ISA

debe leerse por Lisa entre las ciudad lacetanas de Ptolomeo