SEGURA DE LA SIERRA

partido judicial de entrada en la provincia de Jaén, audiencia terr. y ciudad g de Granada; se compone de 12 v. {*) que forman otros tantos ayuntamiento y varias ald.. cortijos y desp.; las dist. de aquellas entre sí y de ellas á la cap. de partido, provincia y d i ó c , aud terr. y corte; asi como su población, riqueza, contribución, estadística municipal v otros pormenores estadísticos , se manifiestan en los estados que inSEBtamos á continuación. (Ver en el original)

TÉRMINO. Confina N. con los partido judicial de Infantes y Alcaraz; E. con este mismo y el de Yeste; S. con el de Huesear, y O. con los de Cazorla y Villacarrillo. Su estension de N. á S. es de 12 leg.; la de E. á O. de 11; los vientos dominantes son el N. y el O.; el CLIMA es frió; el aire muy puro y oxigenado; solo en Beas, Bujaraiza, la Puerta, Benatae y Valle de Segura es insano.

TERRITORIO. El terreno es quebrado y sus montes ásperos y elevados; todas las montañas de este pais están enlazadas con las de Alcaraz, Yeste, Huesear y Cazorla; se hallan colocadas en todas direcciones, siendo ias principales Oruña, Calderón, Calar del Mundo, Almorchon, Banderillas, Risco, Calar de las Palomas, Peña Corva, la Cum • bre, Caballo de Juan Perrera, Peña Mujo, Poyo Segura, Calar de Maria Aznar, Peuülta, Solana, Peña Rubia, Calar de los Peones, elYelmo, Collado Sei rano, Yedra, Piuarejo, Quebrada y Barrancos. El Calar del Mundo, el Yelmo y el Almorchon se distinguen desde la Mancha á muchas leg. de dist., y las Banderillas desde cerca de Jaén; tienen todas ó su mayor parte puertos y gargantas que facilitan su paso. Pocos paises habrá tan ricos en prod. vegetales; ñor sus altas sierras y profundos valles se ven árboles, arbustos y plantas de muchos climas y esposiciones; se crian con abundancia el pino rodeno, e»l carrasco, el negral, el salgareño y el doncel, el fresno, el roble, la encina, el chaparro, el avellano, el álamo, el plátano, la maraña, el olmo, el SEBval, la sabina, el durillo, el espejon, el acebo, el tejo, el aliso, el alcornoque, la cornicabra y otra infinidad de especies que SEBia prolijo enumerar, sacándose mucha? y muy buenas maderas de construcción , pa te de las cuales se conducen á Sevilla por el Guadalquivir, y á la Mancha, no siendo menos abundantes las de carboneo, que solo se benefician para las fraguas del pais. Las rocas de este hermoso pais son calizas; se encuentran en ellas brillantes crista izaciones, cuevas con estalactitas de un mérito singular; el hierro se halla bajo diferentes formas, y el plomo ordinariamente bajo la de sulfuro; el cobre se presenta en algunas partes en estado nativo, y en muchos en el de carbonato; las piritas cobrizas v ferruginosas son muy abundantes, y el lignito de superior calidad, no deja también de SEBlo. En época no muy remota se denunciaron vanos criaderos, y se practicaron en ellos algunos trabajos mineros, que fueron abandonados. Solo se na levantado, casi en el ángulo que forma Agua-mula con el Guadalquivir al entrar en él, una hermosa fáb. de hierro conocida con el nombre del Amparo, que en el dia tiene suspendidos sus trabajos.

CAÑADAS Y VALLES. Innumerables son las de esta dilatada comarca; pero todas de corta estension, si se esceptuan las vegas Siles, Benatae, Ornos, Puerta, Santiago de la Espada, Valle de Segura y Cañada-hermosa. Los terrenos en su mayor parte son calizos y silíceos, aunque los hay también arcillosos. Estas diferentes tierras, combinadas en distintas proporciones y beneficiadas continuamente con los despojos vegetales y animales, que desde las laderas de los montes son arrastrados por las lluvias á las hondonadas, producirían mucho teniendo mejor cultivo; las de las laderas, por Hojas, solo pueden criar centeno.

Ríos Y AiutoYos. Tres son los principales r. de este partido

el Guadalquivir, el Segura y el Guadalimar. El primero entra en él por el sitio de la Torre del Vinagre, y aumenta desde luego sus aguas con las de los arroyos y rios Torre del Vinagre, Borosa, Aguamula, Bujaraiza y Ornos; sigue la dirección E., hasta que replegándose á la izquierda cerca de Bujaraiza, forma un semicírculo y se dirige al O. para salir del partido por el sitio de Tramo, dejando antes dos vados, uno en el cortijo del Rios’y otro cerca de Bujaraiza.

Fertiliza poca tierra y cria truenas y algunos otros peces.

El r. Segura nace en término de la v. de Pontones, en la falda de un elevado y áspero monte; su dirección es de O. á E. hasta salir del partido por Párolis y entrar en el de Yeste; sus afluentes son el Masegosa que»principia á formarse al pie de la sierra de la Cumbre en el prado de la Zanjas, término

de Ornos; el r. Madera que nace en los-prados de la Mesta, término de Segura, recibiendo las aguas de los arroyos Canales, Maguillo, Tormo y Espinares; elarroyo de las Cósicas de Rio Segura, que tiene origen en la cortijada del mismo nombre; él arroyo Cubero, que sale de la raiz de la peña de los Anguijones; el arroyo Frió, que nace en el calar del Cobo, término de Segura; el Zumeta, que sale en Prado Muso, recibiendo las aguas de los arroyos Bachiller, las Fuentes y el Peral, Frió Muso, Tobos, Royo Sebastian, Marchena, todos los cuales impulsan muchos molinos harineros y fertilizan bastantes fan. de tierra. El Segura antes de entrar en el partido de Yeste corre por solos los término de Pontones y de Santiago de la Espada, dejando á su der. estas dos pobl ; tiene un puente de mamposteria cerca de la cuesta de Despierna Caballos, que en el dia está inutilizado; otro de madera mas ibajo de las Casicas de Rio Segura, y otro de igual clase enfrente de Miller. El Guadalimar nace bajo la peña del Cambrón, término de Siles; se dirige al O. NO.; sigue casi constantemente esta dirección hasta salir del partido para entrar en el de Villacarrillo; durante su curso recibe las aguas del r. Siles que sale del Poyo de los Alamos, término de la v. del mismo nombre, después de fertilizar sobre 150 fan. de tierra; el Ornaren, que nace en el puerto de Villarrodrigo; el Trújala, que se forma de varias fuentes que se desprenden de la deh. Carnicera y del Yelmo Grande, término de Segura, el cual tiene 3′ puentes y fertiliza sobre 100 fan. de tierra, plantada en su mayor parté de frutales, olivos y viña, recibiendo en su marcha las aguas del arroyo Ornos, que riega unas 300 fan. de tierra, y el Linarejos, que se forma en la cuesta del Rey, término de Siles. Multitud de fuentes brotan también en este partido, algunas de ellas muv abundantes, cuya minuciosa relación omitimos por no parecer sobradamente difusos.

CAMINOS. Ademas de los locales hay dos de herradura ue conducen á la Loma de Ubeda y cond. de San Esteban esde algunos pueblos de la provincia de Alicante, Murcia y Valencia; el primero-pasa por la Puerta, y el segundo va por Santiago de la Espada y Beas Todos los pueblos del partido tienen posadas, que aunque pequeñas, llenan el objeto, encontrándose ademas dos ventas la de Paules y la de la Vega de Ornos.

PRODUCCIONES. Las mas generales, fuera del arbolado, que encierran sus inmensos bosques son trigo, centeno, cebada, panizo, garbanzos, judias y otras legumbres; patatas, cáñamo, frutas, algún vino, aceite y seda; se cria ganado lanar, vacuno, cabrío y de cerda;»caza de venados, corzos, jabalíes, zorros, lobos, liebres, conejos y perdices, pesca de truchas, anguilas y otros peces en los rios.

INDUSTRIA Y COMERCIO. La principal industria es la agrícola y ganadería, sin que se desatiendan las artes mas necesarias.

Hay telares de lienzos caSEBos, varios molinos de aceite y harineros, y otros artefactos. Se esportan maderas, carnes, pieles, lanas, cereales y alguna seda en rama, y se importan telas de seda y de algodón, sedería, vino, aguardiente, aceite, arroz, cáñamo, lino, esparto y algunos otros artículos. No hay íerias propiamente dichas, ni mercados; pero en las fiestas principales de los pueblos concurren forasteros con mercancías de las que consumen sus habitantes.

ESTADÍSTICA CRIMINAL. LOS acusados en este partido judicial

en el año de 1843 fueron 52, de los que 6 resultaron absueltos de la instancia , libremente 1, penados presentes 43, contumaces 2, reincidentes en el mismo delito 2, en otro diferente 8 con el intervalo de 2 meses á 7 años; de los procesados G contabaí de 10 á 20 años, 36 de 20 á 40, y 8 de 40 en adelante; 50 eran hombres y 2 mujeres; solteros 14 y 36 casados; sabían leer y escribir 17; ejercian ciencias ó artes liberales 3 y artes mecánicas 47; de 2 acusados se ignoraba la edad, el estado y el ejercicio, y de 35 la instrucción.

En et mismo período se cometieron 30 delitos de homicidio y heridas con 5 armas blancas de uso lícito, un instrumento contundente y un instrumento ó medio no espresado

SEGREN

desp. de la provincia de Valencia, partido judicial de Alberique, y término jurisd. de Algemesí. Era un pequeño* pueblo que pertenecía al conde de Sellen , marqués de Bélgida, situado al lado de la acequia de Albalat se ignora ia época 3e su despoblación, no quedando en el dia ningún vestigio de su existencia

SEGORBE

ciudad con ayuntamiento, gobierno civil y ecl., comandancia militar, adm. subalterna de rentas, correos, loterías é hipotecas, cabecera de la diócesis y del partido judicial de su nombre, en la provincia de Castellón de la Plana (8 1/2 leg.), aud.

terr. y ciudad g. de Valencia (10). Recientemente se ha agregado á este distrito municipal el L. de Peñalba, que antes tenia ayuntamiento de por sí.

SITUACIÓN Y CLIMA. Sit. en la falda oriental de dos colinas, de las cuales la del N. estiende su rápida pendiente hasta el r. Palancia, en cuya márg. izquierda se encuentra rodeada de fértiles huertas , que le proporcionan una posición sumamente pintoresca-, reinan generalmente los vientos del S., y algunas veces los del E. y O.; su atmósfera es clara y apacible, y su CLIMA benigno y sano, siendo las enfermedades mas comunes las apoplegías, catarros leves en invierno, ligeros cólicos en el estío, inflamaciones francas de todas las visceras, y muy pocas calenturas.

INTERIOR DE LA» POBLACIÓN Y SUS AFUERAS. En lo mas elevado del cerro del N., que domina la c , y en donde aun se distinguen fragones de argamasa romana, hubo en lo ant.

un cast. todo de piedras sillares, desde el que bajaban dos ramales de murallas que ceñian completamente á la ciudad ant.

uno de ellos iba por la era de las Almas al Tirador y portal de la plaza de los Jurados hasta la fuente de la Verónica-, el otro por Sopeña se dirigía al conv. de las monjas, torres de Bochi y de la Cárcel, palacio episcopal, torre del archivo de la Catedral y á la Verónica, dejando solo tres puertas de comunicación , dos de ellas de sillares, y la de la Verónica de dovelas largas muy bien doladas. Durante la última guerra civil se habilito y reparó lo bastante el castillo, dándole el nombre de la Estrella; se fortificó también el conv. de San Francisco, estableciendo en toda la circunferencia de la población dos líneas de defensa con 13 puertas de entrada, en cuyas obras se invirtieron considerables sumas las murallas ant. aun se conSEBvan en buen estado, asi como tres grandes columnas de orden dórico empotradas en la pared del palacio del duque de Medinaceli que mira á la huerta, las cuales, según su grande elevación y corpulencia debieron SEB de algún templo romano. El ca,sco de la población

comprende 1,751 CASAS, de las cuales las situado en la parte ant. de la ciudad carecen por lo común de hermosura y comodidades , y las de la parte moderna participan ya del buen gusto de la época, son mas espaciosas, y algunas de ellas se hallan construidas con bastante elegancia. Todas se distribuyen en 53 calles alumbradas con buenos reverberos las principales, y con faroles mas pequeños las estrechas las de la ciudad ant. son torcidas, algún tanto angostas, pendientes y empedradas , especialmente las que suben á la parte superior de la población; las de la ciudad moderna son mas rectas, anchas y limpias. Hay también 41 plazas tituladas de los J u rados», del Olmo, de la Sangre, de San Pedro, del Mercado, de las Monjas, de los Mesones, del Agualimpia, de Sopeña, de Belluga y de los Naranjos la del Mercado se estiende en línea recta por la calle del Seminario hasta la plaza del Olmo , en cuyos puntos se celebra el mercado semanal. Posee la ciudad un matadero general de reses muy cómodo y ventilado; y para surtido de sus hab. tiene 15 fuentes públicas y unas 82 particulares, cuyas aguas se traen de la copiosísima llamada de la Esperanza, que brota á 1/4 de leg. NO. de la población por las faldas occidentales de un pequeño cerro, en cuya cumbre se ve el ex-conv. de gerónimos de su nombre.

Dicha agua es muy saludable, clara y del mejor sabor, y petrifica raices, ramas de arbustos, y aun las yerbas secas de las orillas del canal ó acueducto por el que se conduce á la c ; notándose que en donde corre mas violenta y golpeada, depone mas materia pétrea, la cual es porosa y semejante á la piedra pómez sin embargo, de tal calidad no adolecen aquellos moradores de cálculo ó mal de orina. Para tiempo de guerra construyeron los romanos ó celtíberos cuatro cisternas dentro de la ciudad muy grandes y de sillares la una se encuentra en la plaza de «los Jurados, que todavía se usa; otra hay sin uso en la catedral entre el altar de los Desamparados» y el de la Purísima, que se cerró con una grande losa en 1661; otra se descubrió en 1804 en el patio del palacio episcopal, que luego se obstruyó, y la otra está desmoronada junto al cast. Ademas se distinguen los fragones de otras tres esteriores; dos de ellas en las eras que están á la falda oriental del castillo, y otra al N. que se llama la Leonera.

Tiene la ciudad una buena casa consistorial, edificio espacioso y sólido, si bien de sencilla arquitectura; 2 cárceles s e guras y bastante salubres, llamada la una de la Torre y la otra del Cuartel; 7 posadas públicas ; un pequeño teatro en un edificio paticular; un trinquete ó juego de pelota construido hace pocos años en terreno propio del hospital; un cafó en la plaza del Mercado, donde se halla establecido el casino de la c . ; un palacio episcopal de regulares proporciones ; un hospital civil fundado en 1466, con la renta de 19,015 reales , muy bastante para el sostenimiento de los 40 ó 42 enfermos, que tiene por término medio, y para plantear algunas mejoras en beneficio de los pobres enfermos el edificio es obra capaz y de un mérito singular, fabricada con la piedra labrada que se sacó de las ant. murallas, torres y palacio que allí habia en el mismo se han construido recientemente unos cómodos baños con 2 pilas destinadas á los enfermos del hospital, y 8 para el público separadas é independientes de aquellas. Hay también una casa de MiSEBicordia ó de espósitos, dependiente hoy de la caja de la provincia de Castellón, de donde se atiende por trimestres al abono de la lactancia de los niños que en ella entran; 2 escuelas públicas de niños á las que concurren 4 0 2 , dotado cada uno de sus maestros con 3,500 r s . ; una de niñas con 414 de asistencia y 1,500 reales de dotación; 3 escuelas particulares retribuidas por los mismos alumnos en número de unos 152; 2 enseñanzas también particulares de niñas á las que concurren sobre 7 2 , y un seminario conciliar fundado porD. Fr. Alonso Cano, ób. de Segorbe, en 1771 mediante donación que para ello hizo D. Carlos III, del hermoso edificio que habia sido antes colegio de los Regulares de la Compañía la construcción del edificio es de varias épocas, y su iglesia es de figura rectangular y de orden compuesto, con buenas esculturas, hechas por un profesor llamado Camarón en el lado der. de la capilla mayor se encuentra el sepulcro del fundador de dicho colegio (en 1675) D. Pedro Miralles, natural de la v. de Begis , cuya vida fue un tejido de singulares aventuras, que le proporcionaron muchas riquezas.

Dicho sepulcro se reduce á una urna, y sobre ella un almohadón en que hay de rodillas una estatua del natural, muy bien trabajada de estuco, que representa al espresado Miralles; en 6 bajos relieves se espresan los principales pasages de su vida. La iglesia cated., única parr. que hay en la ciudad con la categoria de término, está dedicada á Ntra. Sra. de la Asunción; es de buenas dimensiones con una regular fachada en la puerta del costado que mira al palacio episcopal; carece de adornos, v los que tiene en el altar mayor son de mal gusto; sin embargo, otra cosa debemos decir del por sus pinturas, puesto qus se hicieron al estilo de Joanes, aunque él no los pintase los asuntos pertenecen en parte á la vida y pasión de Cristo, y se hallan desempeñados con mucha inteligencia. El de la calle de la Amargura casi es tomado del que existe en el Museo de esta corte, conocido por el Pasmo de Sicilia, obra de Rafael hay también en dicho altar otras pinturas pertenecientes á varios santos. En el claustro de la cated. está la capilla de la comunión; y en su altar un cuadro de la cena’otro hay enfrente de Jesús, Maria y José , y ambos tienen bastante de la escuela de Ribalta. El personal que sirve esta cated., se compone de 4 dignidades con el deán presidente, y 10 canónigos, entre ellos 2 curados , todos de patronato real; 20 beneficiados, á saber 3 de patronato real, 2 que presenta el cabildo, uno unido el cabildo y parientes, uno el provisor de Segorbe, uno el ale. ordinario, uno el marqués de Dos-aguas, 3 el conde de Villanueva , uno el rector del Seminario y parientes, uno el duque de Segorbe, uno los j u rados de id. y 5 los parientes; 4 oficios de patronato real; 26 capellanes ministeriales de provisión del cabildo , 2 vicarios nutuales que nombran los 2 canónigos curados y 20 dependientes como esta cated, reúne la cualidad de única parr., tiene para el ejercicio de la cura de almas los 2 canónigos curados de que se ha hecho mención, ausiliados para el distrito de la ciudad de 2 vicarios, nutuales ó coadjutores , y para el desús anejos Peñalba y Villatorcás de un coadjutor en cada uno.

Existen ademas en esta ciudad 6 ermitas con culto público dedicadas á la Sangre, San Pedro, San Roque , San Antonio, San Cristóbal y Sta. Lucia, todas de patronato particular; 4 conv. de frailes en la población, titulados de Sto. Domingo fundado en 1612 y destinado á habitaciones; la Merced en 4652 en donde están las escuelas; S. Rías de capuchinos en el 3ue se ha establecido una fáb. de hilados, tejidos y torcidos e algodón ; y San Francisco, que es uno de los puntos fortificados de la c . , otro hay fuera en la cúspide del otro cerro ue domina la población titulado déla Esperanza, de la orden e gerónimos que se fundó en 4 496, y hoy se encuentra destruido; y por ultimo uno de religiosas agustinas descalzas, cuyo templo se halla dedicado á S a n Martin lo fundó en 4613 D. Pedro Ginés de Casanova, el cual tiene su memoria sepulcral al lado der. del presbiterio. La iglesia es de muy buena arquitectura y bien construida con pilastras dóricas en las capillas; la fachada es también de mucho gusto con dos Hastías de orden dórico y un nicho encima de la cornisa, ste templo posee estimables pinturas el retablo mayor tiene dos cuerpos con columnas corintias; el principal asunto es una Aparición de Cristo á San Martin en el banco y pedestales se ven pinturas de San Agu4in , Sta. Teresa y otros santos. Es muy buen cuadro el del bautismo de San Martin sobre la puerta de la sacristía, y el de San Agustín, puesto sobre la reja, es copia de Pedro de Cortona.

Otras varias pinturas de bastante mérito se encuentran por toda la iglesia, algunas de ellas de Espinosa, pero lo mejor es el cuadro grande de un altar , en que se representa el descendimiento al Limbo, grandemente compuesto y délo mas bello que se puede ver de Ribalta. El cementerio parr.

es un cuadrado cercado de tapia, bastante capaz y en sitio que no perjudica a l a salud pública.

Para recreo de la población se ha construido no hace muchos años un bonito paseo titulado la Glorieta entre la primera y segunda linea de fortificación , no lejos del hospital y á la salida de la puerta de Capuchinos. Su figura es irregular á la manera de un romboides, cerrada con una balaustrada de madera, y adornada con frondosos álamos , sauces, varios otros árboles y flores en su centro se levanta una sencilla fuente de mármol en forma piramidal con su anchurosa pila circular, que sirve de recipiente al agua que perennemente despiden sus 4 caños. Desde este paseo se gozan muy buenas vistas, lo mismo que del otro llamado de Sopeña, que también es un sitio de mucha frondosidad.

Los alrededores de la ciudad son deliciosos colocada en el centro de frondosas huertas, y bañada por las aguas del Palancia, descuella erguida por entre aquellos campos de verdura, convertidos en hermosos jardines. Desde la cumbre del cerro donde está recostada la población, se disfruta de una perspectiva deliciosa allí se presentan de un golpe las dilatadas huertas , y en ellas aquella variedad de verdes pro pios de los vegetales , sembrados ó plantados por el prudente labrador; vénse las curvas que el r. describe al bajar por la parte occidental; como se dobla en arco para pasar por el N. de la ciudad y como continúa con declinación al S., SEBpenteando el valle distínguense los canales de riego, las casas de campo y los lugares v e c , quedando á los pies el cas. de la población.

TÉRMINO v CIRCUNSTANCIAS DEL TERRENO. Confina al N. con los de Peñalba y Castelnovo; E . los de Geldo y Villatorcás ; S. el de Gátova, y O. los de Altura y Navajas en su radio se encuentran varias masias, buenas canteras de mármoles negros, especialmente en el monte Segarra, que por su firmeza los llevaban los romanos á su pais para fabricar magníficos edificios, y minas de cobalto y otros metales el primero se empezó á «esplotar en 1821 por el canónigo don José Aloisa y otros vec de. la c También se hallan en su término la fuentes minerales tituladas de Navajas , en donde hemos hecho su minuciosa descripción (V.). El terreno forma en aquel sitio una espaciosa hoyada de 1 leg. de diámetro , la cual atraviesa el r. Palancia de O.a E . , fecundándola con sus aguas se distinguen, sin embargo en ella, algunas humildes lomas , que la ind. de los hab. ha reducido á graderías para facilitar el riego, guiando las aguas por sus canales hasta los cerros contiguos á las cordillera de Espadan y Cueva Santa, que quedan al N. y S. cortando la vista con sus empinados picos. La tierra es rogiza y de mucho fondo, recompensando al labrador en sus fatigas con toda clase de prod., lo cual debe atribuirse á la feracidad del suelo, templado de la atmósfera , y sobre todo á la abundancia de aguas. Sin contar las del r., logran también la mayor parte de las de la caudalosa fuente de la Esperanza , de qne ya hemos hablado anteriormente , las cuales son tan abundantes en su nacimiento, que no solo abastecen las fuentes públicas y particulares de la c . , sino que bastan para regarunas 4,000 hanegadas de huerta, pues se calcula que mana sobre 10 hiladas de agua, y en ciertas temporadas muchas mas. Los manantiales se hallan en un sitio horizontal; forman una balsa, y luego un riach. que se distribuye en tres parles; una que va hacia Navajas para regar 400 hanegadas, otra á Altura para 1,600, y otra á Segorbe para 2,000 estas últimas hacen parte de las 1,000 que posee la ciudad CAMINOS y CORREOS. El principal de los primeros es la carretera que de Valencia conduce á Aragón pasando por dentro de la c , si bien se halla en un estado tal de abandono que en muchas partes se hace intransitable los demás son locales y se encuentran mejor conSEBvados. Los correos se reciben directamente en su adm. los lunes, miércoles y sábados.

PRODUCIONES. Son abundantes y variadas; se reducen á trigo, cebada, maiz, seda , lino, cáñamo, pasa, higos, melones y otras frutas, vino, algarrobas, aceite, pimientos, legumbres y hortalizas mantiene ganado lanar y cabrío, y hay caza de conejos, liebres y perdices. (Continua en el original)

SEGÓBRIGA

ciudad de la España antigua. Plinio menciona á los segobrigenses entre los pueblos adscritos al conv. jurídico de Cartagena, espresando la aprecíable circunstancia topográfica de que formaban el principio ó cabeza de la Celtiberia ; caputque Celtiberia? Scgobrigensis; lo que equivale á haber dicho que los segobrigensis ocupaban el punto ó territorio de la Celtiberia, considerado como mas inmediato á Roma. Ptolomeo reduce luego esta espresion á su verdadera localidad, colocando á Segóbriga en la región misma, con 13″ 30′ long., 40° -30′ lat., que vienen á caer al límite SE. de ella, y cerca del monte Idúbeda , que la terminaba por el Oriente ( Estrabon), tocando por sus estremos en parte de los 14° long., 41° 3 0 ‘ l a t , y de los 44° 20′ long., 39° lat. (Ptolomeo). Los montes idúbedos formaban la cordillera que hoy resulta del encadenamiento de los llamados Espadan, Peña-Colosa, Herrera y Moncayo. Al pie del Idúbeda estaba Sagunto Segóbriga distaba del Idúbeda por la parle que Ptolomeo dice tocar este en los 44° long., 41° 30’ lat., 3 0 ‘ long. menos y 1° lat., mas, y por donde alcanzaba á los 14° 20’ long., 39° lat., 1 5 ‘ long. menos, 1° 3 0 r lat. mas. Cortés afirma , sin embargo , que Segóbriga distaba del Idúbeda 20′ occidentales, resultado que obtendría sin duda de la aplicación que este erudito escritor hiciera de la antigua doctrina geográfica á las localidades.

También Estrabon mencionó á Segóbriga , pero solo para decir que esta ciudad y Bílbilis eran celtíberas, y haber tenido lugar cerca de ellas la guerra de Metello y SEBtorio; cuya espresion, tan lata por lo menos como distantes se hallaban entre sí Segóbriga y Bílbilis, 1° 15’ long. y 4 ° lat. en las tablas ptolemáicas, poco puede ilustrar la cuestión topográfica, sino es en razón de que por Floro se sabe haber andado SEBtorio por la parte de Valencia, peleando con Pompeyo junto á Lauro y Suero, ciudades que no cabe duda estaban próximas al Júcar. Todos estos antecedentes de Segóbriga, que son cuantos resultan de los escritores antiguos, conducen afortunadamente, con mas ó menos puntualidad, hacia una parte misma, y antes de pasar á ella para buscar la precisa situación de aquella c , conviene examinar aun otra clase de memorias, que pueden también dar mucha luz topográfica para el hallazgo de la apetecida correspondencia.

Estas son las medallas de Segóbriga; pues ¿ pesar de lo poco que acostumbra á SEBvir esta clase de monumentos para determinar la situación de la ciudad á que pertenecen, son de grande utilidad respecto de la presente; y tanto, que parece bastarían á puntualizarla, cuando faltasen documentos mas terminantes. La primera,copiada por Florez, presenta unos peces á modo de delfines, lo que señala haber sido Segóbriga ciudad de inmediata comunicación con el mar. Esta medalla ofrece ademas una palma, teniendo en medio de ambos geroglíficos, en la parte opuesta la cabeza de Augusto que mira al lado de los peces. En otra medalla se ve también la palma y i un buey con el lucero de Venus encima, y en medio el nombre Segóbriga. La palma hubo de indicar ó que esta ciudad era exaltada ó encumbrada, oque se criaban en ella muchas palmas. En este segundo concepto, por la disposición de la cabeza de Augusto entre la palma y los peces, se podría comprender que esta se criaba al O. de la c , y el r. corría por su E. Conducido ahora el obSEBvador por estos precedentes no puede menos de ir á buscar las cercanías occidentales de la sierra de Espadan con Ptolomeo, Plinio y aun con Estrabon; y en ellas una población ó sus restos con antigüedad romana, con un r. que desagüe en el mar, y con muchas palmas en su término, ó que se halle encumbrada para satisfacer á las medallas.

Pocas veces obtendrá mejor resultado, su diligencia; pues aquí no solo encontrará una ciudad que satisfaga cumplidamente á todos estos indicios, sino una ciudad que le presenta aun otros mas terminantes, cuales son el mismo nombre de Segóbriga, conSEBvado en una inscripción geográfica,y en el nombre de la población misma muy ligeramente cambiado, cual aparece en el de Segorbe. Colocado en esta ciudad ocupará el punto de la Celtiberia mas inmediato á Roma. llamado en esta atención cabeza ó principio del pais celtíbero por Plinio.

Este mismo naturalista habló también de Segóbriga con ocasión de tratar de las piedras especulares, y dijo, que antiguamente solo se hallaba en la España citerior, y no en toda ella, sino á los contornos de la c de Segóbriga, en una estension de cien millas de estos talcos ó espejos de asno, que son la piedra especular de Plinio, hay abundantes canteras cerca de Segorbe, y en muchos lugares dentro de las cien millas espresadas. Segorbe se hallainmediata á Lauro, Suero y Sagunto, en cuyas ciudad batallaron entre sí SEBtorio y Pompeyo. Reunidas las doctrinas geográficas de Polybio, Livio, Estrabon y Ptolomeo,las ciudad que formaban la linea occidental de la Edetania , eran Sagunto, Artalias ó Artana, Oleastrum ó Eslida, Castra Aelia ó Morella, Osicerda ó Mosqueruela etciudad Segorbe, principio déla Celtiberia, está lindante con Sagunto, Oleastrum y Artalias. Los indicantes de las medallas se hallan esplicados con la mayor minuciosidad por la situación de Segorbe por el E . , hacia donde está vuelta la cabeza de Augusto, un r. que entra por sí mismo en el mar, cual es el Palancia por O. palmas con dátiles, aunque hoy no son tantas como acaso SEBian en la antigüedad si la palma indicaba la posición encumbrada de Segóbriga, también Segorbe se halla en un alto.

El buey que se ve en las medallas con el lucero de Venus encima, y especialmente cuando aparece con una media luna en creciente sobre el cuello, y debajo una inscripción celtíbera que D. Miguel Cortés lee, por el abecedario del señor Rayer, lí DS. IL. TR. Sanctus et Deus Taurus, puede SEB también otro indicio exactamente contestado este buey debe SEB entendido por el Apis ó SEBapis, símbolo de la tierra para los ant. egipcios, que deificaron la luna con el nombre Isis, viendo en la conjunción de ambos planetas el principio de la fecundidad. Mela dio el nombre de SEBabis ó SEBapis al r. Palancia, y no SEBia estraño que los ant. celtíberos segobrigenses, habiendo participado de la adoración egipcia dada á estas divinidades , y de la ciencia de los geroglíficos hubiesen denominado de este modo su r. No hay ciudad celtíbera alguna que aune estas circunstancias respecto de las palmas con dátiles dice el Sr. Cortés, SEB cosa que no se habrá jamás verificado en alguna otra ciudad de la Celtiberia sino en Segóbriga y en Segorbe. Estos antecedentes bastaban ya por si solos para determinar la correspondencia de aquella ciudad á esta; pero ya hemos dicho haber mas, y mas poderosos todavía. El Sr. Cornide se espresó acerca de Seóbriga en estos términos «en honor de la verdad debo ecir que la situación de esta ciudad tiene todas las apariencias de romana, situada á la falda oriental de los cerros, de los cuales el del N. estiende su rápida pendiente hasta el r Ofrece en lo mas alto de este fragones de argamasa romana .» Bien pudo decirlo así ‘aquel ilustre académico, pues son innumerables las antigüedades, no solamente romanas, sino anteriores al dominio de Roma en Espana , que se han encontrado en Segorbe y sus cercanías.

Entre ellas debe copiarse como argumento decisivo, pues se halla en armonía con todos los demás antecedentes geográficos , con el nombre de ia población, Y su antigüedad, la inscripción siguiente L. AEMIL. L. F. GAL.

FLAM. ROM.ET DIVOR AVGG. STATVAM AER.

E Pvn. PATRIAE DECR.

E Pvn. ETIAM PECVN.

SEGOBRIGENS. EREXERE.

Esta inscripción se leyó en la base de la estatua de bronce que en la misma se manifiesta haber sido erigida por decreto y á espensas de la república Segobriense, a Lucio Emilio, hijo de Lucio, de la tribu Galeria, flamen de Roma y de los divos augustos aun se conSEBvaba á mediados del siglo XVI, y la copiaron dos hombres doctos cuales eran, D. Francisco Llansol de Romani y el bachiller Molina, en cuyos libros manuscritos la vieron Escolano y otros escritores valencianos, quienes la publicaron en sus obias. También la copiaron Scoto, de cuyas memorias la tomó Grútero y Florez , Masdeu, e t c . ; sin que ninguno haya dudado de su autenticidad.

Pocas ciudad de la España ant. ofrecen una reducción mas segura ni mejor fundada que esta. Sin embargo pocas reduccioneshay tambienquehayan sidomasdisputadasquela de la célebre Segóbriga. El error de los que no acertaron á comprender debidamente la espresion de los geógrafos ant., respecto de la situación de esta c . , ni las demás memorias de ella; la noble emulación de un espíritu de provincialismo escitado entre aragoneses, castellanos v valencianos por la fama de la antiquísima Segóbriga; y sobre todo, el interés de los que se han creído en estado de aspirar á los derechos que esta ciudad algún dia poseyera , hubiesen conseguido oscurecer la correspondencia «de Segóbriga , si los testimonios que deben apoyarla fuesen menos terminantes y pudieran SEB dominados por alguna opinión moderna. Pero felizmente nada que se separa de los principios de la ciencia puede SEB duradero en opinión de válido el error en que se incurre por mala inteligencia de una memoria ant., se rectifica por medio de su comparación hecha cou otras; y si es el interés , sin distinción de clases, lo que producé estos errores, cede igualmente desde que se acude á aquellos principios con la independencia necesaria. La verdad geográfica da por resultado la reducción de Segóbriga á Segorbe en los términos espuestos. Siendo esta reducción tan autorizada podríamos prescindir va de tomar en cuenta opiniones contrarias, que también hemos calificado; pero la consideración que nos merecen los diferentes hombres insignes de quienes las vemos prohijadas , nos obliga á examinar aun sus conceptos y las razones que les lian inducido en el error.

Gerónimo Zurita y Ambrosio de Morales, á quienes han seguido otros muchos, niegan la correspondencia de Segóbriga á Segorbe estos respetables literatos pensaron que mencionando Estrabon (cuyo testo tampoco tradujeron con la precisión debida) á Segóbriga y á Bílbilis como ciudad cetíberas, entre las que coloca la guerra de SEBtorio y Mételo (según estos escritores solamente una memorable batalla) no podían hallarse á tanta dist. como la que hay de Calatayud á Segorbe. Vieron ademas que Ptolomeo coloca una región llamada de los lobetanos , al S. de los celtíberos orientales, y sitúa su ciudad denominante en los 13° 30′ long.

40° 20′ l a t . s e g ú n lo que no podía alcanzar la Celtiberia hasta Segorbe, cayendo esta ciudad tan fuera de ella, que Albarracin donde calculan pudo haber estado Lebotum, creían hallarse ya al S. de los celtiberos orientales asi creen áSegorbe metida bastante dentro de la Edetania. Hallan á S e góbriga y á Lobetum en la misma long. v con solo 10 minutos de lat. mas la primera por ello cree» Zurita poder afirmar que apenas distaría Segóbriga unas 20 millas de la ciudad de Albarracin , siguiendo la ribera del Tajo. Tales son las razones que produgeron esta opinión, la mas atendible asi por los nombres que la autorizan como por sus orígenes.

Pero ya hemos manifestado que Estrabon no dijo haberse dado una batalla SEBtorio y Metello entre las ciudad Segóbriga y Bílbilis, sino que entre ellas se hicieron la guerra estos caudillos aunque Estrabon se hubiera espresado conforme lo entendió Zurita , tampoco se puede dar tanta precisión á su testo Plinio, hablando de las piedras especulares, entendió cerca de Segóbriga lo que podia distar de ella 25 leg.; pues dijo que aquellas piedras se encontraban intra centrum millia passum circa Segóbrigam urbem, y E s trabon pudo dar la estension misma a l a voz cerca, ó la voz entre [inter) adoptada por Zurita, y muy repugnada por Cortés, sin que sea de la mayor entidad la diferencia, siendo de todos modos vaga la esposicion de aquel geógrafo pero lo principal contra este concepto de Zurita adoptado por Mayans, es, que para aproximar en su conse- \ cuencia la o*de Segóbriga á Calatayud , era preciso aproxi- • mar también el r. Suero ó Júcar . y no menos las ciudad Suero, !

Laurona y Sagunto, por donde batallaron en efecto aquellos caudillos, y despedazar las relaciones históricas por solo atribuir unaprecision completa á la indicación vaga hecha de paso por Estrabon. Respecto déla cita que se hace de Ptolomeo , debe advertirse también que indudablemente hay error en este geógrafo aqui se hizo una región distinta de la Celtiberia con una ciudad celtibera , y la numeración ¡ de sus graduaciones tampoco es exacta. Ya vimos en el artículo de Cuenca lo muy difícil que es reducir á su verdadera situación la ant. Lobetum, y por un indicio tan dudoso, contradicho por los mejores documentos y hasta por la espresion del mismo Ptolomeo . no debe SEB removida Segóbriga de la situación á que todos los principios de la ciencia la reclaman. Decimos hallarse contradicha por la espresion del mismo Ptolomeo la existencia de la región Cobetana en los 13° 30′ long. , 40° 20′ lat., porque, según resulta de este geógrafo , hallándose Mr cesa 1° 50′ al O. y 35′ al S. Isloitium 1° al O. con 5′ al S . , y el estremo del monte Idúbeda divisorio de los pueblos celtíberos y edelanos 50’ E., 1° 2 0 ‘ S . , no podia menos de hallarse aquella ciudad en territcrio celtíbero y haberse debido contar con Segóbrigay hasta , que sehallan en la misma long., teniendo solo 10′ de lat. masque ella, diferencia admisible, si se encontrase algún punto donde poder situarla, mayormente adoptando la numeración de los grados, como lo hizo Rui Bamba, esto es, con 30′ de long. menos. Asi se desvanece la opinión del ilustrado Zurita , que dijo SEBle desconocido el sitio de Segóbriga , y que debia estar distante apenas 20 millas de Albarracin, tomando, sin duda esta ciudad por la ant. Lobetum, como Mariana, Traggia, Ferraris, Baudrand y otros aun dudó Zurita si pudo set el L. de Celia. Con las mismas razones se íesuelve sobre la respetable espresion de D. Gregorio Mayans , que siguiendo generalmente la opinión de Zurita, se separó solo para saltar toda dificultad, y decir que «Segóbriga á cada paso se nombra en los monumentos ant.; pero su sitio en ninguna parte se descubre.» Traggia y Masdeu concuerdan también , en cierto modo con Zurita, suponiendo que Segóbriga estuvo en Albarracin ó no lejos de ella, hacia donde cáela muela de San Juan en cuyo sitio la fija Traggia.

Puede obSEBvarse aun contra estas opiniones la poca dist. que hemos visto mediaba entre Segóbriga y el Idúbeda, y la considerable áque se halla Albarracin. Si hubiera sido la sierra de esta ciudad parte del Idúbeda, como también se ha pensado, ademas de no cumplirse entonces la doctrina de los geógrafos mayores, tampoco lograba su objeto Zurita; pues Celia hubiera pertenecido entonces á la Edetania , lo mismo que suponía de Segorbe. Albarracin, donde se ha querido formar la desconocida región Lobetana, pertenecía á ios celtíberos tusones, que según Estrabon, llegaban desde el Idúbeda hasta las fuentes del Tajo.

Cristóbal Celario padeció el error de citar á Ptolomeo para decir que Segóbriga no distaba mucho de Numancia, cuando en la espresion de este geógrafo, que nos detalló las diferentes regiones comprendidas en la Celtiberia , una era celtíbera propiamente dicha , y otra era arévaca , distando 1° de long. y 2° con 20’ de lat. entre sí. Harduino quiso conciliar la inteligencia de Celario con las exigencias geográficas que reclaman á Segóbriga en Segorbe, y dijo que ademas de esta Segóbriga ,habida existido otra no lejo=> de Numancia.

El anticuario numismático Vaillant, esforzó esta opinión vio que la Segóbriga mencionadada por Plinio era c estipendiaría, y creyó incompatible esta circunstancia con el derecho de acuñar moneda que habia gozado la S e góbriga de las medallas; pero este principio de Vaillant ha sido reconocido ya como falso por la ciencia numismática Toletum, Callet y otras muchas ciudad estipendiarías batieron moneda como Segóbriga la opinión de de Vaillant, combatida fuertemente por Mayans y Flores, ha sido ya abandonada.

La dualidad de Segóbrigas sobre carecer de todo apoyo SEBia un argumento de inexactitud contra todos los historiadores que hablaron de Segóbriga , y de los segobrigenses, por no habernos dicho á cual de ambas ciudad pertenecían los hechos historiados.

Cítase aun, sosteniendo la opinión de haber existido dos Segóbrigas, una medalla del monetario de San Isidro de Madrid, con la inscripción.- SEGOB EDET. Léese aqui Segóbriga Edetanorum vel Edetanim; y como Vaillant dijo, hubo en la Celtiberia dos Segóbrigas otros con el testimonio de esta medalla así espíicada hacen una celtibera y otra edetana. Pero semejante inteligencia es sumamente viciosa si es cierta la autenticidad de esta medalla (que lo dudamos) debe leerse Segóbriga Edeta; espresándose de este modo, como se verifica en otros casos, que hubo una concordia entre estas dos ciudades, lo que es tanto mas natural en razón de haber sido ciudades limítrofes , cuyos términos se tocaban enet monte Mayor y Portacili son muchas las medallas que nos han conSEBvado así noticia de semejantes alianzas. Cornide, y últimamente Cean, no han podido tener otra razón que es la inexacta deducción para decir que Segorbe fue cierta Segóbriga Edetana. De este modo habrán querido armonizar la necesidad , que no podían menos de sentir, de dar á Segorbe el antiguo nombre de Segóbriga, y la equivocada doctrina corográfica de la Celtiberia , con que Zurita la escluyó indebidamente de esta región. (V. Celtiveria, y Edetania).

(Continua en el original)

SEGEDA

ciudad insigne de la España ant., y uno de los mas altos timbres de esta nación. Era de la región de los pelendones , consanguínea y socia de Numancia, como dice Floro, y sus nombres corren unidos á la acción del mismo sentimiento, de libertad é independencia, llenándose de gloria, que á una con sus desgracias inmortalizase sus nombres, cuando la tiranía romana las desmantelara hasta los cimientos.

Habiéndose opuesto á esta tiranía la gran confederación celtíbera, desde que se la vio asomar en la Península, los segedenses, partícipes de los hechos heroicos de aquella guerra, lo fueron también de la catástrofe sufrida en las faldas del Moncayo, y comprendidos en la paz que produjo, firmada con Gracho, por la cual quedaron tributarios de Roma y comprometidos á no edificar nuevas ciudad fortificadas. Levantados después estos tributos por el Senado, se vio á S e geda emprender con el mayor empeño el ensanche de sus murallas, hasta darlas el ámbito de 5 millas ¿SEBia esto un pensamiento general de la confederación, antes subyugada, que lo creyese oportuno para alzarse un dia y contrarestar el poder estranjero? Cabe sospecharlo así; mas no lo apunta la historia; y en las obras de Segeda no se sabe trabajasen mas que los Tithios, fuera de los v e c de la misma ciudad y sus dependencias. Roma, noticiosa de esta empresa, mandó al momento que cesasen los trabajos exigiendo ademas á la ciudad el pago de los tributos firmados con Gracho. Segeda espuso la injusticia de estas órdenes , fundándose respecto de los tributos, en que le habian sido dispensados por el Senado ; y por lo que hacia al ensanche de sus fortificaciones, en que si bien se habían obligado á no edificar nuevas ciudad fortificadas, en nada se oponía esto á que ella dilatase sus antiguos muros. Pero Roma no hizo mérito de su justicia pudo haber penetrado un pensamiento hostil en la determinación de Segeda, y sin esto también pudo moverla otro impulso Roma no adoptaba siempre las justas inspiraciones de los Catones y Grachos, que á pesar de su severidad, dejaron perpetuos recuerdos de respeto y cariño en los mismos pueblos españoles que habian inundado con su sangre mascomunmente prevalecía la voz de los que ansiaban pretestos para abrir campañas, por medio de las cuales allegar riquezas. Como quiera, Roma envió fuerzas considerables contra Segeda, al mando de Fulvio Nobilior. Los segedenses nombraron por su general á cierto Caro, y saliendo al encuentro del cónsul consiguieron vencerle, con muerte de 6,000romanos. Tan señalada victoria sembró el desorden en los confiados vencedores, y consiguiendo rehacerse en su retirada los romanos, vieron que lejos de amenazarles ya el ímpetu irresistible de la primera acometida en el sistema de guerra propio dei pais . la fortuna les brindaba con una sorpresa , y volviendo sobre estos, los batieron completamente-, su general murió en el trance y los segedenses corrieron á ampararse de su aliada Numancia, que les abrió sus puertas y los acogió como á hermanos (año 453 antes de Jesucristo)». Ya vimos en el art. de esta ciudad como los romanos cuanto habian sido injustos antes con Segeda, vinieron á SEBlo entonces con Numancia, pues de esta generosa conducta tomaron pretesto para declararle la guerra Apiano atestigua la injusticia de Roma contra los segedenses, dándoles la razón en sus contestaciones dirigidas á aquella república; Floro dijo, no haberse visto motivo de guerra mas injusto que el tomado contra Numancia. Ya vimos también én el citado art. como el cónsul reclamó la entrega de los fugitivos segedenses, y que resuelta la defensa numantina, estos eligieron por su capitán á cierto Leucon para contribuir al lo- • gro de los laureles numantinos, hasta que arrancada la paz al cónsul Marco Claudio Marcelo, con la integridad de los derechos de Numancia, obtuvieron también su libre restitución á sus ant. hogares (452 antes de Jesucristo). ¿Habrían sido estos arrasados hasta los cimientos por Q. Fulvio Nobilior, después de la mencionada derrota, y mientras que los segedenses se acogían á Numancia? Es muy verosímil; pero tampoco asoma en la historia. En los 1 9 años que aun fue combatida después Numancia, no vuelve á sonar Segeda, y siendo inverosímil que sus esforzados hab. viesen á su generosa valedora hecha el blanco de la tiranía y crueldad romana, sin acudir en su apoyo, debe pensarse que, ó lo hicieron y su nombre corre envuelto en el glorioso de Numancia, ó los astutos romanos previendo esta determinación para romper la paz firmada por Marcelo, empezaron por apoderarse de Segeda, cual pudieron hacerlo sin dificultad alguna después de tantas calamidades. Tampoco apunta esto la historia; pero nada mas congeturablc desgraciadamente mientras la historia ha recibido sobre sí un tejido de repugnantes consejas, ha descuidado los mas interesantes pormenores, y por ello , apenas puede darse hoy un carácter congetural, á los hechos que presentan como necesarios, asi el aspecto de las épocas, como el encadenamiento de aquellosotros hechos que por SEBlos culminantes , no se han condenado al olvido por el descuido de los historiadores.

¿Qué estraño es que los escritores griegos y latinos se limitasen á apuntar la empresa de Segeda sobre el ensanche de sus muros, la victoria de Caro soVire el ejército consular, su derrota y muerte por este, la fuga de los segedenses á Numancia, el asilo que hallaron en esta, ios triunfos de los numantinos y segedenses sobre los romanos, y la vuelta de los segedenses á su ciudad por la paz de Marcelo, cuando apenas hay españoles que, tratando de citar pueblos ejemplares, no se limiten á Numancia y Sagunto, olvidando ó desconociendo á Segeda, cuya c s i bien es cierto que, á pesar de haber empezado matando 6,000 romanos en el primer encuentro campal, no ofreció tan admirable resistencia como aquellas otras dos ciudades escede á la segunda y no es menos en virtud que la primera, habiendo hecho como ella y mas espontáneamente quizá el sacrificio de sí misma por mero civismo? Sagunto fue conducida á hacerlo por una cuestión local sabiamente elevada á un carácter universal por la política de Aníbal; Numancia hubo de resistir desde luego á una orden estrema é inadmisible para hombres de honor, cual era la que les imponía la violación no solo del derecho de gentes, pues Numancia era una república libre y en estado de SEBvir de asilo á todos los pueblos que á ella acudieran, sino hasta las obligaciones de consanguineidad entregando los refugiados segedenses al vencedor implacable; y se la exigió ademas la entrega de sus propias armas.

Segeda llamó sobre sí la tiranía romana por solo poner en ejecución un pensamiento probablemente nacional, y no cedió en valor á las otras; pues buscando el encuentro de los romanos y matando 6,000 de ellos dieron los segedenses una prueba indubitable-, allí obró el valor si en la confianza y descuido de la victoria fueron sorprendidos y puestos en luga hasta los muros de Numancia, esto fue falta de disciplina; ni Numancia, ni Sagunto, ni por consiguiente ciudad alguna, hubiera resistido tampoco inaugurándose sus guerras con un golpe semejante.

Repuesta con el tiempo Segeda de su catástrofe y demás padecimientos que se le siguieran en la guerra numantina, brilló nuevamente por su espíritu de independencia y por ello también, socia del gran SEBtorio, que hacia la causa de los españoles, fue atacada y sometida por las armas de Pompeyo.

¿ Habría dicho mejor Paulo Orosio al referir este acontecimiento que fue Segeda nuevamente destruida para ya no volver á restaurarse nunca ? Asi se podría sospechar; viendo que desde entonces no vuelve á sonar en la historia; pero apenas hay geógrafo que no haga mención de ella; por donde consta su existencia después cíe aquella guerra. Estrabon la nombró atribuyéndola á los arévacos, ío que nada tiene de estraño, siendo arévacos y pelendones todos celtíberos.

Con la misma variedad se nombró á Numancia. Pumo la contó, aunque sin nombrarla entre las ciudades pelendonas que iban á ventilar sus pleitos al conv. jurídico de Clunia. También hizo mención de ella Ptolomeo, y su nombre aparece escrito con error en este geógrafo Savia. Aun existía en tiempo delRavenate (siglo Y I í ) , en cuya obra, adulterando como en Ptolomeo el nombre, se lee Segla; tan completas son estas adulteraciones, que se podrian creer nombres de ciudad distintas; pero habiéndonos dicho el diligente Plinto, que los pelendones enviaban cuatro ciudad al conv.

jurídico de Clunia, entre las cuales nombra solo á Numan cía, si ademas de esta ciudad lo era Segeda, como consta por Floro, y lo hubiesen sido Visontium, Augustúbriga y Savia, nombradas por Ptolomeo resultarían cinco las ciudad pelendonas (pie eran cuatro. Si Ptolomeo no hubiera querido espresar á Segeda bajo el nombre que se lee Savia, SEBia muy estraño que aquel gran geógrafo no hubiese tenido presente una ciudad tan insigne; pues tampoco la nombra entre las arévacas como lo hace Estrabon. Y sobre todo es de advertir, que no es tanta la dificultad que hay en que se haya escrito Savia por Segeda, como parece por su disonancia; el cambio de las vocales es poco notable en los ant.; en Estrabon y en Stcphano se ha escrito Segida; Ptolomeo pudo escribir’ Sagida, y por supresión de la d muy natural valiendo la a por a y o Sagia, de donde tomada la g por v, que son muy semejantes en la escritura griega Savia. La adulteración resultiva del Ravenate no merece atención alguna , cuando apenas hay nombre en este geógrafo que no se halle igualmente corrupto; son numerosísimos los desconocidos que ofrece, y que necesitan de mucho mas difíciles correcciones para SEB reducidos á su verdadera ortografía.

Después de estos escritores no vuelve á aparecer ya mención alguna de esta memorable ciudad por la cual vuelva á asomar su existencia; sita, según lo congeturaron Loperraez y y otros con el M. Florez, y se ha esforzado en probar don José Cornide en sus Memorias, tomo 3.a de las de la Academia, en una eminencia junto á la v. de Canales, no lejos del conv. de Yalvanera, cuyo terr. fue el confin mas batallado en las sangrientas y asoladoras guerras de cristianos y musulmanes por los siglos VIH y I X , probablemente vino á sucumbir á aquellos obstinados combates. Antes ya se habría menoscabado en su ancianidad su importancia política, de modo que preponderasen las memorias de otras poblaciones en el pais por mas conocidas, aunque de menos entidad, por lo betustas que se habian hecho ya las de esta cuando se trató de la repoblación del pais, y no mereció la atención de los reyes para quienes tan poco podian valer los ignorados timbres de la antigüedad histórica y geográfica.

SEDANO

partido judicial de entrada en la provincia, diócesis, audiencia terr. y ciudad g. de Burgos; compuesto de 87 población, que forman 47 avtmt.. Los datos de población, riqueza , contribución y otros pormenores estadísticos se manifiestan en el estado siguiente (ver en el original)

TÉRMINO confina N. partido judicial de Reinosa; E. el de Villar-cayo; S. el de Burgos, y O. el de Villadiego su estension es de 41 leg. de N. á S . , y 7 de E. á O. su CLIMA, es benigno en los diferentes valles que forma el terr., aunque bastante frio’en las alturas, con especialidad al lado N., cuyo viento es el que reina con mas frecuencia. TERRITOmo dentro del radio del partido hay diferentes sierras ó páramos, entre los cuales es el mas notable el conocido por La Lora. Sin embargo de los muchos montes que en él se hallan, se designan como los principales los de Carrales é Ijedo, de grande estension y cubiertos de buenos pastos, y arbolado de roble y haya. La clase del TERRENO de los valles, es generalmente de la mejor para trigo, lino, legumbres v frutas; el de los páramos para cebada y yeros, y hacia la parte del N. se ven abundantes prados y sañudos lanares, vacunos y yeguares. Hay mucho arbolado de encina de que se fabrica carbón, que después de abastecer al consumo del partido, queda un sobrante de consideración que se estrae para el puerto de Santander. Son muchas y muy buenas las canteras de cal y piedra que existen en el pais, pudiéndose asegurar no es menos la abundancia de minerales, particularmente de carbón de piedra, si’bien no hay genio de esplotacion. Ríos Y ARROYOS cruza el partido el r. Ebro , entrando en él á las 6 leg. de su origen, al cual se unen el r. Uudron en el pueblo de Valdelateja, y otros varios arroyos de mas ó menos consideración , según el terreno que recorren. Sobre el Ebro, y junto al pueblo de Quintanilla de Escalada, se ve un puente colgante, construido con toda solidez el año 1847, para dar paso al nuevo camino real de Burgos á Santander. Tanto en el Ebro como en los demás r. y arroyos que recorren el terr. hay varios molinos harinerossy pesca de truchas, anguilas y otros peces. CAMINOS ademas de los carreteros y de herradura que hay de unos pueblos á otros, existe la carretera general nuevamente construida, titulada de Peñaorada á Peñaspardas; la cual va por los pueblos de Quintanilla . Sobresierra á Masa, de donde arranca otro ramal para Villadiego, donde está el portazgo que abraza los dos caminos v un parador nuevo, de regulares comodidades; sigue al pueblo de Tubilla y Gobanera, donde hay un hermoso puente sobre el Huilran; prosigue hacia San Felices, junio á Valdelateja, Quintanilla-escalada, Escalada, Orbaneja del Castillo, en cuyo término se ha construido un buen parador continúa por junto á Gampino, Bricia y Barrio de Bricia, notándose en este intermedio y el, de Villanueva Carrales un pontón firme y capaz para dar paso á las aguas de un arroyo; pasa por Bezana y Cilleruelo Bezana, donde se han construido dos paradores, saliendo ya en este último pueblo del partido y dirigiéndose hacia las montañas de Santander.

Por la parte del E. pasa también el camino real mas ant., que dirige igualmente á Santander y Bilbao En su linea se hallan los pueblos de Cernegula y Pesadas, con dos paradores dentro del pueblo; el cual se introduce en el partido de Villarcayo, para volver á tocar en este por el L. de Sonedlo, en donde hay 3 posadas de muy buenas comodidade.

PRODUCCIONES como es pais que reúne una cosecha de frutos suficiente para el consumo de sus hab., son pocas las importaciones y esportaciones por mayor. Los precios de los principales art. que se cosechan, son los siguientes trigo 27 reales fan., centeno 22, cebada 17, yeros 24, otras legumbres 3(¡. Hay ganado de todas clases, caza de varios animales, y pesca de truchas, barbos y anguilas. El aceite se importa á 50 reales a., y el vino de ía Bioja y ribera de Aranda á 10 y 11 la cántara. INDUSTRIA la de los naturales de este partido consiste en el oficio de canteros que ejercen muchos de sus moradores, especialmente los del valle de Zamanzas y Hoz de Arreba ; en albañadores de granos, para lo cual salen á tierra de Navarra, Aragón é interior de Castilla; en el trasporte de vinos y harinas á Santander, á que se dedican los de la parte de Campó-abajo ó Campurrianos, y hasta marchan algunos á las tierras bajas á la recolección de la aceituna ; todo lo cual ejercen sin descuidar las labores del campo , en que la mayor parle tienen su corta propiedad y labranza, en las estaciones y tiempos oportunos.

FERIAS t MERCADOS-, solo hay dos de estos últimos en todo el partido el de la v. de Sedaño y el de Sonedlo; á este último concurre bastante gente,» con trigo por lo recular, pues como toca ya con la montaña de Santander, donde se coge muy poco ó ninguno, se vende con algún aumento de precio sobre el que tiene en los demás puntos del pais.

ESTADÍSTICA CRIMINAL’. LOS acusados en este partido judicial

en el año de 1843, fueron 15 de los que resultaron absueltos libremente 3, penados presentes 4 0 , contumaces 2 , reincidentes en el mismo delito 2 ; de los procesado 2 contaban de 10 á 20 años, 12 de 20 á 40, y 1 de 40 en adelante ; 13 eran hombres y 2 mujeres.; solteros 7 y casados 8; sabían leer y escribir 12, y de 3 se ignoraba la instrucción, 4 ejercía ciencias ó artes liberales y 14 artes mecánicas.

En el mismo período se cometieron 9 delitos de homicidio y heridas con 4 arma de fuego de uso licito, 4 arma blanca permitida, 1 prohibida y 1 instrumento ó medio no espresado.

Terminamos este art. con la siguiente escala de distancias. (Ver en el original)

ZORITA

desp. en la provincia de Burgos, partido judicial de Castrojeriz , término de la v. de Melgar de Fernamental, á cuya media leg. se encuentra. Ignórase cuando ocurrió su despoblación y las causas que la motivaron únicamente consta , era en lo ant. uno de los lugares con jurisdicción sobre si, llamado Zoritar , y de señorío de D. Diego Sandoval. Su iglesia se agregó á la de aquella v. en el año 1473. Hoy solo existe el templo reducido á un santuario (Ntra. Sra. de Zorita), al que se asiste en procesión el 25 de abril, y el primer dia de las rogativas de la Ascensión entonces se celebra el sacrificio de la misa , volviéndose después a la parr.

por la tarde hay romería , como igualmente el dia de la Natividad de Ntra. Sra. (8 de setiembre).

ZONSAMAS (VEGA Y MONTAÑA DE)

vega y montaña de la isla de Lanzarote, provincia de Canarias, partido judicial de Teguise, de cuya población di-ta una legua al SO. y una de arrecife al N. Dicha montaña es un cráter de la cadena S. de la isla, unido por el O. con el de las raíces; y su vega una llanura en que solo se levanta la pequeña colina que según se refiere sirvió de trono á los reyes ó menceyes de la isla. Consta de 300 fanegas de tierra de labor, en su mayor parle inundada de jable, por cuya causa produce poco, siendo de mucho mejor calidad, y en la cual se dan buenos cereales y barrilla con escasas lluvias, la parte no inundada.

Las tierras de esta vega, como casi todas las de la isla >e hallan divididas entre muchos dueños, cuya repartición de propiedad es siempre muy conveuiente, aunque por su esterilidad no produzcan lo suficiente para la manutención de sus hab. en la misma existen 20 fanegas útiles llamadas de la capellanía de las Castellanas, dejadas por unas señoras del mismo apellido para el sostenimiento de una escuela de primeras letras; pero parece que el ayuntamiento de Teguise se ha apropiado de ellas y no piensa en la instalación de dicha escuela.

ZAYUIN

v. con ayuntamiento en la provincia de Huesca (15 leg.), partido judicial de Fraga (3), audiencia terr., ciudad g. de Zaragoza, diociudad de Lérida (5). SIT. en uua colina, á la márg. der. del r. Cinca, con un barranco a cada lado de la población; reinan con frecuencia los vientos del S. y O., y se padecen catarros, reumas y fiebres intermitentes. Tiene 300 CASAS, que forman cuerpo de población, distribuidas en varias calles angostas y sin empedrar, y 2 plazas, en una de las cuales está la casa consistorial; hay un pósito de trigo, una escuela de instrucción primaria dolada con 2,000 reales vn., concurrida por 82 alumnos, y otra en que se enseñan las labores propias del sexo á 26 niñas, cuya maestra percibe la asignación de 500 reales vn.; una iglesia parr. (San Juan Bautista) servida por un cura de segundo ascenso de provisión real y ordinaria; este templo con la casa municipal se hallan fortificadas; al N. de la población se halla un ant. muro con un cast., y toda ella está crcumalada y aspillerada, desde el año 1835, en que con tanta heroicidad y valor la defendieron 50 nacionales. El término confina al N. con el terr. de la encomienda de Monzón; E. Chiminells y Yalmaña ; S. Fraga, y O. el r. Cinca; en éi se encuentran 200 masias ó casas de campo, y una ermita San Antonio Abad. El TERRENO participa de monte y llano, es de mediana calidad j le fertiliza el r. Cinca, para cuyo paso hay una barca, y un barranco del cual se saca mucha piedra últil para la construcción de edificios. Los CAMINOS son locales , de carretera y de herradura , y se hallan en buen estado, PROD.  cereales de toda especie, aceite, patatas, legumbres, seda y hortalizas; cria ganado lanar, cabrio y el de la labor, caza de conejos, liebres, lobos y zorras , y pesca de barbos , anguilas y truchas, IND. un molino de harina, otro de aceite y tejidos de lienzos ordinarios.

El COMERCIO está reducido á la importación de los artículos que faltan , y esportacion de frutos sobrantes, POBL.

133 vecinos, 834 almas, RIQUEZA IMP.  489,473 reales CONTR.

24,605 reales

ZAYDA (LA)

Lugar con ayuntamiento de la provincia, audiencia terr. y diócesis de Zaragoza (8 leg.), partido judicial de Pina (4) SIT. ala der. del Ebro en una pequeña altura á la márg. izquierda del r. Aguas,cerca de la unión de los caminos de Zaragoza á Alcañiz , y de Sástago al mismo pueblo de la Zayda, a 1/2 leg. de distancia del Ebro , en porción batida por los vientos E. y O.; con CLIMA algo trio , siendo las enlennedades comunes tercianas y dolores de costado. La población que cuenta 45 CASAS , inclusas las del ayuntamiento y cárcel; uua torre ant. de moros, con iglesiaparr. (San José) de entrada, servida por un cura párroco de patronato particular y un cementerio contiguo á la referida torre tiene una vista agradable por dominar toda la huerta. Hay en el centro de la población una torre octogonal, que hubo de servir de telégrafo ó atalaya en otro tiempo; puesto que en el monte Itomana a 1/2 leg., y en Matemala ó Mataomala á una leg. de dicho pueblo hay otras dos torres y otra en el monte de Jelsa. El término confina por N. con el de Quinto; E. Sástago; S. Azaila (provinciade Teruel, y O. Codo. En su radio y á corta dist. hacia el O. se encuentran ruinas de un cast. y segura algunos de un pueblo llamado Cultera ó Colera, llaman á aquel punto la Torraza y en él se descubren los cimientos de algunas casas dicese en el pais que allí vivian los cristianos cuando La Zayda estaba habitada por los moros también hacia el E. había otro ú otros edificios denominados Alcalá de Romanos; pero tan solo existen cimientos. Próximo este L. del r. Aguas, lindando su término con el Ebro , su situado, esto no obstante, era muy desagradable por falta de riego , así se veía reducida su cosecha y en disminución siempre el número de sus habitantes con este motivo pensó el vecindario en proporcionar riego á sus agostados campos, que daban escasa cosecha de trigo, cebada y vino, sin mas arbolado que unos pocos olivos, algunas moreras, chopos y e s pinos.

Tenemos á la vista el plano de las obras , que deben quedar concluidas en setiembre de este año (1850) y por una rueda movida por el agua con un sistema ingenioso y sencillo se conducirá el agua del Ebro por meuio de una presa bastante prolongada á2 acequias, que harán muy productivo el terreno , que hoy presenta tan escasos productos comprometióse á ia realización de este trabajo nuestro particuialar amigo D. Antonio deEchaniz, de quien ya hemos habladoen la pág. 649 col. 2.a de este tomo, auxiliado de otro compañero, y desde luego puede decirse que las fincas han tomado un valor considerable aun sin haber terminado la obra. De creer es que estos mismos campos fueran regados en otros tiempos ; se descubren todavía los vestigios de una presa, y las ruinas de un grueso murallon y noriales el s r . Echaniz y su compañero al comprometerse á regar el terreno , que han de fertilizar las acequias obtuvieron del pueblo la concesión de la sesta parte de sus cosechas nosotros que conocemos al Sr. Echaniz tenemos la mas fundada espeíanza deque la obra se llevara á término feliz y que la población y los empresarios sacaran recíprocas ventajas.

El CORREO se recibe de Quinto por balijero tres veces a la semana, PROD..- trigo , cebada, avena, vino y pocas legumbres; mantiene ganado vacuno, IND. la agrícola, POBL. oficial 20 v e c , 93 almas CAP. PROD. 571,290 reales IMP.  34,000.

CONTR.  6,71L.