HIBERIA

(V. IBERIA.)

HESPERIA

con este nombre significaron los antiguos griegos todo el pais de la Europa que cae al occidente del mundo antiguo, desde el Adriático hasta Cádiz. Con los tiempos este nombre, originado de Vesper , la estrella de Venus cuando se queda por las tardes sobre el horizonte después de ponerse el sol, se fué contrayendo á la España solamente. También se aplicó al África que según Esteban de Vizancio se llamó Eschatia y Hesperia. (V. ESPAÑA).

HERBUM

antigua ciudad que Avieno dice haber existido no lejos del r . Hibero délos vástulos de la Botica, la que fué demolida á causa de las guerras. Este geógrafo dice que en su tiempo se conservaba aun el nombre en la tierra en que había estado. Hoy parece vano cansarse en buscar este sitio.

HEGURROS (Hegurrorum)

con esle nombre aparecen mencionados en Plinio los antiguos gallegos de la valle de Orres.

HEGUA

en Plinio donde aparece una ciudad con este nombre, debe corregirse Attegua como lo ha hecho el P . Harduino.

HADE

probablemente escribió el Rabenale Hade por Hana hoy Guadiana, como con el itinerario se escribió Adrum.

PETUSLAÉ

uno de los nombres tópicos que resultan de Marcial significando los sitios mas bellos de la Celtiberia.

PETERON

Punto delicioso de la ant. Celtiberia, encarecido por el insigne Marcial en sus epigramas, y que hoy seria difícil ó imposible puntualizar cuál era

PELENDONES

ánt. hab. de cierta región que en las guerras contra los romanos formaba parte de la gran federación celtíbera por lo que los llamaba Plinio ‘pelendones celtiberorum. Al N. tenian á los turmagos ó murbogos que son los de Burgos y Bribiesca; al E. NE. á los berones de Nájera ; al E. SE. á los vascones de Grávalos y á los celtiberos de Agreda; al S. los arévacos , y al O. los vacceos de Palencia. Estos pueblos contaban entre sus ciudad las celebérrimas Ntimantia y Segeda. Tenian ademas á Visontium y Augustóbrica. El» nombre pelendones es indudablemente céltico. Por el idioma griego puede esplicarsc su etimología Relos-entos esto es dardos despedidos , y atribuirse á hombres que no temen á los dardos. Aun hoy decimos balentones.

Apiano refiere la historia de este pueblo bajo los nombres de belos, titios y arébacos, y puede versé en las ciudad mencionadas

PARBAYON

(V. Cianca).