir 54; 10 ejercían ciencias ó artes liberales y 462 artes mecánicas; de 18 procesados se ignoraba la edad, de 17 el estado, de 164 la instrucción , de 40 el ejercicio.

En el mismo período se perpetraron 48 delitos de homicidio y de heridas con 4 armas de fuego de uso ilícito, 2 de ilícito, 11 armas blancas permitidas, 4 prohibidas, 25 instrumentos contundentes y 2 instrumentos ó medios ignorados.

ZARAGOZA

intendencia de ant. creación, compuesta de de las c , v., L., ald. y cot. red. do que habla el art. auterior, población todas pertenecientes al terr. antes conocido con el nombre de reino de Aragón. Al acabar de escribir el art. de Zamora, donde ha sido necesario estudiar tanta segregación, y buscar tantas proporciones, sirve de gran consuelo y de estraordinario desahogo entrar en el examen de una provincia, cuyos pueblos todos, sin escepcion alguna , antiguamente pertenecían á una misma división administrativa.

Ni siquiera necesitamos fijar las proporciones, hacer de ellas aplicación y consignar el resultado al examinar datos ant., ya de población, ya de riqueza. Hecho está todo en el art.

de Huesca, pág, 328, 329, 330, 331 y 332 del tomo 9. Las proporciones admitidas allí y aplicadas ya en el art. de Teruel pág. 722, 723 y 724 del tomo 14, son las siguientes Huesca 28’16 p . 7 0 Teruel 25’44 id.

Zaragoza 46’40 id.

100 Examinando en documentos ant. y modernos la proporción de los hab. de los pueblos de esta provincia con los del resto de España, resulta ser el 2’49 por 100. Sin mas esplicaciones vamos á entrar en el examen de los diferentes elementos que constituyen la fuerza y el poder de las naciones, principiando por el dato mas importante y sin duda el mas descuidado, el mas abandonado, quaes^ el de POBLACIÓN. Tenemos á la vista varios documentos ant.

y modernos, oficiales y particulares, según los que, y en las épocas á que los mismos se refieren, los pueblos que forman la provincia de Zaragoza tenían el número de hab. que aparece del siguiente estado Años. Habitantes. Habitantes.

464.683 204,349 2.a 1787 289,244 259,206 305,023 262,496 *.« 1826 397,286 352,443 5.a 1826 356,105 341,080 296,295 279,070 290,653 277,858 8.« 1833 304,823 301,338 9.« 1842 231,577 291,713 10 4843 388,314 » 41 1844 277,461 » 12 1848 263,683 » 43 431,753 » 14 350,000 » PRIMERA,SEGUNDA,TERCERA,CUARTA, QUINTA,SESTA Y SÉTIMA POBLACIÓN. Véase lo que hemos dicho en las pág.

328 y 329 del tomo 9, art. de Huesca.

OCTAVA POBLACIÓN (*). El decreto de división territorial de 30 de noviembre de 1833, dividiendo la España por provincias; la real orden de2l de abril 1834, dividiendo la España por partidos, fijaron á la de Zaragoza 304,823 hab.

con los límites que la hemos descrito anteriormente y_tal como hoy es conocida; y siendo la población total de España, según el trabajo de 1833 de 12.101,952 , la provincia actual debia tener porel2’49 301,338 individuos.

NOVENA POBLACIÓN. (*) Los autores de la matrícula ca-tastral de que hablaremos mas adelante presentaron una población reducida á 231,577 individuos. Nada nos dicen de las causas que pudieron y debieron producir una diminución tan considerable en la población de esta provincia Comparemos este dato con el de 1836, dado por el gobierno civil para formar la Guia del Ministero de la Gobernación. Ignoramos el nombre del Gobernador civil no consta en la Guia, pero era secretario una persona muy entendida, un hombre muy ilustrado, que ha muerto, después de haber hecho grandes sacrificios por la causa de la libertad , después de haber permanecido muchos años en penosa emigración, después de haber servido á su pais con lucimiento y prestigio en la carrera administrativa , después de haber representado en el Congreso con laudable independencia la provincia que le vio nacer, la provincia que describimos ahora era secretario Don Joaquín Pérez Arrieta. Pues bien ; este honrado aragonés que no querría perjudicar á su provincia, que amaba entrañablemente, dijo que la población era de 304,823 individuos, conformándose con el número de hab. que habían señalado los que prepararon concienzuda y minuciosamente los trabajos, que originales hemos visto para la división de España por provincia Se ve pues, que en el año de 1842 habia dismiduído la población 73,246 almas, ó sea el 24*02 por 100. Bien conocemos, que una parte, no muy considerable de la provincia de Zaragoza habia sido teatro de la guerra civil, y que muchos de sus habitantes habian sucumbido víctimas de una desastrosa contienda entre hijos de una misma madre. Pero ni esta circunstancia justifica una diminución tan importante, deduciendo nosotros que los autores de la matrícula, empleados de Hacienda, no dieron como no se ha dado nunca en las oficinas de las Intendencias la menor importancia al censo de la población, á este gran trabajo que es el auxiliar mas poderoso de toda buena administración, no solo para el impuesto de consumos, sino para el de la riqueza territorial; el de la industrial y mercantil. La población de 1842, según las matrículas, era en toda España de 1L.715,413 almas, cuyo 2’49 por 400 es de 291,713 individuos.

DÉCIMA POBLACIÓN. Según la proporción de aumento que admitió el Sr. D. Luis Mayans en el año de 1844 al presentar á S. M. los trabajos de estadística criminal de 4 843, la población de la provincia de Zaragoza debia ser de 388,314 habitantes.

UNDÉCIMA POBLACIÓN. La estadística municipal de 4844 señaló 58,462 vec, de suerte que los mismos ayuntamientos en sus relaciones al Gobierno civil presentaron 9,668 vecinos mas que los autores de la matrícula ; de manera, que podía decirse que desde el año de 1842 á 1844, habia aumentado el vecindario en 19’81 por 100. Aplicada al dato de 1844 la proporción entre veciudad y almas que fija la matrícula catastral (4’74 á 1) el número de individuosdel registro municipal debe ser de 277,46L.

DUODÉCIMA POBLACIÓN. En el estado de instrucción correspondiente al año de 1848 figura esta provincia con 263,683 almas , sin que sepamos de donde se ha tomado el dato, ni quien le haya facilitado.

DÉCIMA TERCIA POBLACIÓN. También tenemos de esta provincia el dato del número de jóvenes varones de 18 años, que son 5,389, y suponen una población de 431,753 individuos. Repetimos aqui por última vez que consignamos el número sin admitir el resultado; pero suplicando’á la administración fije su atención en este punto, haga de él un detenido estudio v reconozca la imperiosa necesidad de adquirir un censo de población mas exacto.

DÉCIMA CUARTA POBLACIÓN. Son muchos los datos particulares que tenemos sobre la población de varios pueblos de esta provincia, donde como en los demás de España , se oculta el número de hab. de una manera sorprendente , y nosotros podemos decir sin perjudicar al pais que describimos, que la provincia de Zaragoza pasa de 350,000 almas Presentados todos los datos de población que nos ha sido posible reunir, antiguos y modernos, según hemos dicho, oficiales y particulares, solo nos falta para concluir esta parte de nuestro ort., presentar el siguientes (Continua en el original)

ZARAGOZA (PROV. DE)

una de lastres en que se encuentra dividido en la actualidad el ant. reino de Aragón en lo civil y administrativo es de primera clase; en lo j u dicial depende de la audiencia terr. de Zaragoza; en lo militar corresponde á la ciudad g. denominada de Aragón, constituyendo también una de las comandancias generales que componen este distrito ; y finalmente en lo eclesiástico pertenece á las diócesis de Zaragoza , Huesca , Jaca, Lérida , Sigüenza y Tarazona.

SITUACIÓN Y CLIMA. La provincia de que nos ocupamos se halla entre los 41» 4′ 15″ 42» 47′ 20″ de lat. N., y 1° 30′ 12″ 3o 58′ 53″ de long. E. de Madrid. Su estension de N. á S. es de 22 1/2 leg. de ¡8 al grado, y de 25 de E. á O., formando una superficie de 440 leg. cuadradas, en cuyo espacio comprende 5 c , 97 v., 209 L., 28 ald. y 7 cotos redondos, cuyos pueblos forman 331 ayuntamiento; habiendo ademas porción considerable de casas de campo, cas. y desp. Para la adm.judicial está dividida en 12 partido (*), que son Ateca, Belchite, Borja, Calatayud, Caspe, Daroca, Ejea de los Caballeros, la Almunia, Pina , Sos, Tarazona y Zaragoza ; siendo las dist. que median entre estas población las que de ellas hay á la audiencia terr., ciudad g. y dióc, á las cap. de las provincia confinantes y á la corte, las que aparecen en la escala de distancias que incluimos al final de este articulo El viento que en ella reina con mas frecuencia es el NO.

llamado cierzo por los naturales; á este sigue el bochorno ó SE.; el fagueño ó S., y también alguna que otra vez el N. ó guara, procedente de la sierra de’este nombre. El primero y último siempre son fríos en invierno y frescos en el estio; el segundo y tercero casi nunca dejan de ser calorosos, haciendo por consiguiente muy desigual y aun desagradable en muchas épocas el clima atmosférico. Las enfermedades que mas comunmente padecen sus hab., suelen ser tercianas ó sean calenturas intermitentes.

TÉRMINO Y CONFINES. Habiendo visto ya en el artículo de Aragón (reino de) la estension y límites que tenia la a n tigua provincia de Zaragoza, y los partidos en que se hallaba dividida cuando en unión con las actuales de Huesca y Teruel, constituía por sí sola el citado reino, vamos á ocuparnosahora únicamente de las diversas modificaciones porque ha pasado en lo que va del presente siglo. Por el proyecto, pues, de división terr. déla Península en departamentos presentado, en virtud de la constitución dada en Bayona por el intruso rey ü. José Bonaparte, en el año de 1809, se designó á Zaragoza como cap. del departamento de su mismo nombre. Sus límites eran iguales ajos que después se le señalaron en la nueva división del terr. español en prefecturas con arreglo al decreto de 17 de abril de 1810, que como se ve, no hizo mas que cambiar sus denominaciones. La prefectura de Zaragoza, con subprefectos en la misma ciudad, en Calatayudy en Hijar, abrazaba una ostensión de 580 leg.

cuadradas de 20 al grado, confinando por el N. y NE. con las prefecturas de Pamplona y de Huesca, y cuyos límites eran el r. E6ro. Por el SE. y S. confinaba con las de Tarragona y Teruel, siendo sus límites el r. Guadalope desde su embocadura en el Ebro , subiendo hacia su nacimiento hasta el punto en que confluye con el Calanda ; seguia la dirección de este rio, que después toma el nombre de Exulbe, y pasaba al S. del lugar de la misma denominación; deede el nacimiento de dicho r. continuaba la línea de demarcación hacia el O., y se unia con el r. Martin, pasando antes al S. de Estercuel; desde alli iba en la dirección de este último r. hasta su origen en Cervcra; marchaba dejando á Cervera v Pancrudo dentro de la prefectura de Teruel; pasaba al NO. de Lidoa , Argente , Brea y Torre la Cárcel, que quedaban igualmente comprendidos en dicha prefectura; seguia por entre Pozohondon y Monterde, quedando los lugares de Alba, Pozohondon y Orihuela dentro de la pre- fectura de Zaragoza; pasaba por entre los nacimientos délos r. Molina y Guadalaviar, y concluía en Ntra. Sra. del Tremedal, que quedaba también dentro de los límites de esta última prefectura. Por el SO. confinaba con la prefectura de Guadalajara, determinando sus límites la línea de demarcación que partia de Ntra. Sra. del Tremedal; pasaba al SO.

de Checa , Traid , Otilia , Torrecuadrada y Molina de Aragón, quedando todos estos lugares comprendidos en la prefectura de Zaragoza; continuaba por el O. de Rulo y Torrubia, terminando entre este último pueblo y Tartanedo; los lugares de Taravilla, Megina, Pinilla, Terraza,Caslellote, Serna, Herreria y Pardos, quedaban dentro de la prefectura de Guadalajara. Por el O. y NO. confinaba con las prefecturas de Soria y Burgos, dirigiéndose la línea que demarcaba sus límites un poco al N. de Torrubia hacia este mismo punto cardinal; dejaba á Tartanedo,Hinojosa yMilmarcosal O. dentro déla prefectura de Soria, y al E. Fuentelsaz y Campillo en la de Zaragoza; desde allí iba á encontrar el r. Jalón cerca, y al E. de Ariza, cortaba e\Deza entre Cihuela y Embid, quedando el primer pueblo dentro de la misma prefectura de Soria, y el segundo en la de Zaragoza; pasaba por entre Ciria y Malanquilla al O. de Pomer y Purujosa; dejaba al E. la sierra de Moncayo , dirigíase por el E. de la Cueva , Aldehuela de Agreda, Vozmediano, Casas, Valverde y venta delPortazguillo , y encontrando después el punto en que se unen los r. Aña maza y Alhama, seguía desde allí el curso de este r. hasta su confluencia con el Ebro al O. de Alfaro.

En la división de España en provincias decretada en 30 de enero del año de 1822, pero que cayó en desuso con motivo de los acontecimientos políticos del de 1323, volviendo por consiguiente las cosas á su antiguo estado, se dieron á la provincia de Zaragoza los siguientes limites. Por el N. y NE, confinaba con la provincia de Huesca; por el E. con las de Lérida y Tarragona; por el S. y SO. con las de Castellón, Teruel y Calatayud, y por el O. con las de Soria, Logroño y Pamplona. Su límite N. y NE. principiaba entre Lorves y Fago al S. de Roncal; y venia por el O. de Berdum á cortar el r. Aragón; pasabaalE.deBaguesábuscarelnacimientodel Onsella, y de aqui seguia por Biel y Fuencalderas, y por entre Sta. Olaria y sierra de los Blacos á encontrar elr. Gallego en su confluencia con e’i Dodiello; iba por el Gallego basta que se une con el Seton, desde donde venia en dirección al SE. atravesando los llanosde Violada á buscar el estremo N. de la sierra de Alcubierre, la que continuaba hasta la confluencia del Alcanadre con el Cinca. De aqui seguía en dirección del E. á encontrare! límite antiguo deCataluña al E. de Zaidin; por el E. el antiguo límite también de Cataluña con Aragón hasta el mojón qué dividía á Cataluña, Ai agón y Valencia; por el SE. el limite actual de Aragón con Valencia desde dicho mojón hasta cerca de Zorita. Desde este punto se dirigiael límite S. por Ntra. Sra. do la Carrasca, la de Monte Santo, y por los montes que dan origen al r. Calando; atravesaba el r. Martin en dirección al NO. cerca de Torre las Arcas; pasaba por encima de la Hoz de la Vieja , Anadón, Rudilla y Fuenfria, á buscar la divisoria de aguas al N. de Ntra. Sra. de Pelarda; seguia por entre Piedrahita y Bea, Lagueruela y Badenas, y por el O. de. Lanzuela y Fuenbuena, á atravesar el r. Guebar entre Villareal y Cerveruela, desde donde en dirección casi al N. iba á encontrar el puerto de San Martin. Desde aqui continuaba por el O. de Aguaron entre Almonacid de la Sierra y Cosuenda, por el E de Alpartil y la Almunia á cortar el r. Jalón en su confluencia con el Crio; dirigíase por el S. de Riela á tomar los montes que vierten al r. Hijuela, los que no abandonaba hasta el Moncago. El límite O., que era el antiguo con Soria hasta el Quedes, empezaba en la sierra de Moncayo entre Monteagudo y Novallas, desde donde seguia por elO. deTulcbras, Ürzanté, Fontillas y el Rocal á cruzar el Ebro; y continuando por este r. hasta» cerca de Novillas, tomaba ei limite occidental antiguo de Aragón con Navarra hasta las inmediaciones de Fago, que fue el punto de partida.

Finalmente, según la última división terr. establecida por real decreto de 30 de noviembre de 1833, que es la que hoy rige, con muy ligeras variaciones en algunas provincia, confina la de Zaragoza por el N. con Navarra; por el E. con la provincia

de Huesca por el S. con la de Teruel, y por el O. con las de Soria, Logroño y Navarra. El lím. S. empieza en la márg.

izquierda del Ebro, al E. de Alborge , atravesando dicho r.; sigue 513 la linea divisoria de la provincia de Teruel, descrita ya en su respectivo a r t . , hasta encontrar el lím. de Aragón en el territorio de Molina al S. de Pozucl. El lim. O. lo fórmala linea divisoria de Aragón con las provincia de Guadalajara, Soria y Navarra , hasta las inmediaciones del valle del Roncal.

El lím. N. es el del valle del Roncal, perteneciente á Navarra.

El lím. E. principia en la ant. linea divisoria de Aragón y Navarra entre Burgui y Fago, siguiendo por entre Asso Í Berdum , E. de Bagues , Longas , Biel y Fuencalderas , á uscar el r. Gallego por elN. deMurillo; continua el curso de este r. hasta mas arriba de Zuera, y apartándose de I aqui se dirige por el NE. de San Mateo , Leciñena y Ntra.

Sra. de Magallon, S. de Alcubierre y O. de Ntra. Sra. de las Fuentes á atravesar el camino real de Zaragoza á Barcelona , entre Bujaraloz y la venta de Sta. Lucia , terminando por último en la orilla izquierda del Ebro, mas abajo de Alborge.

TERRITORIO. Aunque la provincia de Zaragoza es la menos montañosa de las tres de que se componía el antiguo reino de Aragón, no por eso dejan de elevarse y cruzar por ella algunos montes ó sierras, de cuya descripción vamos á ocuparnos con el posible detenimiento. El principal pues, es el monte liamadoel Moncayo, situado al O. de la provincia en sus confines con las de Soria y Navarra, en cuya cima se conserva la nieve de 8 a 10 meses, v eu algunas ondulaciones se halla constantemente está compuesto de puro cuarzo, raso y pelado en su capote, pero vestido en la falda de gayuba, brezo, espinos, hayas, colutea, sorbus doméstica, spartineum purgaos. robus idaeus ó chordones y otros arbustos , entre los cuales se ven también muchas yerbas medicinales, Ínulas, orchi, potentilas, solidago, doronico, onopordum y otras, descollando entre ellas la salvia , esquisita en sii género , y la nunca bien ponderada manzanilla, buscada con gran cuidado por farmacéuticos naturales y eslranjeros. Tiene sobre 2 leg. de elevación y mas de 3 de largo , albergándose en su espesura algunos animales dañinos existen en él minas de lápiz , de piedra de afilar y de varios metales, que todavía se hallan sin esplotar, á escepcion de la mina llamada Val de la Plata, en el término de Calcena, que benefician diferentes empresas desde el año ‘ de 1826 Ramifican desde Añon hasta Tierga , y enlazando el término del primero con el de Purujosa, forma garganta, presentando fácil acceso por dicho monte, y paso á la provincia

de Soria por el collado de las Estacas, aunque bastante peligroso eu atención á la espesura y sinuosidad que le precede.

La sierra de Vicor ó de Morata del Conde, es el primer ramal de montañas, que destacando del Moncayo, se encamina de NO á SE, y una de las canteras metalíferas que señala por muchos puntos aquel enorme promontorio; desprendiéndose de ella alguna que otra, que participa de la misma naturaleza; pero suficientes á llenar de desigualdades el terreno de los partido de Tarazona , Rorja , Calatayud, la Almunia y alguna parte del de Daroca, donde desaparece ó se confunde con la sierra de Gudar. Aventurado será fijar con exactitud su mayor altura , pero desde su base frente de Belmonte, que es en donde presenta mas elevación, hasta la cúspide denominada del Bayo, al O. de Viver de Vicor, se gradúa aproximadamente 1 1/5-leg. Facilitan el paso de esta montaña varios puertos, siendo los mas notables el de Cavero ó de Calatayud, el del Frasno y el déla Condesa, que se hallan á la der del r. Jalón, en la carretera real que conduce de Madrid á Zaragoza, cercándolos grandes sinuosidades y derrumbaderos, aunque defendidos con las obras de construcción de la espresada carretera. En casi todos los pueblos- á que pertenece alguna parte de esta sierra, se registran canteras de rocas primitivas graníticas, guarlilas, espáticas , gueisicas , anfibólicas , micáceas, pizarras y esquistas en algunos puntos se han observado también lavas volcánicas y muchas cristalizaciones Ígneas; se encuentian asi mismo muchos parajes donde se conoce que en lo antiguo se beneficiaban minas; mas habiéndose reconocido en la actualidad algunos de estos sitios , se han abandonado, como también otros nuevos, sin duda alguna por falta de conocimientos mineralógicos, por la escasez do combustible ó por falta de capitales. Asi es que solo se halla en lo? términos de Sta. Cruz de Toved una mina de galena argentífera, beneficiada aun después de la espulsion de los árabes , sin embargo de que abundan los minerales de hierro y los terreno* de azufre. La sierra de que hablamos no permite en su grande elevación vejetar otras plantas que algunas pertenecientes á la temperatura frígida , como el antojanto, tejo, redodendron , tomillo rastrero y otras pero su descenso se encuentra por lo general poblado de chaparros y rebollos, útiles solo para el carboneo , con muy pocas escepciones, de espinos, enebros, retamas, romeros, aliagas, tomillos , palvia, espliego y agedrea, asi como de diferentes yerbas medicinales , y abundantísimas de pasto.

La sierra de La Muela destaca igualmente del Moncayo, perdiéndose en las llanuras de Zaragoza , y aunque no de tanta estension como la anterior, participa de la misma naturaleza; abundando en ella las ricas yerbas de pasto , y en ambas las principales cauteras de la provincia; de modo que en la línea que forma el r. Jalón desde la v. de Epila hasta el puerto de Frasno, se encuentra el almendrón, piedra compuesta de guijarros, do tal manera unidos , que la hacen sumamente dura y muy útil para obras hidráulicas, empleándose también para piedras de molinos harineros. En la misma línea se halla la piedra conocida con el nombre de mármol de Calatorao, que es de grano homogéneo y color negro, la cual se emplea generalmente en obras civiles y sepulcrales.

También se encuentra otra piedra, grano de arena y muy compacta, casi igual á la que produce el monte de Moñjuich en Barcelona, que merece mucha aceptación pira los cilindros y ruejos de molinos de aceite , asi como la piedra llamada campanil ó de cal en tamaño de sillares para diferentes usos de los edificios.

Las sierras de Gudar y de Muñera, que tienen su origen en la provincia de Teruel, se introducen en la de Zaragoza por la porte del S., viniendo á confundirse con la de Vicor ó Morata del Conde, después de haber llenado de desigualdades el partido de Daroca. Forman los puertos de San Martin ó de Cariñena, que se encuentran en la carretera que conduce desde Zaragoza á Valencia , cuya penosa subida necesita sobre hora y media, y otro tanto la bajada, y los de Used, Codos y Aguaron, penosos también en sus subidas por carecer absolutamente de obras de construcción. En todas estas sierras, asi como en las demás cordillera que se las desprenden, antes pobladas de carrascales y pinares, apenas se encuentra en el dia leña útil solo para el carboneo; pero en cambio abundan en ellas escelentes yerban de pasto.

Generalmente se las cree muy ricas de minas, siendo sin embargo , muy pocas las que se esplotau con buen éxito, si se esceptúa la denominada de San Vicente, sita en los términos de Fombuena , que consiste en plomo de galena , y es propia de una sociedad establecida en Zaragoza. Las vetas y aun agrupamientos de piedras calizas es lo mas fre cuente en ellas, encontrándose por lo tanto muchas canteras de cal y yeso; también existen minas de alabastro y aun de azabache, siendo de lo mas superior que se conoce el que se encuentra á las inmediaciones de Daroca.

Por el N. de la provincia se introduce igualmente otra sierra llamada de Sto. Domingo , la cual se desprende de los Pirineos por los valles de Hecho y Ansó, v después de cruzar los partido jlid. de Sos y Ejea dé los Caballeros, se divide en este en dos ramales, dirigiéndose el uno por Biel hasta llegar á Marracos, donde muere, y el otro por Luesia hasta desaparecer en Añesa , formando desde este punto una continuación de cerros de muy poca elevación. Comunmente son de piedra caliza y algunos areniscos, y todos abundan en yerbas de pasto y bosques de pinos. También se les cree no escasos en minerales , pero en la actualidad no so beneficia mas que una mina de cobre en el término de Biel. En la misma dirección del N. de la provincia y jurisd. de Salvatierra, se eleva la sierra de Belbun , que campea sobre todas las de sus inmediaciones; se encuentra vestida de havas, pinos , encinas, robles y otros diferentes árboles y arbustos; abrigando en su espesura osos, jabalíes, lobos y algunos otros animales dañinos.

Al N. de Tausto principia otra serie de cerros de poca altura , que se dirige de NO. á SE., formando una cadena hasta llegar á confundirse en el término de Zuera con otra que tiene origen en el desp. de Sora , jurisd. de Ejea, y que siguiendo casi paralelamente á la anterior, concluye al O. de aquella v. Participan ambas de la misma naturaleza de terreno que las anteriores, si bien esta última se halla bastante cubierta de pinos de construcción y para carboneo, abundando en yerbas de pasto para ganado lanar y vacuno. Por el SO. de la provincia se introduce la sierra de Molina, que tiene su origen en la de Guadalajara, estendiéndose en diferentes direcciones, y llenando de desigualdades el partido

de Ateca, donde se enlaza con otras que no merecen particular mención. No se halla muy poblada de árboles ni arbustos , pero en cambio abunda en canteras de preciosos jaspes y mármoles, en piedras para cal y yeso, y en deh.

de escelentes yerbas de pasto, asi como en plantas aromáticas y medicinales.

Al SE. de la misma provincia se alzan las montañas de Mocatero, Vizcuerno y Sierra de Mequinenza, formando una mediana cadena de poca elevación. Están pobladas de sabinas, enebros , lentiscos, romeros y aliagas, y la de Mequinenza de olivos silvestres. También son ricas én yerbas de pasto para ganado lanar y cabrio , y en infinidad de flores que fomentan un número considerable de colmenas conteniendo ademas muchas canteras de arena y piedra para yeso.

La sierra de Alcubierre principia en el estremo oriental de los llanos de Peñaflor al E. de Zaragoza, y se prolonga en la misma dirección hasta introducirse en la provincia de Huesca, la atraviesa el camino que va de Zaragoza áBarbaslro, cruzando la población de su nombre. Es de poca altura, y no existen en ella canteras ui minas de ninguna clase; pero en algunos parages no escasean las ricas yerbas de pasto. Finalmente, otras cordillerasde cerros cruzan y nacen en la provincia

de Zaragoza de menos consideración y que por lo mismo no merecen nos detengamos en su descripción , si se esceptúa el monte del Castellar que forma la margen izquierda del Ebro desde frente á Gallur hasta Juslibol, y de cuyas célebres minas de sal nos ocuparemos en el tratado de ind. minera.

CALIDAD DEL TERRENO. Fuera de la parte montañosa de que hemos hablado, lo demás de esta provincia es en general bastante llano, y sus tierras muy susceptibles de producir prodigiosamente , escepluando las que no pueden recibir el beneficio del riego; pues como el clima es bastante seco, desde que se ha mirado con tanta indiferencia el descuage y tala de los montes , en algunos años escasean las lluvias , y por consecuencia precisa se pierden las cosechas. Desgraciadamente , de los 346 pueblos de que se compone la provincia, solo 190 son los que disfrutan de aquel beneficio , sin embargo de que la bañan multitud de considerables rios y arroyos; consistiendo esto sin duda en la montuosidad del terreno por donde pasan , en su rapidez, profundidad de cauce , y poca ind. ó falta de fondos para utilizar sus aguas por medio de presas ó azudes. No obstante , todas las márgenes de los rios que pueden recibir este beneficio desplegan la mas activa y lozana vegetación las riberas del Ebro y del Jalón , son de las mas ricas que se conocen ; las huertas y valles de la Almunia , Borja , Ateca , Calatayud, Daroca y Tarazoua , llaman la atención por su fertilidad , hermosura y variado de sus producciones. Otras semejantes.se encuentran en diferentes puntos , pero ninguna de ellas puede compararse con las fértiles campiñas que rodean la cap.

la abundancia de riego que rinden á su escelente suelo tres rios y un canal le hacen producir á competencia frutos de todas especies y toda clase de granos, pagando con usura el trabajo y diligencia del agricultor. No es tampoco menos productiva la llanura de Caspe que por la benignidad de su clima , se ve cubierta en todas las estaciones del año de las mas sabrosas hortalizas y legumbres; al paso que sus pingües olivares, diversidad de árboles frutales y plantaciones cíe moreras , la ponen en el caso de ser la mas abundante y rica entro las de Plasencia , Fuentes de Ebro y Alfamen, que son las mas notables que existen en la provincia

Ríos Y AKROYOS. El caudaloso Ebro es el r. de mas consideración que baña esta provincia , y en el que pierden su nombre todos los demás que la fertilizan por discurrir la línea mas baja de su territorio. Tiene su origen en el término de Foutibre al pie E. de una sierra, una leg. al O. de Beinosa, provincia de Santander, y entra en ¡a de Zaragoza por los confines de Navarra, término de Cortes. El primer pueblo que fertiliza con sus aguas es el de Novillas partido judicial de Borja, donde se le une , pasando por debajo del canal Imperial, el r. Huecha , que se forma de diferentes manantiales que descienden del Moncayo á las inmediaciones de Añon , después de dar movimiento aun molino harinero y proporcionar riego á los pueblos de Alcalá de Moncayo, Ambel, Ribas, Ainzon, fiureta , Alberite, Bisimbre y Mallen que deja á su derecha, y al monasterio de Ntra. Sra. de Verueld , Bulbuente, Malejan , Rorja, Albeta , Magallon, Agón y Frescano que quedan á su izquierda Continua su curso de NO. á SE.

pasando por las inmediaciones de Gallur, que se encuentra á su margen der., confluyendo á su frente por la izquierda el r. Riquel ó del Rayo , que reúne las aguas de las Arbas dcLuesia y de Biel , y el r. Ores del que se hablará mas adelante.

Aumentado su caudal con el tributo que estos le rinden, sigúela misma dirección dejandoá su izquierda los lugaresde Pradilía, Bemolinos, Castillo de Pola, el Castellar y casas de las Salinas, v á su derecha los de Boquiñeni, Luceni, Alcalá de Ebro, Cabanas , Alagon y Torres de Berrellen , en cuyo término y una hora antes de llegar á él pierde su nombre el r. Jalón después de haber pasado por sus admirables obras construidas debajo del canal Imperial. Sirviéndole de margen izquierda el monte del Castellar a donde se encuentran muy inmediatos los pueblos de Alfocea y Juslibol y dejando á su der. los de La Joyosa , Sobradiel, Utebo, Monzalbarba y Ntra. Sra. de la Sagrada , atraviesa los muros N. de Zaragoza á cuyo frente y próximo á la puerta denominada del Ángel se halla un magnifico puente de piedra , aunque bastante deteriorado , que da paso al arrabal de Altabas y á la carretera que conduce á Barcelona. A muy pocadist. del anterior se ven todavía los cimientos de otro puente de tablas que también lo cruzaba antes de la guerra déla Independencia, y algo mas abajo se le une por la der. el r. Haerva , é inmediatamente por su izquierda el Gallego. Sigue su curso en la misma dirección, dejando á la der. ía cartuja de la Concepción, el lugar del Burgo, el santuario de Ntra. Sra.

de Zaragoza laYieja y la villa de Fuentes, juntoá la cual se le incorpora el r. Roden ó Ginel, que tiene su nacimiento en un llano media hora al S. de Mediana, después de dar riego á su hermosa huerta y á parte del terreno de la citada villa; y á su izquierda Pastriz, Nuez, Villafranca de Ebro, Osera , Aguijar y Pina. Continua hacia el mismo punto, y llegando á la villa de Quinto que se halla á su margen der., se encuentra uno de los grandes precipicios ó barrancos que tiene este r. , y que á veces pone en peligro la vida de los pobres navegantes.

Entra luego en los términos de Gelsa y Velilla de Ebro que deja á la izquierda, y al N. de La Zaida que se encuentra á su margen der. se le une el r. Aguas ó Amonada, que tiene origen en la sierra de Pilarda, pror. de Teruel, y se interna en la de Zaragoza por el término de Monevaque está á su izquierda, después de haber aumentado su caudal por el mismo lado con algunos arroyos de poca consideración, y haber fertilizado los término de Samper del Salz , ó sea Samperico, Almonacid de la Cuba , Belchite, donde le cruza un hermoso puente de piedra, Romana y la Zaida; y por la der. Lagata , l.etux , Binaceite y Azaila. Poco mas abajo forma una pequeña curvatura hacia el E., bañando por su izquierda, por medio de presas y norias, los pueblos de Alforque , Alborge y Ntra. Sra. de Rueda; y por la der. los de Cinco Olivas, Sástago y Escatron , en cuyas inmediaciones desagua el r. Martin, que tiene su nacimiento en una hondonada entre horribles peñascos en el pueblo de Segura, provincia de Teruel, y se introduce en la que nos ocupa por el término de aquella villa, fertilizando sus tierras. Desde este punto principia á serpentear describiendo varias curvas hasta que llega á Mequinenza, donde los estribos del bajo Pirineo , que terminan en su márg. izquierda , le hacen cambiar de dirección.

En este espacio de terreno deja á la der. la venta y villa de Chiprana y la de Caspe, en donde pierde su nombre el r. (hiadalope, que entra en esta provincia por el término de aquella población, y tiene su origen en lo mas alto de una sierra cerca de Villarroya de ¡os Pinares provincia de Teruel; y por su izquierda quedan laVenta de la Magdalena y dicha villa y fuerte de Mequinenza , último pueblo de la provincia de Zaragoza.

Sin embargo de ser este rio tan caudaloso , es vadeable por algunos puntos que estiende su cauce, y muy particularmente en la estación de verano frente al pueblo de Utebo, á media hora poco mas ó menos antes de llegar á Zaragoza, y frente al edificio de la Inquisición, que en el dia sirve de cárcel de la misma ciudad. Tiene barca de paso en Novillas, puente de. barcas en Gallur, y barcas también de paso en Remolinos , Cabanas, Alagon, Torres de Berrellen, Utebo, Zar agoza , Pina , Gelsa, Velilla, Cinco Olivas,Sástago , Escatron y Caspe.

ZARAGOZA

audiencia terr. de la Península, compuesta de la provincia de su nombre, y de las de Huesca y Teruel, ó sea del ant. reino de Aragón, con las pequeñas variantes que en sus lím. con las provincia del reino de Valencia y principado de Cataluña introdujo la división terr. de 1834.

Se halla sit, al NE. entre los 39° 51′ 30″, 42« 54′ 50″ lat.,y los I 4 30′ 12″, 4» 3 1 ‘ 2″ long. E. del meridiano de Madrid, y confina por el N. con el Pirineo; al E. cou la audiencia de Barcelona y su provincia de Lérida, y la de Valencia por su provincia

de Castellón de la Plana; al S. también con la de Valencia por la provincia de su nombre; al O. con la de Albacete y su provincia de Cuenca, con la de Burgos por su provincia de Soria y con la de Pamplona. Se estiende 1,233 leg. cuadradas distribuidas en los partido iud. con los ayuntamiento, ciudad, v., L., ald. y desp. que resultan del estado que sique. (Ver en el original)

Con gusto nos estenderiamos en la descrip. geográfica de este suelo privilegiado por la naturaleza, de clima templado, si bien frió al N. y S. por los montes que forman sus lindes, de suelo feraz, capaz de todo género de producciones , y que rinde con abundancia cuantas semillas en él se cultivan, proporcionando al propio tiempo abundantes y muy finas yerbas de pasto para alimentar las crecidas cabanas de ganado lanar, cabrio y de cerda que en él se cuentan, aun después de la notable persecución que esta riqueza sufrió en las guerras nacionales y civiles del actual siglo.

Pero se han dado tan estensas, tan minuciosas descrip. sobre cuanto hace relación á la geografía física y civil del terr.

en los art. de provincia y en el del ant. reino y e . g., que nada nuevo pudiera añadirse, ni hacer otra cosa que repetir, separándonos del principal objeto de este art. Por las mismas causas nos abstenemos de entrar en la historia de la legislación especial de Aragón, contentándonos con referir lo que corresponde al establecimiento de la audiencia.

La tenaz resistencia que las provincia de la ant. corona de Aragón opusieron á la dinastía de los Borbones, y la libertad con que manifestaban, que solo al influjo de las armas se debia su sumisión, á la cual faltarían tan pronto, como se considerasen bastante poderosos para repeler la fuerza con la fuerza , llamaron muy particularmente la atención de Felipe V, quien atribuyendo aquella resistencia á las leyes especiales del país, y al modo especial con que en él se administraba la justicia, derogó los fueros en cuanto á lo criminal , y aunque sostuvo la legislación civil, cambió la magistratura, disponiendo por real decreto de 29 de junio, dado en el Buen Retiro, y real cédula espedida en Madrid á 7 de setiembre de 4707, se formase en Aragón una aud., y mandó se gobernase y manejase en un todo como las dos cnancillerías de Valladolid y Granada, observando literalmente las mismas regalías, leyes, prácticas, ordenanzas y costumbres, sin la menor distinción y diferencia en nada, escepto en las controversias y puntos de jurisd. ecl. y modo de tratarla.

Del preinserto decreto se deduce, que en Aragón se creó una cnancillería igual en un todo á las existentes en Castilla; pero duró corto tiempo este régimen. Hallándose el mismo rey en Zaragoza, mandó por real decreto de 3 de abril de 474 4 el establecimiento de un nuevo gobierno.

Dispuso hubiese un comandante general, á cuyo cargo estuviera el gobierno militar, político, económico y gubernativo; una audiencia con dos salas, una para lo civil y otra para lo criminal, un fiscal para ambas y un regente para su régimen; y anadia ser su voluntad que la audiencia se compusiese de personas á su arbitrio, sin restricción de provincia, pais ni naturaleza , entendiéndose que en la sala del crimen se habían de juzgar y determinar los procesos según la costumbre y leyes de Castilla , aplicándose bus penas pecuniarias á la t e sorería de la guerra, sin mezclarse ni oponerse á los bandos militares, ni disputar ni contradecir la ejecución de ellos, y que la sala civil había de juzgar los pleitos civiles según las leyes municipales de Aragón, salvo en los casos en que se tratase de contratos y dependencias en que el rey interviniere, pues entonces debia enjuiciarse y fallarse por las leyes de Castilla.

Posteriormente por real decreto de 44 de setiembre del mismo año ordeno el aumento de una sala mas para lo civil, y que se manejase en los mismos términos que la de Sevilla.

Después de esta época la audiencia de Zaragoza ha seguido las mismas vicisitudes que las otras audiencia de la Península, siendo en el dia su personal y el de los part iud., asi como el presupuesto ordinario y estraordinano de ella, el que resulta del estado que va á continuación. (Ver en el original)

La circunstancia de ser la audiencia terr. de Zaragoza la última terde que hayamos de ocuparnos, nos pone en efcaso de presentarla como el resumen general de esta parte principal de nuestra obra. Mas para no perjudicar en modo alguno a cuanto con ella tiene relación, daremos dos partes a este articulo, en la primera trateremos de cuanto hace relación a a la estadistica criminal particular del terr, en la segunda presentaremos el cuadro general comparativo de loq eu se   refiere a la estadística criminal de todas las audiencia territoriales. Los etados que van a continuación nos conducen al primer objeto: (Ver en el original)

El estado número 3 trata de las personas\\ esto es, de los acusados, absucltos, penados presentes y contumaces, reincidentes con el intervalo que medió desde la reincidencia al delito anterior, y de las diferentes circunstancias que concurren en los procesados; y en la segunda da razón de las proporciones en que resultan. Según el mismo, los acusados de 10 á 20 años están en relación con los de 20 á 40 de 0*205 á 4 , y estos con los del último periodo de 3*403 á 4; los hombres á las mujeres como 40’599 á I; los solteros á los casados como 0*634 a 4; los que saben leer y escribir á los que no saben como 0″778 á -1 , y los que ejercen profesión científica y arte liberal con los dedicados á artes mecánicas, como 0’036 á 4 consta igualmente que los absueltos están con los acusados en razón de 0’178 a 1; los penados también con los acusados en la de 0’822 á 1; los contumaces-con los presentes en la de 0’100 á 4; los reincidentes con los penados en la de 0’095 á 1 ; y por último , que entre la pobL y los acusados hay la relación de 338*721 á 4. Resulta por tanto, que la audiencia de Zaragoza en la escala comparativa core las otras aud., por el número de procesados, ocupa el noveno lugar. Conviene tener presente este dato para cuando se presenten las reflexiones que surgen de la reunión de todos los antecedentes de este territorio.

Por el espresado dato entraremos á inquirir la proporción con que cada una de las provincia que comprende la jurisd. de la audiencia ha concurrido á la masa total de acusados, y la r e lación en que se hallan con las otras provincia de la monarquía.

En la de Huesca, situado al N., el número de procesados subió, á 542; y calculándose la población en 214,874 almas, la razón. de estas con aquellos es de 396*372 á 4. Tanto en Cataluña como en otros terr. hemos observado, que en los estreñios montañosos, ya por la sencillez de las costumbres, ya porque la misma pobreza del pais no da lugar al desenvolvimiento del lujo, det juego y de otras pasiones que con facilidad se desarrollan en las tierras bajas y mas próximas á las grandes \ ias de comunicación, el número de acusados era infinitamente me— ñor; y en la provincia de Huesca, si bien aparece alguna diferencia comparada con la cap. del antiguo reino, no es tanta como debia esperarse, y mucho menos habiendo sido el punto en que menos se dejó sentir la guerra civil. Por et contrario, en la provincia de Teruel, continuamente desvastadapor los partidarios de D. Carlos y dominada por ellos en gran parte, donde si bien hay terrenos montuosos predominan las tierras llanas , la proporción entre el número de hab. y los acusados es mucho mas ventajosa, á saber 509’450 á 4, diferencia 4 44 unidades. La provincia de Zaragoza dio mayor número de acusados que las otras dos reunidas, 4,205 , por lo que considerándosele 304,823 almas, la proporción es de 252’965 á 4. Que tal sea el achaque de las grandes población, lo hemos comprobado en casi la totalidad de los art. de aud., y lo comprueba la esperiencia por otra parte es menester también tener presente, que la época á que los datos estadísticos que nos ocupan se refieren fue una de las mas difíciles para la cap. de Aragón, porque apenas repuestos los e s píritus de los padecimientos ocasionados por la guerra civil, las pasiones políticas se desbordaron , produciéndose por las diferentes ideas, nuevas conculcaciones , y nuevos agravios que vengar, y nueva serie de delitos. La provincia de Zaragoza ocupa en la escala general de las provincia, sacada del número de procesados, el 43 lugar; la de Huesca el 36 , y la de Teruel el 40.

El estado número 4 se contrae á los delitos de homicidio y de heridas, y á las armas é instrumentos empleados en su comisión. Por él se vé que los delitos de sangre ascienden á 458; y siendo la población 734,685, la relación es de 4604*4 46 á 4. No era en verdad de esperar tan ventajoso r e sultado después de la pintura y de las anécdotas que del carácter y de las costumbres de los aragoneses hacen los estranjeros y no pocos nacionales; después de la idea de terror que al trabuco y puñal aragonés se difundió por todo el mundo; en ese pais en que se creia y aun se cree que entre las palabras y las obras median pocos instantes, que se ejecutaba un homicidio por la menor disputa, y aun á las veces por simple diversión, el número de atentados de este género es menor comparativamente que en 5 audiencia , á saber Albacete, Cáceres, Granada , Pamplona y Valencia, y menor que en 40 el número total de delitos, de sangre, á saber •• Albacete, Burgos, Cáceres , Coruña, Granada , Madrid , Pamplona, Sevilla, Valencia y Valladolid.

Tampoco se advierte en el terr. de la audiencia de Zaragoza, como sucede en otros muchos, particular encarnizamiento en la perpetración de los delitos, deducida esta consecuencia por al número de armas todas las aprehendidas en el ¿erritario ascienden, las de fuego, á 74; esto e s , 54 de «so lícito y 20 de ilícito. y á 4 60 las blancas, 125 permitidas y 35 prohibidas Si se esceptúan las audiencia de Barcelona, Canarias, Mallorca y Oviedo , quizás en ninguna otra se e n cuentra menor número de armas que en Ta de Zaragoza, tanto de las permitidas, como de las prohibidas de ambas especies.

Llama laatencion el número de casos en que se aplicó el veneno como instrumento del delito, poco comprensible •con el carácter noble y franco que se atribuye á los aragoneses.

La misma graduación que al hablar de los acusados, se observa en el uúmero de delitos de homicidio y de heridas con que cada una de las provincia ha contribuido; la de Huesca presenta 16 delitos mas que la de Teruel, y la de Zaragoza 80 mas que las otras dos reunidas. En la escala •comparativa de las provincia por el número de delitos de san- •gre, la provincia de Zaragoza ocupa el lugar 33, la de Huesca el 44 y la de Teruel el 42.

El estado número 5 contiene los acusados por losdelitos de lodo género perpetrados en el terr., divididos en 6 series, según la mayor ó menor analogía de unos crímenes con otros, el número dé los absueltos y las penas impuestas á los declarados culpables. Por conspiración, rebelión, pasquines, resistencia y motin fueron procesados 253, declarados absueltos 72, y culpables 481; de los cuales fueron condenados á pena de muerte uno, á presidio en África uno, á peninsular 3 y á corrección 6; á confinamiento uno , á cárcel 5 4, á prisión sufrida 10, á multa 68, á redención pecuniaria 21 y a apercibimiento 16. Los acusados por contrabando, falsificación y faltas de empleados subieron á 261; resultando absueltos 35, quedaron pues como culpables 206 á quienes se impusieron 17 penas de presidio peninsular, 11 de correccional, uno de África con retención , otro de confinamiento, 12 de cárcel, uno de inhadilitacion, 4 de prisión sufrida , 128 de multas, 10 de redención pecuniaria y 23 de apercibimiento.

Siempre hemos fijado la atención en el contrabando, porque ó bien sea por defecto de nuestra legislación, bien por otros motivos , este es, en casi todos los terr., uno de los delitos mas frecuentes, aunque castigado con blandura y perdonado con facilidad, sin considerar que es la fuente ú origen de otros crímenes de mas consideración, como son el homicidio y el robo los procesados por este delito fueron en todo el terr. 176, número escaso, y al cual apenas podemos dar crédito, considerando la propensión que al fraude prestan los estensos límites de Aragón con el vecino reino de Francia, y á que esta especulación constituye el modo de vivir de multitud de montañeses; reconocemos sin embargo la facilidad con que pueden eludir la vigilancia del resguardo y su persecución , y por lo mismo que uo es estrauo no sea mayor e! número de procesados. Para dar á conocer la relación comparativa del terr. con los otros terr. por este genero de alentado, presentamos el siguiente cuadro• (Ver en el original)

De la precedente demostración resulta que el delito de contrabando ha sido menos frecuente en la audiencia terr. de Zaragoza que en las de Canarias, Coruña, Mallorca, Pamplona y Sevilla.

Continuando en el examen del estado número 5 se encuentra que los procesados por blasfemia, estupro , inmoralidad» escándalo y vigamia, fueron 56, recayendo fallo absolutorio en 2 y condenatorio en 54 del modo siguiente; presidio en África 2, peninsular 5, correccional 5, confinamiento uno, cárcel 14, multas 4 8, redención pecuniaria 8 y apercibimiento 3. Por aprehensión de armas, vagancia y mala conducta aparecen 96 acusados, de los que resultan absueltos 30 y por tanto reducido el número de penados á 66, condenados 4 4 á presidio peninsular, 48 á corrección , 6 confinados, 8 á cárcel, 4 á prisión sufrida, 40 á multa, 40 á redención pecuniaria y 4 á aparcibimiento.

Hemos venido á parar naturalmente al examen de los atentados que mas directamente afectan á las personas y a las cosas. Desgraciadamente vemos prevalecer en el terr. de la audiencia la propensión á los delitos contra la vida y seguridad de los ciudadanos con la notable diferencia de 393 unidades sobre los atentados contra las cosas, y lo que es mas sensible, que si se atiendeá las penas impuestas, los delitos consumados de homicidio, comparado con el número de los que por él fueron acusados, presenta pocos ejemplos en el curso de nuestra obra, de los 949 procesados por toda clase de delitos contra las personas , fueron absueltos 4 06, quedando penados 843, con 4 6 penas de muerte, 18 en África con retención, 24 sin esta circunstancia agravante, 44 á presidio peninsular , 52 á correccional, 88 á cárcel, uno á inhabilitación ó privación de empleo, 44 á prisión sufrida, 74 á multas, 383 á redención pecuniaria y 400 á apercibimiento.

No podemos menos de lamentar tan aciago resultado, pero recordamos lo que no ha mucho digimos, que el terr., en la época á que los antecedentes se refieren, se hallaba afectado por circunstancias estraordinarias que indudablemente debieron de influir mucho en la sustanciacion de causas de homicidio, y en el rigor de las penas impuestas. Al ocuparnos de esta especie de delitos en otros terr., hemos sentado como doctrina práctica , que la última pena y la inmediata pocas veces se imponían por el simple homicidio, y que mas bien, eran la condena de la alevosía ó déla premeditación probados, ócon indicios juris et de jure. Conocidos es de todos el carácter franco del aragonés, su valor y decisión; pocas veces, pudiera casi asegurarse, que nunca, es la traición consecuencia de sus resentimientos personales.

Las audiencia de Barcelona, Cananas, Granada, Mallorca y Oviedo presentan menos delitos contra la propiedad que la de Zaragoza; las restantes le esceden considerablemente, como puede verse en sus respectivos artículos; se observa sin embargo, que el número de penas de muerte impuestas en este terr. por esta clase de crímenes, es mayor comparativamente que en ninguna otra; y esto nos induce á creer que han sido en mayor número en ella los robos en que han concurrido circunstancias agravantes. A 556 sube el número de los procesados por incendios, robos, hurtos, estafas y tala de montes, el cual queda reducido á 437 por haber sido declarados absueltos 1 26; y las penas que se impusieron son 7 de muerte, 7 inmediatas, 12 de presidio en África, 35 peninsular, 75 correccional, 86 de cárcel, 46 de prisión sufrida, 59 de multa, 1 de redención pecuniaria y 98 de apercibimiento.

El estado núm. 6 ° comprende dos partes; la primera trata de la proporción de la población, los acusados y los penados con cada una de las penas; y la segunda de la relación que con los mismos datos guardan las penas mayo-es y las menores procederemos por su orden al oportuno examen.

Las penas de muerte están en razón de la población de 4 á 30611’87, en los acusados 4 á 90’37 , y en los penados 4 á 74’50, mínimo que tan solo se encuentra en las audiencia de Granada, Pamplona, Sevilla y Valencia la pena inmediata es á la población como 4 á 28257*12, á los acusados 4 á 83*42, y á los penados 4 á 68’76, mas ventajosa que en las aud.

de Albacete, Cáceres, Pamplona, Sevilla y Valencia; las penas de presidio en África guardan la razón con los hab.

de 4 á 48838’07, con los acusados de 4 á 55’61 , y con los penados de 4 á 45*8’, en la cual resulta mas favorecida que las audiencia de Albacete, Barcelona y Valencia. Lo espuesto da una idea bastante luminosa para apreciar la relación comparativa entre las penas y la población, los acusados y penados en el terr., y con los resultados de los demás territorios.

Las penas mayores impuestas por la audiencia terr. fueron 206 y las menores 1,780; por tanto la relación de estas con aquellas es de 8’64 á 1, y de las primeras ó sean mayores con la población 1 á 3566’48, y las menores 1 á442’69 entre los acusados y las penas mayores la razón es 10’52 á 1, y con las penas menores Vil á 1 ; y la proporción de los penados con aquellas es 8’68 á 1, y en las segundas 4’04 á L. Si buscamos la relación de las penas mayores y las menores en las demás audiencias para comparar con la de Zaragoza, hallaremos que aventaja en los resultados de las primeras á las de Albacete , Cáceres , Granada, Madrid, Pamplona , Sevilla, Valencia y Valladolid; y en ios de las segundas, a las de Albacete, Burgos, Cáceres, Coruña, Granada, Madrid, Pamplona, Sevilla y Valladolid.

(Continua en el original)